Cinco características comunes de la arquitectura de la nube híbrida: Parte 1

architecture
La primera de dos blog posts explorando de manera más profunda algunas de las características más comunes de la arquitectura de la nube híbrida.

Hablar de arquitectura de nube híbrida suena como algo muy complicado. En esta serie de dos blog posts, busco eliminar algo de la confusión, explorando de manera más profunda algunas de las características más comunes de la arquitectura de nube híbrida. A lo largo de la serie definiré la nube híbrida, subrayando las partes centrales que la arquitectura da a los negocios, facilitando que entiendas las razones por las cuales la nube híbrida puede ser la mejor opción para tus cargas de trabajo.

En esta primera entrega voy a hablar sobre qué es la nube híbrida exactamente y por qué deberías considerarla, haciendo énfasis en dos características comunes de las nubes híbridas: arquitectura de aplicaciones heredadas y consumo a gran escala en la nube.

Entonces, ¿Qué es la Nube Híbrida?

Últimamente se ha hablado mucho en la industria sobre la nube híbrida. Desde las empresas desarrollando estrategias para vendedores múltiples hasta proveedores de hosting brindando productos que ofrecen ventajas de distintas infraestructuras, ha habido un cambio definitivo hacia la nube híbrida como el modelo de hosteo preferido en TI.

Pero, ¿qué es la nube híbrida?, ¿es usar la nube pública y privada? o ¿es usar servidores dedicados con la nube pública? o ¿es usar una nube dedicada local combinada con un servidor dedicado fuera de la oficina? La respuesta a todas las preguntas es ¡sí! La nube híbrida es cualquier combinación que use nube pública, privada y servidores dedicados. Con la nube híbrida, puedes repartir tus cargas de trabajo entre distintos ambientes para que corran en lo que mejor se acople a tus aplicaciones.

Características comunes de la arquitectura híbrida

1. Arquitectura de aplicaciones heredadas

Uno de los atributos más comunes de la arquitectura de la nube híbrida es que permite que los negocios continúen sacando provecho de aplicaciones heredadas, preservando sus inversiones pasadas. Grandes cantidades de capital pueden haberse invertido en desarrollo de trabajo, software o hardware. Los servidores dedicados o el VMware privado son grandes alternativas para seguir usando aplicaciones heredadas.

Por ejemplo, el Oracle eBusiness Suite está muy integrado con sistemas de facturación de muchas organizaciones. Estos sistemas suelen estar diseñados en servidores dedicados con licencias específicas para distintos tipos de hardware. Con el portafolio de hosteo de Rackspace, fácilmente se pueden hacer despliegues al ambiente RAC de Oracle en servidores dedicados, usando las soluciones de automatización de Rackspace RackConnect para reducir la latencia en la conectividad de los centros de datos al momento de responder a pedidos de recursos en la nube. Para tener lo mejor de los dos mundos, se pueden abstraer aplicaciones de web nuevas a la nube pública, manteniendo conectividad de alto desempeño en el backend o sistemas heredados.

2. Consumo a gran escala en la nube

Otro aspecto que suele pasarse por alto de la arquitectura de nube híbrida es la eficiencia que añade al consumo a gran escala en la nube. Este modelo utiliza de la mejor manera plataformas como OpenStack, en conjunto con RackConnect de Rackspace, que disminuye la latencia en conexión a OpenStack, la nube basada en recursos públicos.

Uno de los beneficios más grandes y conocidos de la computación en la nube es lo mucho que facilita la demanda, proveyendo elasticidad y rapidez. Lo que no suele tomarse en cuenta es que los usuarios tienen que pagar premiums por unidad para obtener este beneficio. Si en tu compañía corren aplicaciones a gran escala en la nube pública sin recursos dedicados, es probable que estén gastando más dinero del necesario para cumplir sus objetivos.

Dependiendo del tipo de aplicaciones que corran, hay un punto de escala (que puede ir de algunos servidores grandes a varios pequeños) en el que el costo de correr la misma cantidad de recursos en servidores de nube dedicados se vuelve más efectivo que tenerlos en la nube pública. La nube privada también ofrece beneficios adicionales de seguridad y desempeño. En general les aconsejo a clientes con huellas grandes en la nube que migren lo que siempre tiene que estar prendido a un servidor de tamaño adecuado dedicado, mientras corren sus recursos más demandados en la nube pública. Mientras más crezca la compañía, se podrán ir agregando otros nodos a la nube privada, controlados sin sacrificar las capacidades que satisfacen la demanda de la nube pública. En la nube privada de Rackspace no pagas por unidad, sólo por el nivel de soporte que quieras.

Eso es todo para esta entrega, pero la siguiente semana escribiré acerca de las tres características más comunes de la arquitectura de nube híbrida: optimización de desempeño, requerimientos de seguridad y políticas corporativas.