La Condonería: condones y educación sexual a un click de distancia

La Condonería
Una universitaria en una farmacia le pidió algo al farmacéutico. Todos los clientes supieron de qué se trataba cuando el vendedor gritó "¡Hey! ¡¿Me pueden traer 12 condones?!". Mientras la chica se puso roja como un tomate, alguien en la fila quiso resolver ese problema. Así surgió La Condonería.

Una universitaria en una farmacia le pidió algo al farmacéutico. Todos los clientes supieron de qué se trataba cuando el vendedor gritó “¡Hey! ¡¿Me pueden traer 12 condones?!”. Mientras la chica se puso roja como un tomate, alguien en la fila quiso resolver ese problema. Así surgió La Condonería.

“A diferencia de otros países, si quieres comprar condones en Chile tienes que ir a una farmacia, esperar en la fila, preguntar por los condones y hacerlo todo muy públicamente. Como este es un país muy conservador, a mucha gente le avergüenza ir a comprar“, explica Nathan Lustig, un norteamericano que llegó a Santiago por Start-Up Chile en 2010. En el programa conoció a Enrique Fernández, emprendedor chileno con el que tienen varios proyectos, uno de ellos La Condonería.

En junio pasado lanzaron esta plataforma que permite comprar condones online cuando quieras y que te da la libertad de elegir dónde recibirlos y quién es el remitente. El paquete puede llegar a tu casa o a uno de los lockers Citybox en Santiago; y puedes decidir si quieres que te lo envíe Godzilla, un personaje de Game of Thrones o quien se te ocurra. Lo que prometen es una experiencia de compra “100% piola”, como en el resto del mundo.

La CondoneríaOtra de las ventajas de La Condonería es que en Chile todas las farmacias tienen los mismos precios y los mismos productos. Como ellos no tienen una tienda física ni los costos asociados, pueden ofrecer una mayor variedad y precios más baratos.

Los fundadores tuvieron que aprender sobre pagos online, shipping, logística y sobre cómo le gusta comprar en línea a la gente. Por ejemplo, pensaron en tener suscripciones mensuales, pero después de testearlo se dieron cuenta de que la gente prefiere comprar cuando lo necesita.

Un negocio con una arista social

Después de algunos meses de trabajo, el modelo está funcionando y el negocio ha crecido rápido. Sólo en septiembre vendieron más de 2,000 condones. El cambio que está generando La Condonería a nivel social en una cultura tan conservadora como la chilena, es quizás lo más interesante:

“En Chile menos del 5% de los compradores de condones en farmacias son mujeres. Nuestros clientes son 50% mujeres y 50% hombres”.

Gracias a lo discreto de su servicio, facilitan conseguir condones para prevenir embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual. Aunque descartan donar condones como lo hace Rubber.it en México, destacan el valor social que entregan a través de su blog:

“Cuando comenzamos pusimos un chat en el sitio para poder conversar con nuestros clientes. Recibimos una pregunta tras otra de potenciales clientes, principalmente sobre educación sexual básica que en Chile no se enseña mucho en los colegios. Nos dimos cuenta que si algunas personas estaban preguntando, probablemente otras personas tenían el mismo problema. Cubrimos temas sobre cómo usar un condón, los mejores condones para mujeres y mucho más”.

Todas las preguntas sobre educación sexual que reciben intentan explicarlas de forma sencilla, para que sus clientes –y también quienes no se animan o no pueden comprar– puedan tener sexo más seguro y, de paso, romper algunos de los tabúes que existen en Chile.

[Fuente Imagen Destacada]

Acerca del autor

Camila Carreño

Camila Carreño es periodista. Ha trabajado en el diario El Mercurio en temas de política, en la Universidad Católica en materia de políticas públicas y como editora sobre emprendimiento digital en Chile. Síguela en Twitter: @camicarreno.