10 Preguntas que hay que contestar antes de almacenar información en la Nube

thecloud
Si tu empresa está considerando la nube como herramienta de almacenamiento, aquí hay diez preguntas que es necesario hacer antes de tomar una decisión.

Cada vez, las empresas tienen más razones para considerar la nube como herramienta de almacenamiento y respaldo. La gran mayoría de las veces, los CIO hablan de optimización de desempeño, reducción de riesgos y eficiencia en costos al enumerar las razones principales para considerar la nube.

Si tu empresa está considerando la nube como herramienta de almacenamiento, aquí hay diez preguntas que es necesario hacer, de manera interna y, más importante, a posibles proveedores, antes de tomar una decisión.

1.    ¿Qué tipo de datos vas a almacenar?

Esta respuesta será la que guíe la búsqueda de proveedores. Si se van a almacenar datos no esenciales, como reportes públicos o catálogos de ventas, no es necesario que te preocupen temas de cumplimiento y seguridad. Sin embargo, si vas a almacenar datos sensibles o a procesar tarjetas de crédito, es necesario tener en mente una lista de requisitos al acercarte a proveedores, para obtener las certificaciones necesarias. Ten en cuenta, que poder almacenar una cantidad ilimitada de datos, no previene problemas de transmisión y limita la capacidad de las conexiones a la red; complicando el acceso e interacción con los grandes paquetes de información. Puede que necesites hacer algunos ajustes antes de implementar una solución en la nube.

2.    ¿Qué tipo de almacenamiento necesito?

Algunos tipos de datos necesitan seguridad y desempeño desde infraestructura dedicada; sin embargo, no es común que se requieran soluciones caras de SAN o NAS para respaldos simples de datos. Estructura la información que tienes y la regulación que aplica a las distintas clases de datos que manejas. Con eso, puedes empezar a buscar una solución que se ajuste a las necesidades de desempeño y seguridad de las diferentes clases de datos que tienes. Al evaluar necesidades, intenta prever, a partir de los sistemas existentes de datos, cómo se verán tus archivos de datos con el paso del tiempo. Esto puede ayudarte a decidir qué tipos de soluciones tienen sentido en el largo plazo, evitando que tengas que repensarlo en el corto plazo. Si necesitas ayuda evaluando tus opciones de almacenamiento, recomiendo que leas el white paper Picking the Right Option for Hosted Storage. Tus distintos tipos de datos pueden requerir una mezcla de tecnologías de almacenamiento NAS, SAN, y nube para dar los resultados deseados.

3.    ¿Cuáles son los términos de tu acuerdo de nivel de servicio (Service Level Agreement, SLA)?

Esta pregunta debes hacerla a tus proveedores potenciales y, más importante, ¿cuál es la penalización por romperlo? Un acuerdo SLA se da entre el proveedor de servicios y tú, en él se especifica la garantía del servicio, usualmente explicada en nueves. Además, cubre otros temas importantes como límite de ancho de banda, límites de tamaño de archivos, expectativas de soporte, y cómo se manejarán los cambios al acuerdo. En este intercambio, algunos proveedores se muestran abiertos a negociar algunos aspectos, pero al final, lo que se firma es lo que tu proveedor está obligado a entregar.

4.    ¿Qué certificaciones tienes?

Esto generalmente puede intuirse a partir de la página de un proveedor, pero nunca está de más preguntar. Si perteneces a una industria muy regulada, es probable que el almacenamiento de datos requiera apego a estándares del gobierno o industria. También, pregunta sobre su horario de auditorías y las opciones que dan si no cumplen.

5.    ¿Quién es dueño de mis datos?

El almacenamiento hospedado significa poner tus datos en manos de alguien más; por lo tanto, debe haber una organización lógica que asegure que tu información no se mezcle con la de otros clientes. Asegúrate de preguntar y quedar satisfecho con las respuestas que el proveedor te dé sobre responsabilidad en caso de fugas o pérdidas de datos. La mayoría de los proveedores ofrecen algunos respaldos; también aclara de quién son y qué tan rápido se pueden restablecer.

6.    ¿Dónde están mis datos?

La protección legal de tu información parte de dónde se encuentre físicamente. Si se localiza en un país que no conoces, incluso si las oficinas del proveedor están en tu país de residencia, es probable que no tengas los derechos que crees. Tu proveedor también debe poder decirte dónde están tus datos y si hay consideraciones legales relevantes. Algunos proveedores, con múltiples centros de datos, pueden ofrecerte la opción de sólo hospedar en ciertas áreas, si te es más conveniente.

7.    ¿Quién puede acceder a mis datos?

Esta pregunta debe encompasar el escrutinio del personal del centro de datos y las formas de control el acceso del centro de datos físico y a los datos que se encuentran ahí. Investigaciones de antecedentes, acceso biométrico y certificados pueden ser requeridos a los empleados del centro de datos, pero no olvides preguntar sobre el personal de limpieza, TI y contratistas de las facilidades; así como por cualquier otro proveedor relacionado con tecnología que pueda interactuar con tu información. Confirma que tus datos están encriptados, ya sea almacenados o en transmisión.

8.    ¿Usas mis datos?

La mayoría de los proveedores monitorean información genérica de todos sus clientes para fines de facturación y desempeño, pero no lo que está en tus archivos. Para evitarte un mal susto, asegúrate que eso sea todo lo que hacen con tus datos. Las letras pequeñas pueden darles permiso de vender tu información para fines de marketing o darles acceso para que hagan cambios en cuentas basados en visualización de uso de datos.

9.   ¿Cómo migro mi información hasta y desde tu sistema?

Antes de firmar, pregunta sobre migración. Podría pasar que tus sistemas necesiten actualizaciones enormes, incluso conversiones completas, para poder mover tu información a la infraestructura del centro de datos nuevo. Si el proceso requiere más expertise del que tienes, pregúntale al proveedor si ellos se encargarán de la migración o si tendrás que hacerlo tú. La mayoría de los proveedores tienen estrategias de migración que pueden ayudar incluso con los archivos de datos más grandes ya sea con medios físicos o de otro tipo. También, averigua cómo sacar tu información si tu empresa necesita cambiar o si no están contentos con el servicio. Pregunta las implicaciones de mover licencias para aplicaciones y sistemas operativos entre ambientes, para que puedas mover tus datos sin cambiar el software, horarios o procesos existentes.

10.    ¿Cómo me vas a dar soporte?

Son las tres de la mañana y tu servidor de datos no está desplegando la imagen del banner de tu home page. ¿A quién le vas a hablar? Algunos proveedores no tienen soporte en vivo, lo que significa que no hay a quién hablarle, sólo un email o una contestadora donde puedes dejar un reporte y esperar a que te contesten. Asegúrate de que tienen una línea de soporte inmediato y métodos de contacto alternativos, como chat o email. También pide recomendaciones y busca recursos de autoayuda que te ayuden en caso de emergencia.