Bring Your Own Device: retos de una tendencia clave para los próximos 3 años

Movilidad- BYOD

El dato es contundente: actualmente el 81% de las personas laboralmente activas en el planeta utilizan algún tipo de dispositivo personal en el trabajo.

De acuerdo con Extreme Networks -compañía de Ethernet Switching de alto rendimiento para centros de datos, redes móviles y soluciones en la Nube-, Bring Your Own Device (BYOD) es una tendencia que continuará al alza, ya que el número de usuarios de Internet que se conectan principalmente desde sus centros de trabajo utilizando dispositivos móviles personales, seguirá incrementando en los siguientes tres años.

En ese sentido esta tendencia tecnológica implicará para los gerentes de TI en empresas, corporativos y gobierno, un reto enorme en términos de capacidad, el cual demandará sistemas con tiempos de respuesta menores y precisos, con la finalidad de cubrir la necesidad en el tráfico de datos que cada usuario requiera.

BYOD responde entonces a una mayor inclinación a acceder a información personal como laboral desde tablets, smartphones o laptops.

El reto reside en fortalecer la estructura de una red para que cualquier organización tenga la capacidad suficiente de proveer a sus miembros un acceso y conexión estable a aplicaciones tanto corporativas como personales, sin dejar de lado la seguridad informática que esto implica.

Para Latinoamérica, y de acuerdo con el IDC Latin America Predictions 2013, aproximadamente una tercera parte de los trabajadores en la región usan un teléfono móvil o smartphone para fines de negocios, y dos de cada tres empresas movilizan a más del 10% de sus empleados con smartphones o tabletas. Según IDC, en 2013 más de la mitad de los trabajadores usarán un dispositivo móvil con fines de negocios.

Los 3 retos en Bring Your Own Device

1. Soportar la convergencia en una sola red: Desde el punto de vista de la infraestructura de red, los administradores tienen el reto de sostener la convergencia en una sola red, del tráfico de la red corporativa con la carga adicional de los usuarios participando en los programas de BYOD. Y es que no todos los empleados que pudieran participar de esta estrategia tienen el mismo perfil ni las mismas necesidades cuando ingresan a los recursos de la red corporativa.

2. Tener agilidad en la red: La red empresarial debe tener la capacidad y la flexibilidad para soportar este nuevo cambio y abrazar un nuevo paradigma. No debe haber impacto en la operación normal de los servicios informáticos del corporativo, así como tampoco en la experiencia de los usuarios de BYOD y el resto de los usuarios, al momento en el que se esté accediendo a la misma red.

3. Usar switches inteligentes: Contar con una infraestructura de red constituida con switches de datos que tengan la inteligencia suficiente para reconocer el tipo de usuarios, el tipo de dispositivos que acceden a ésta y diferenciar sus roles para darles acceso a las aplicaciones que requieren para  operar, minimizar el impacto y facilitar la migración.

Frente a estos retos se hace necesario un diferenciador que provea herramientas precisas frente a retos de convergencia e incremento en las tasas de tranferencia de datos; un ejemplo es EXOS, de Extreme Networks, sistema operativo modular basado en arquitecturas abiertas con el cual predice el comportamiento de la red, ante cambios o adecuaciones. También posee una compatibilidad para la carga de nuevos procesos y rutinas enfocadas a la seguridad, administración de los recursos de red y a la identificación de usuarios y dispositivos.

“Con estas capacidades, la red ‘reacciona’ ante cualquier evento de acceso y desconexión de usuarios y dispositivos, evitando así una sobrecarga en el proceso de administración de la red y sus recursos, convirtiéndose en una herramienta poderosa para los IT managers. Estas mismas capacidades pueden ser utilizadas incluso en ambientes virtualizados,  tanto para servidores en los Centros de Datos como en la virtualización de sesiones remotas de trabajo para los usuarios bajo esquemas BYOD”,  comentó Francisco Villareal, director de Ingeniería regional de Extreme Networks.

La meta a lograr, de acuerdo con esta tendencia tecnológica presentada por Extreme Networks, es que ante la implantación de esquemas de BYOD, se dote a los administradores de TI mayor capacidad de reacción ante cambios en la red, donde la inteligencia esté en puntos de acceso para trasladarla del modelo estático tradicional a innovadores, dinámicos y proactivos.