Gobernatón: una iniciativa ciudadana que hace mucho con muy poco

Gobernatón

Pensada como una forma de protestar frente al modelo de hackathon de Vive Gobierno Móvil propuesto por Gobierno en Línea –estrategia del MinTIC-, la Gobernatón fue todo un éxito. (Lea La polémica de Vive Gobierno Móvil: ¿una hackathon diferente?)

Fue organizada en un tiempo récord de cuatro días y durante el fin de semana pasado logró convocar a unas 35 personas que por grupos desarrollaron cuatro proyectos en un contexto de obras culturales libres. Offray Luna, líder de la Gobernatón:

“El balance de la Gobernatón es muy positivo. Se construyeron cuatro proyectos que me parecen muy pertinentes, todos con licencias de obras culturales libres, en 24 horas y con cero pesos, cero financiación del estado, es un excelente resultado”.

Estos son los proyectos que se desarrollaron durante la competencia:

Periodismo de Datos: Documentar cómo se puede hacer algo similar al periodismo de datos pero en lugar de asociarlo a grandes cantidades de datos, hacerlo con aquellos propios de las convocatorias y contrataciones.

Yo Participo: Permitir la solicitud de acceso a información al ciudadano colombiano. Aquí los ciudadanos podrán encontrar como radicar Derechos de Petición.

Control Político: Gestionar el estado de proyectos de ley en Entidades Estatales

Veeduría de Contratos: Permitir que los ciudadanos estén atentos a los contratos del Gobierno, incluyendo los de base tecnológica.  

Gobernatón vs. Gobierno Móvil

Frente a la polémica por la que sigue considerándose una iniciativa como la de Gobierno Móvil, difícil de digerir, Offray Luna opina que hay tres preguntas importantes que se deberían considerar cuando se realiza una hackathon:

→ Gobernanza: ¿cómo se toman las decisiones?

→ Propiedad: ¿de quién es el resultado?

 Afiliación: ¿cómo participa  la gente?

En la gobernanza, por ejemplo, es importante que las personas decidan sobre los problemas que quiere resolver, “usualmente la gente que va a una hackathon puede plantear sus problemas, particularmente cuando son hackathones del gobierno”. El punto está en que la hackathon de Gobierno en Línea define unos retos predeterminados que orientan las soluciones que desarrollan los programadores.

La Gobernatón en plena acción.

Para Luna, una hackathon es un ejercicio de prototipado rápido, fundamentalmente. Lo que ocurre al final de ella no es que se tengan productos funcionales sino que se tienen prototipos de soluciones a diferentes problemáticas. “La idea es que en una hackathon del gobierno la gente traiga sus problemáticas, el gobierno puede plantear algunas pero la gente también puede plantear otras”.

Ahora bien, con respecto a la propiedad -uno de los aspectos más inquietantes que ha surgido en toda esta polémica-, la Gobernatón tiene muy claro que en el contexto de lo público, los recursos deberían crear soluciones que sean para todos y, en ese sentido, el trabajar para ofrecer soluciones públicas debería enmarcarse en el contexto de obras culturales libres.

Si Gobierno Móvil está trabajando en función de la petición de aplicaciones móviles que hicieron entidades públicas como los ministerios, la Gobernatón extiende la influencia de los productos desarrollados, pues no son solo soluciones orientadas a las instituciones públicas sino al ciudadano. ‘Periodismo de datos’ o ‘Yo Participo’ –dos de los proyectos trabajados- “deben estar disponibles para las instituciones pero así mismo en línea y para agremiaciones o cualquier persona”.

“La idea de la Gobernatón como hackathon alternativa es mostrar una crítica constructiva desde otra dinámica, desde la acción y la creación libre que creemos es más consecuente con la idea de financiar con dineros públicos para el beneficio de todos”.

Propuesta de valor

El hashtag #yocon2700millones pretendió visibilizar otra de las grandes preocupaciones sobre la hackathon Vive Gobierno Móvil: la propuesta de valor del organizador del evento. Rafael Socarras, uno de los participantes, escribió un post titulado Qué Podemos Hacer con 2700 Millones de Pesos?, en el que expone diferentes opciones de lo que se podría hacer con esos recursos públicos.

De acuerdo con Offray Luna, esta es una preocupación que no solo parte de las personas que han apoyado la iniciativa sino de colectivos de activistas en red, personas que están trabajando el tema de gobierno abierto y gobernanza mediada por las TIC y no solamente en Colombia sino en otros lugares donde ha tenido eco el tema:

“Nosotros no entendemos cómo pueden llevarse por lo menos el 75% de los costos totales de un contrato de 2.700 millones de pesos. Otras entidades que organizan ejercicios de prototipado rápido no se llevan una cantidad tan grande de la proporción del monto total del contrato cuando, además, no son los que hacen la aplicación”.

En ese sentido Luna reflexiona sobre el conocido eslogan del Gobierno colombiano: “Digamos que esto no es prosperidad para todos o no pareciera ser un ejercicio que funcione bajo ese eslogan del gobierno sino un ejercicio de prosperidad para los intermediarios”.

Y es que el asunto, por lógica, se torna confuso. No solo porque Gobierno en Línea ha venido cambiando los términos y condiciones y ya no habla de una hackathon sino de un ‘modelo de desarrollo participativo y ágil de aplicaciones móviles’. Luna piensa que si le cambian el nombre, sigue existiendo la desproporción de lo que percibe quien hace la aplicación versus quien monta el evento.

Las hackathones y la diversidad social y tecnológica de Colombia

Otro de los puntos inquietantes sobre los que la Gobernatón quiere llamar la atención es la forma como la iniciativa de Gobierno Móvil define el desarrollo de apps móviles en un conjunto de plataformas –las dos de mayor penetración en el mercado: Android y iOS- y excluye otras.

El asunto apunta al por qué debe ser una tecnología tan específica cuando hay una gran cantidad de celulares que no son smartphones. “Colombia es un país con 44 millones de habitantes y lo cierto es que no hay 44 millones de smartphones ni 44 millones de personas que necesiten soluciones de Android y iOS”, concluye Luna.

Hay que pensar entonces que las soluciones digitales pensadas en la relación Estado-Ciudadano deberían poder consumirse desde una página web o un dispositivo móvil con acceso a Internet, tipo celular o tablet. Cabe preguntarse ¿qué pasa con esos servicios que ofrecen las entidades públicas para personas que no tienen un smartphone o una tablet que funciona con Android o iOS?

“Hay una heterogeneidad no solamente tecnológica sino social en el país que no es reconocida por la iniciativa de Vive Gobierno Móvil”.

La polémica sigue y la Gobernatón cree firmemente en seguir expresándose a partir de acciones concretas y estar abiertos al diálogo con Gobierno en Línea. Offray Luna, sobre lo que viene:

“Vamos a intentar hacer una Gobernatón por cada encuentro que ellos organicen. Es diferente en todo caso contar con 2.700 millones de pesos a contar con cero. Pero miraremos entonces qué criterios son comparables y en esa medida ojalá podamos converger en algún momento con ellos y podamos comparar resultados”.

[Fuente imagen destacada]