Erik Peterson de Oracle: “Prefiero crecer lento que tener desarrolladores de segunda clase”

Oracle México
Erik Peterson ha dedicado los últimos tres años de su vida profesional a construir un equipo de desarrolladores de nivel mundial en el Centro de Desarrollo de Oracle México en Guadalajara. Un intraemprendedor con experiencia en grandes compañías y startups, Peterson, uno de los speakers de PulsoConf ha encabezado los esfuerzos de desarrollo de Oracle en México.

pulsoconf

Erik Peterson ha dedicado los últimos tres años de su vida profesional a construir un equipo de desarrolladores de nivel mundial en el Centro de Desarrollo de Oracle México en Guadalajara. Un intraemprendedor con experiencia en grandes compañías y startups, Peterson, uno de los speakers de PulsoConf ha encabezado los esfuerzos de desarrollo de Oracle en México.

Nos sentamos con él para hablar sobre el camino de la compañía al sur de la frontera y para conocer cómo una de las empresas tecnológicas más importantes del mundo se acerca a su trabajo en un ecosistema que es muy diferente al de Silicon Valley.

Aterrizar en LatAm, enfocarse en México

Durante la búsqueda de un lugar para establecer un centro de desarrollo, México no era la opción más obvia –ni tampoco lo era América Latina. “No hay tantos ingenieros en América Latina como hay en India o China. No vas a competir con la enorme cantidad hay ahí, y sus costos son más bajos que en América Latina”, explica Peterson. “¿Pero cómo podemos complementar eso? ¿Qué es lo que podemos hacer que ellos no pueden?” La respuesta: la proximidad de la cultura, la distancia y el tiempo.

El directorio de Oracle miró las opciones en Brasil, Chile y Costa Rica antes de finalmente aterrizar en México, específicamente, en Guadalajara. La alineación de las zonas horarias fue una gran atracción, al igual que la distancia entre la ciudad y Silicon Valley (un vuelo de cuatro horas). Esto no sólo influye en la dinámica de trabajo, se dio cuenta Peterson, sino que también transforma el proceso de reclutamiento, permitiendo que los gerentes de Estados Unidos puedan conocer en persona a quienes integrarán su equipo.

Peterson también atribuye la decisión de instalarse en México por el tamaño de la comunidad de usuarios en el país. De hecho, es el segundo mayor mercado de la compañía en América Latina.

Sumergiéndose en la piscina del talento

Más allá de las cuestiones de proximidad, el alto nivel de talento de los desarrolladores de México jugó un papel clave en la decisión de Oracle para establecerse allí. Deshacerse de ese talento, sin embargo, es más fácil decirlo que hacerlo.

En Estados Unidos, Oracle generalmente accede a los graduados de una lista de las 10 mejores universidades para completar su equipo. Pero en México el enfoque ha sido un poco distinto.

No hay una lista de las instituciones educativas para encontrar talentos, y lo que los estudiantes aprenden varía por una amplia gama de factores: desde los profesores que han tenido hasta las actividades extracurriculares que han hecho y los proyectos externos que han tomado –mucho de eso no está incluido en los currículum. Por eso es difícil evaluar sus niveles de talento y potencial desde el principio.

Entonces, ¿qué es lo que busca Oracle? Desarrolladores con la capacidad de pensar fuera de la caja tradicional y que son del mismo calibre de quienes trabajan en Estados Unidos. “Estamos muy enfocados en los algoritmos y la estructura de datos cuando entrevistamos a la gente“, afirma Peterson.

Una visión técnica y la masa crítica 

El equipo del Centro de Desarrollo de Oracle México ha crecido rápidamente desde que abrió sus puertas. En otras palabras, conseguir a los desarrolladores es sólo la punta del iceberg.

A diferencia de otras empresas de tecnología, que están insertando lo que Peterson llama “cosas al lado” en América Latina, Oracle está haciendo algunas de las cosas más centrales e interesantes que tienen para ofrecer justo en Guadalajara. Las piezas se están construyendo en su totalidad en México, y sus desarrolladores, aunque son jóvenes, están trabajando con profesionales con 20 años de experiencia como mentores. El resultado: una nueva manera para que los desarrolladores mexicanos conciban sus carreras. El equipo joven de Oracle tiene una gran oportunidad para construir en profundidad y tener una visión a largo plazo fuera de la administración, obteniendo conocimientos sobre un camino técnico.

Oracle ha sido prudente en la expansión de su equipo en México y comenzó de a poco para evitar bajar sus estándares. “Prefiero crecer más lento que comenzar a tener desarrolladores de segunda clase“, asegura Peterson. También señala la importancia de incorporar equipos que tienen una masa crítica:

No queremos tener gente que sea solitaria o dos personas en el proyecto, porque aunque son parte del total del proyecto, una gran parte es volverte hacia la persona que está al lado tuyo y hacer brainstorming.

Cultivando la cultura

El Centro de Desarrollo de Oracle México es, en muchos sentidos, una startup. Por eso la creación de un ambiente y cultura ha sido parte del trabajo de Peterson.

En cuanto a las estrategias que ha aplicado para hacerlo, Peterson señala la importancia de asegurarse que los empleados estén cómodos y que tengan un espacio agradable para el trabajo. “Creo que es bueno que la gente vea un árbol. Creo que es bueno que la gente camine a comer y tener algo que sea agradable”, comenta. También enfatiza la importancia de dar a los empleados un sentido de propósito, un sentido de que están construyendo algo:

Creo que darle a la gente propiedad es muy importante. Mientras más personas dicen que tienen, más van a sentir que es de ellos, y más van a aceptar la responsabilidad.

A medida que el equipo de Oracle México ha crecido, fomentar la cultura de la compañía ha requerido un poco de creatividad. La gerencia se esfuerza por dar a los desarrolladores un entorno informal que recuerda a Silicon Valley, sin embargo, mantienen en mente la cultura local. Una gran diferencia, destaca Peterson, es el nivel de interacción social de los desarrolladores mexicanos en comparación con los de Estados Unidos, salen a comer juntos, organizan reuniones fuera del trabajo. Esto es algo que también mantiene el talento mexicano local.

Más allá de cultivar una cultura dentro de las paredes de Oracle México, la compañía también está contribuyendo al futuro de la tecnología en México. La mayoría de sus empleados vienen directamente de las universidades y son entrenados directamente por Oracle. Peterson describe esta filosofía: “Las personas que van a ser los futuros líderes son las personas que comienzan contigo desde el principio“.

Para evitar que las personas abandonen el barco, Peterson se asegura de que sus desarrolladores tengan desafíos y que estén haciendo algo interesante, trabajando a un nivel que no pueden encontrar en ningún otro lugar. Y mientras el Centro de Desarrollo de Oracle México se acerca a su tercer año, lo que significa que muchos de sus desarrolladores están completando el ciclo de vida de sus primeros productos, las cosas sólo mejoran. Ahora ellos son los que vienen con nuevas ideas y diseños, transformando la forma de hacer las cosas.

Este texto fue traducido y editado al español por Camila Carreño desde su versión original en inglés.