Las redes sociales conquistan Sudamérica: Una mirada al caso de Bolivia

bolflg

Nadie puede dudar de que las redes sociales han supuesto una verdadera revolución tecnológica a nivel mundial, de momento sólo el tiempo dirá si a largo plazo suponen un impacto equiparable al de la invención de la imprenta en el siglo XV o a la implantación masiva del propio Internet a finales del siglo XX.

De momento sólo podemos referirnos a los datos estadísticos de las redes sociales, los cuales son una auténtica brutalidad si tenemos en cuenta que Facebook sólo cuenta con nueve años de vida, dos más que Twitter. Para muchos puede parecer mentira que algo como las redes sociales, que nos permiten comunicarnos con nuestros amigos y familiares, o incluso buscar desde ofertas de empleo hasta restaurantes en nuestra ciudad, no lleven ni diez años en nuestras vidas, mucho menos a nivel masivo.

Como es lógico, las redes sociales no han penetrado con la misma fuerza en todos los entornos, pues no hay la misma facilidad en países como Japón o Camerún para tener acceso a Internet. Sin embargo, en entornos como Sudamérica la llegada de las redes sociales no ha pasado desapercibida, hasta el punto de que países como Venezuela, Colombia, Brasil, Chile o Argentina se encuentran entre los 20 más activos en redes sociales, algo que no debe extrañar demasiado si pensamos que el verano del 2011 Sudamérica contaba con más de 100 millones de perfiles en Facebook.

Pero estos datos se pueden extender a todos los países de la región, como es el caso de Bolivia, donde más de la mitad de la población se conecta habitualmente a Internet, la mayoría para acceder a sus perfiles en las redes sociales.

El caso de Bolivia es un buen ejemplo de la fuerza y el impacto de las redes sociales en cualquier lugar. Desgraciadamente para los bolivarianos, su sistema de comunicaciones no es todo lo veloz o eficiente que le gustaría a sus usuarios, del mismo modo que tener una computadora en casa no es lo más habitual. Pero esta situación no ha restado éxito a las redes sociales, pues mientras sólo el 28% de la población accede a la red desde su hogar, el 72% de los internautas accede al mundo digital desde los café Internet, los cuales son tremendamente populares en ciudades como La Paz o El Alto. Del mismo modo, está más que contrastada la hegemonía de internet, pues si en el año 2009 era el quinto uso que los bolivarianos daban a la red, en la actualidad es el primero, muy por encima de la búsqueda de información, el correo electrónico, el chat o las descargas.

Como es normal, no podemos prever que pasará en el futuro con las redes sociales en países como Bolivia o zonas tan importantes como Sudamérica. De momento lo que nadie puede negar en el éxito de las mismas en todo el continente, algo que debería aumentar con el tiempo si la cosa prosigue la misma evolución, más si tenemos en cuenta como los avances técnicos hacen más accesible el acceso a internet y como las nuevas generaciones están cada vez más acostumbradas al uso de la informática.

Acerca del autor

Liliana Costa

Comunicadora y articulista. Licenciada en Ciencias de la Comunicación Social en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Master Executive en Ciberperiodismo y Tecnologías de la información en la AECED por la Universidad de los Pueblos de Europa. Redactora, colaborando con numerosos portales web y periódicos digitales en España y Sudamérica.