LatAm invade Silicon Valley pero convencer a los inversores es otro cuento

unimpressed-600x312
NXTP Labs lideró la edición de este año de LatAm Invades Silicon Valley. Y mientras que la región va en aumento, todavía hay mucho espacio para compensar.

El jueves pasado, la aceleradora argentina NXTP Labs lideró otra invasión de América Latina a Silicon Valley, en esta ocasión junto a Naranya Labs y Start-Up Chile.

En LatAm Invades Silicon Valley Conference, un grupo selecto de startups regionales subió al escenario para mostrar sus desarrollos al frente del ecosistema tecnológico más desarrollado del mundo.

“Con el aumento del uso de Internet y el auge de la comunidad de startups en América Latina, la tecnología de la región está comenzando a crecer rápidamente, haciendo una declaración al mundo tecnológico”, explicó Ariel Arrieta, cofundador y CEO de NXTP Labs. “Esto, además del gran éxito del evento del año pasado, fue la razón por la que decidimos ampliarlo, permitiendo a más startups tener la gran oportunidad de estar expuestos a Silicon Valley y todo lo que tienen que ofrecer. Hemos querido traer tantas startups como pudimos a Silicon Valley para ayudarlas a avanzar en sus planes de crear una infraestructura sólida y ayudarles a sus futuros esfuerzos. Venir a Silicon Valley permite que las nuevas empresas encuentren las personas adecuadas que pueden llevar a una empresa al éxito”. 

LatAm Invades Silicon Valley Conference tuvo lugar en el marco del TechCrunch Disrupt que, en conjunto, representan una gran oportunidad para los emprendedores de la región que asisten. Disrupt abrió un espacio para proyectos locales in Startup Alley, con un enfoque especial en los que vienen de Brasil (intrigante ya que ninguna entidad brasileña tomó parte en la invasión liderada por NXTP).

Arrieta comentó sobre la presencia de América Latina, tanto en el Disrupt como en la invasión:

“En conferencias anteriores, no estábamos acostumbrados a ver una gran representación de las startups de América Latina. Pero este año, hubo una “invasión”, y fue una gran sorpresa para nosotros la forma dominante de la comunidad latinoamericana de startups en los eventos de este año. El próximo año, nuestras esperanzas están en una concurrencia más grande de startups de América Latina para incrementar nuestra presencia no sólo en el mercado de EE.UU. sino en todo el mundo tecnológico”.

Para los emprendedores de la región, un viaje a Silicon Valley no es sólo educativo, sino también una especie de llamado de atención sobre cuánto más desarrollado debe ser el ecosistema. Arrieta, sin embargo, sigue siendo optimista:

“En este momento la industria de alta tecnología de América Latina es pequeña y todavía hay una gran progreso que se hará en el futuro. Pero los grandes avances se están produciendo, y hay un gran aumento en las oportunidades de startups. Hay nuevas ideas procedentes de la región que  Silicon Valley ni siquiera ha visto”.

Mientras que el ecosistema de América Latina está sin duda entusiasmado con sus perspectivas, convencer a los inversionistas de Estados Unidos es otro cuento. Esto es algo de lo que los líderes de la Conferencia fueron testigos de primera mano, ya que conseguir inversores interesados ​​ha demostrado ser una tarea desalentadora, una montaña que todavía hay que escalar.

“Creo que las mayores dudas de los inversores estadounidenses al considerar startups latinoamericanas están relacionadas con la falta de utilidades de ingresos y los mercados inseguros. Esto se debe a la falta de conocimiento que casi todo el mundo tiene sobre toda la región latinoamericana”, afirmó Arrieta.

Y añadió: “Este es el gran error que la mayoría de los inversores tienen sobre la cultura tecnológica y de startups presente en América Latina en estos momentos. Creo que a medida que las empresas y las startups de América Latina se vuelvan más prominentes, los inversores empezarán a tomar nota y ver cómo importantes emprendimientos latinoamericanos se están convirtiendo en el mundo tecnológico”. 

Sí, América Latina está en aumento, pero todavía tiene un largo camino por recorrer. Arrieta apunta:

“Si vamos a hablar de las diferencias, que vale la pena comparar, tenemos que considerar el acceso al capital semilla en cada país, las redes de ángeles inversores en la región, los fondos institucionales, y el acceso a la educación. En cada uno de estos factores, encontramos algunas diferencias importantes entre los países de América Latina, pero todos ellos juntos (con excepción de Brasil, con el volumen de su mercado), nos llevan a la misma conclusión: Necesitamos trabajar juntos para salir de esa visión estrecha para pensar más allá de qué es lo regional para el mercado global”.

“Los buenos emprendedores no tienen un solo pasaporte”, concluyó.

Este texto fue traducido y editado al español por Jóse Martin desde su versión original en inglés.