American System Service: de un torneo de golf a enseñarle inglés a más de 21 mil latinos

B-learning

Hace más de una década, nació esta compañía ciento por ciento colombiana que hoy tiene presencia con múltiples sedes en ciudades como Bogotá, Medellín y Cali; y a nivel internacional en países como México, Panamá y próximamente en Perú. 

Nel Dustano Urrego, presidente de American System Service:

“El sueño de crear una empresa para aportarle al desarrollo del país ha sido la consolidación de muchos años de trabajo, de actualización permanente y de responderle al mercado con una metodología que realmente ayude a mejorar esa habilidad de hablar una segunda lengua”.

La metodología a la que se refiere este emprendedor colombiano es la que la compañía ha venido trabajando a partir de la técnica del B-Learning 2.0, que permite a los usuarios irse adaptando al idioma tal como aprendieron español: reconociendo las habilidades de escritura, lectura, escucha y habla, en la medida en que van familiarizándose con el nuevo idioma. Además, los consumidores están optando por este método porque les permite combinar sus actividades diarias con el aprendizaje autorregulado, de la mano de asesorías virtuales durante toda la etapa de adopción de una lengua distinta a la nativa.

Compitiendo en el mercado colombiano

Con la visión de dos empresarios que decidieron apostar sus ahorros a la enseñanza del inglés, los números positivos comenzaron a llegar con la penetración del mercado y la credibilidad de sus usuarios satisfechos. Fueron ellos los que se convirtieron en sus mejores referencias para atraer nuevos interesados en el aprendizaje del inglés, como sucede con el producto o servicio de culaquier startup que se abre camino.

Hoy, American System Service está en el top de las empresas que se dedican a mejorar la inmersión en una segunda lengua en Colombia, México y Panamá, y se ha convertido paulatinamente en un referente en el competido sector de enseñanza de idiomas -específicamente inglés- en el país y en la región. El presidente de la compañía recuerda que “una de nuestras fortalezas está en la técnica que usamos, para que los clientes puedan en corto tiempo tener una comprensión que les permita viajar, conseguir un mejor empleo o ser ascendidos en su empresa”.

La compañía es una de las pocas que ha sobrevivido al auge de los métodos de inglés que prometen enseñar la lengua, así como a las constantes fluctuaciones de la economía local, que muchas veces amenazó su actividad, especialmente cuando les ponían competidores internacionales en frente de sus sedes. Actualmente, los panameños y mexicanos también están descubriendo las ventajas de la empresa que, en los últimos años, ha invertido más de mil millones de pesos -unos US$530 mil- en sus esfuerzos por cruzar fronteras y seguir extendiéndose en Colombia. Nel Dustano Urrego añade que:

“Muchos competidores llegaban y ponían el negocio a temblar, sin embargo, nuestro método es el que se ha mantenido porque damos resultados y porque nuestros usuarios son testigos de un producto que cumple con las expectativas de mejoramiento continuo”.

Todo inició en un torneo de golf

Nel Dustano Urrego y Armando Díaz estaban participando en un torneo de golf y justo cuando iba a comenzar la competencia, ambos se unieron como dupla porque sus compañeros no llegaron al lugar. En ese primer encuentro se concentraron en intentar ganar el partido y lo lograron, pero ninguno sabía que allí estaba gestándose una historia de emprendimiento nacional, que por más de 14 años ha llevado a más de 20 mil  colombianos, mil doscientos panameños  y doscientos mexicanos a hablar inglés.

Pocos meses después de aquel campeonato, Urrego y Díaz volvieron a hablar y esta vez encontraron cosas en común: los dos tenían la intención y las ganas de crear una empresa propia, en la que pudieran poner en práctica sus conocimientos tanto académicos como de mercadeo. Con un pequeño grupo de alrededor de seis personas nació esta empresa que hoy trasciende fronteras.

Los creadores de American System Service están convencidos que aún hay un gran trabajo por hacer en el país y en el resto de Latinoamérica. Las apuestas están concentradas en que sus métodos sigan manteniendo los estándares del MCE (Marco Común Europeo), para que sus usuarios sientan que están tomando un servicio de alto nivel que no sólo les va a saciar el lujo de hablar otro idioma, sino que llenará la necesidad de dominar otra lengua diferente al español.

[Fuente imagen destacada]