Petsy y por qué dos europeos le apuestan al e-commerce mexicano y no al brasileño

Petsy-Team-Photo-Small

El camino empresarial nos puede llevar a algunos lugares bastante inesperados. Ese es el caso de Pablo Pedrejón García y Toby Clarence-Smith, quienes pasaron de Europa a Estados Unidos -graduados de Wharton- y luego a México para lanzar Petsy, una plataforma de comercio electrónico para todo lo que tiene que ver con mascotas.

Cuando estaban decidiendo dónde establecer su startup, México no siempre fue el plan. De hecho, Pablo, español, y Toby, italiano, consideraron otros lugares, incluyendo a Nueva York, San Francisco, y Brasil, el mercado estrella de América Latina.

Los problemas con Brasil 

Pablo expone los tres factores principales del por qué Petsy no aterrizó en el gigante de Suramérica:

En primer lugar, los gastos de subsistencia. Pablo hizo una pasantía en Brasil con Amazon y viajó a San Pablo durante una semana para reunirse con amigos y tener una idea del ecosistema allí. Durante ese tiempo, pudo conocer de primera mano los precios muy altos de algunas cosas: “Por primera vez, vi lo increíblemente caro que era todo allí. Un viaje en taxi vale el presupuesto de todo un día en México”, comenta.

En segundo lugar, Brasil es notoriamente difícil para aquellos que esperan iniciar un negocio, especialmente cuando se trata de burocracia. La situación se agrava para los extranjeros, que tienen que tener un socio local para sortear los vacíos legales y esa burocracia.

Por último, el mercado brasileño de startups está bastante lleno: “Brasil ha estado en el radar de muchos emprendedores y fondos durante los últimos cuatro años. Mucho dinero se ha puesto allí y una gran cantidad de startups cubren el nicho en el que habríamos lanzado”, explica Pablo. “Hay simplemente tanta más competencia”.

Aterrizando en México 

Al igual que Pablo, la experiencia práctica de Toby también jugó un papel en su debut como emprendedor, ya que trabajó en Linio –startup de e-commerce de Rocket Internet– en la Ciudad de México y quedó impresionado:

“Creo que es bastante claro que hay muchas oportunidades en México, por muchas de las razones opuestas de Brasil. Lo esencial de México está allí: es un país grande y está creciendo muy rápido. Desde una perspectiva macroeconómica, es un buen momento para estar allí. Y el gobierno parece que sabe en qué lugar está”.

Por otro lado, el espacio para las startups en México está en gran parte sin explotar. Históricamente, las tasas de penetración de Internet en el país han sido muy bajas, pero están cambiando rápidamente. El monopolio de las telecomunicaciones de Carlos Slim está perdiendo terreno, abriendo espacio para nuevos jugadores, y la gente se está haciendo más rica, con más acceso a crédito y débito. “Las características básicas están empezando a apoyar el camino hacia el espacio de Internet”, afirmó.

Además, la creación de una empresa en México es un proceso rápido y a Petsy le tomó tres semanas.

La apuesta por el e-commerce y un nicho vertical

Con el mercado definido, Pablo y Toby tenían que encontrar el nicho. El comercio electrónico era una opción clara para ambos, teniendo en cuenta sus experiencias, así como el impulso del e-commerce en México. Pero el aterrizaje en un modelo específico tomó un tiempo.

“Estudiamos varias opciones y al final nos decidimos por un nicho vertical, por varias razones”, explica Toby. “Primero, es un modelo que ha funcionado muy bien en otros países -Estados Unidos, Reino Unido y en Europa. Segundo, porque coincide con nuestros intereses más de cerca. Y tercero, porque en realidad no había ninguna competencia”.

El nicho particular de Petsy, las mascotas, tiene algunos elementos atractivos. Es un gran mercado que en México crece al 10% anual y prácticamente todos los hogares en el país tienen una mascota. Pablo y Toby tomaron en consideración la naturaleza recurrente de las compras en el sector de las mascotas, es decir, ventajas en la gestión de inventario y el flujo de caja y en la construcción de relaciones con los clientes, especialmente teniendo en cuenta que uno de los puntos principales de enfoque de startups está en traer el servicio al cliente de EE.UU. a los consumidores en México.

Un terreno difícil para las inversiones

Lanzado al público a mediados de mayo, Petsy todavía tiene mucho espacio para crecer y está precisamente en la búsqueda de capital para llegar a eso. Conseguir financiación en el ecosistema de desarrollo de México, sin embargo, es algo que es más fácil decir que hacer.

El equipo ha estado en contacto con algunos fondos institucionales en México, así como individuos ricos, muchos de los cuales no son muy receptivos a la idea de una startup. Pablo añade que “sin duda, sentimos que hay una brecha de financiación”.

Hay algunos fondos más grandes que están girando cheques por uno o dos millones de dólares, y luego están las aceleradoras e incubadoras que ofrecen entre US$10.000 y US$50.000. Y como Petsy está en el nicho de comercio electrónico, el equipo no piensa que un programa de aceleración tenga sentido.

Las opciones de inversión por fuera de México están sobre la mesa. De hecho, Petsy estará pronto a San Pablo para encontrarse con algunos potenciales inversores. El equipo también saca partido de sus raíces europeas: “Los fondos españoles están fuera de las oportunidades en España, no hay mucho más en lo que tu puedas invertir allí. Las oportunidades en América Latina son una opción lógica de crecimiento”, señala Pablo. Y Petsy ya tiene algo de visibilidad en España, luego de haber sido uno de los ganadores del SeedRocket Entrepreneurship Campus en Barcelona.

El camino de Petsy sin duda ha sido geográficamente diverso y precisamente acaba de empezar. Lo geográfico, sin embargo, es sólo un elemento que hace que sea un caso único de estudio.

Este texto fue traducido por Jóse Martin desde su versión original en inglés.