Y Combinator pronostica tendencias en inversión: cada vez más startups y los founders toman el control

funding2

Y Combinator ha fondeado 564 startups incluyendo la edición actual, donde contabiliza un total de 53. La valuación total de las 287 que efectivamente la tienen asciende a $11.7 billones.

Los números son dominados por unos pocos ganadores. Los 10 primeros se llevan 8.6 del total de 11.7 billones, pero hay un gran grupo detrás de ellos, unos 40 según Paul Graham, co-fundador de Y Combinator, que cuentan con gran potencialidad de ser exitosos.

“Una de las consecuencias de fondear tanta cantidad de startups es que podemos ver de cerca las tendencias. Dado que levantar inversión es una de las cuestiones principales donde ayudamos a las startups podemos detectar y hablar de algunas de ellas” sostiene Graham en un reciente y extenso post de su blog, donde detalla “los trends in investing” de acuerdo con la perspectiva de Y Combinator.

¿El futuro será mejor o peor que el pasado? ¿Los inversores harán más dinero? ¿Qué espera para los founders? A continuación, una recapitulación de los principales insights:

Para Graham, hay dos ejes que están cambiando la cara del funding: es más barato comenzar una startup y comenzar tu propia compañía se está volviendo algo normal, de allí derivan principalmente las consecuencias para el funding: 

Empezar tu compañía, la nueva opción de vida: Graham cuenta que cuando se graduó de la escuela (1986), había dos opciones: buscar un trabajo o ir a la Universidad. Hoy, destaca, hay una tercera: empezar tu propia compañía. Para Graham se trata de un gran cambio porque si bien en los 80´s se podía fundar una pequeña compañía no era posible pensar en una que se convirtiera en algo realmente grande. “Este cambio es uno de esos cambios sociales que sólo ocurre de vez en cuando en la Historia, no sé si muchos son concientes de lo que significa y de las consecuencias que pueden acarrear” indica.

Una cosa es segura para él, de aquí en adelante habrá más startups. La era de las corporaciones gigantes de mitad del siglo XX es reemplazada por redes de pequeñas compañías. “No es un fenómeno que ocurra en Silicon Valley, es un proceso que tiene la dinámica de la industria automotriz, crecerá y se expandirá hacia los lugares que aún no lo ha hecho hasta ser global” reflexiona.

Los founders toman el control: El descenso de los costos al momento de crear una startup es uno de los motivos por los que fundar la propia compañía se está volviendo algo normal.

El hecho de que las startups necesiten menos dinero significa para Graham que los founders tienen una ventaja sobre los inversores. “De aquí en adelante es posible que ellos puedan tener más control sobre sus activos, los inversores tienen que estar atentos a ellos” sentencia.

El problema del talento: Similar a los que nos confiaba Andy Freire en una reciente entrevista, hoy por hoy lo que limita el número de empresas exitosas es el talento capaz de encabezar un proyecto. “Ese número puede y van a incrementarse –insiste Graham- Hay muchas personas que serían excelentes founders pero no se deciden a empezar una companía y ese número es más grande de lo que se cree, hay mucho talento esperando ahí afuera”

¿Qué pasa con los retornos? ¿Estamos en camino de un mundo donde el retorno de la inversión se verá afectado por valuaciones exageradas? se pregunta Graham. Su respuesta es que las firmas de VC más importantes van a hacer más dinero de lo que hicieron en el pasado. “Si el pronóstico se cumple y hay mejores compañías los que tienen buen ojo se verán favorecidos. Las firmas de VC que puedan reconocer el talento y atraerlo, resultarán triunfales” aclara. 

¿Y para los inversores ángeles? “Supo ser lo peor ser un ángel” se lamenta Graham. En el pasado, no podían tener acceso a los mejores tratos, a menos que tuvieran mucha suerte. Aún así, cuando lograban invertir en una startup, podía venir un VC a sacarle lo suyo. “Hoy en día un ángel puede ir a instancias como un Demo Day o recorrer AngelList y conseguir  incluso mejores tratos que los VC´s” reconoce.

Más startups, más ideas similares: ¿Las empresas exitosas crecerán con el aumento en el número de startups? No, por dos razones según Graham. Una es el miedo a encarar un proyecto, (el efecto del pasado aún tiene consecuencias en el presente) pero por otro lado, comenzará a haber, conforme aumente el número de startups, un creciente número de ideas que se solaparán. “Si hay más compañías, es lógico pensar que habrá más haciendo lo mismo. Será interesante de todas formas, ver varias compañías hacienda las mismas cosas al mismo tiempo. El  choque de ideas será más normal” asegura.

Más startups, más errores: Si se incrementan las startups, también las posibilidades de fracaso, por lo que el ecosistema de startups no tendrá en el futuro la misma forma. “Lo que supo ser un obelisco, será ahora un pirámide, más angosta en la punta pero más ancha en la base” indica.

Más startups, más oportunidades en early stage: ¿Qué significa lo anterior para los inversores? “Habrá más oportunidades para inversores en los estadios más tempranos de los proyectos, donde estará el mayor volumen” comenta. El riesgo más grande pero a la vez, las más grandes oportunidades estarán según Graham en las series A. “Probablemente será una mejor oportunidad aún para los nuevos inversores, porque el grado de riesgo será mayor” concluye.

 

 

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa