Global Information Technology Report 2013: la brecha digital que aún existe en LatAm

Global Information Technology Report 2013

Uno de los principales hallazgos de la 12ª edición de The Global Information Technology Report 2013, que se relaciona directamente con Latinoamérica, es que a pesar de los esfuerzos realizados en la última década por mejorar la infraestructura de las TIC en las economías en desarrollo, hay una nueva brecha digital que persiste en la forma en que los países aprovechan las TIC para lograr competitividad y bienestar.

Difundido ayer por el Foro Económico Mundial, el Informe Global sobre la Tecnología de la Información, sugiere que las políticas nacionales de algunas economías en desarrollo no están logrando traducir las inversiones realizadas en TIC en beneficios tangibles en términos de competitividad, desarrollo y empleo.

Además, señala el informe, hay que sumar la profunda brecha digital ya existente con las economías avanzadas, que las separa en cuanto al acceso a infraestructura y contenido digital.

En los diez primeros lugares del Índice de Tecnologías de la Información (NRI por sus siglas en inglés) del Informe, que mide la capacidad que tienen 144 economías de aprovechar las TIC para lograr crecimiento y bienestar, no se encuentra ningún país latinoamericano.

Los 10 primeros lugares del Índice de Tecnologías de la Información.

Chile, el país de la región que más se destacó tras ganar cinco lugares, alcanzó el puesto 34 de la clasificación mundial. Panamá (46), Uruguay (52) y Costa Rica (53) complementan el grupo de países que está a la cabeza de la clasificación regional.

Por otro lado, Brasil (60) y México (63) también subieron en la clasificación, pues ocupaban los puestos 65 y 76, respectivamente. El Informe expresa claramente que “a pesar de estas mejoras, muchos países latinoamericanos continúan enfrentándose a desafíos importantes en sus ecosistemas digitales y de innovación, dificultades que deberán resolverse en aras de asegurar aumentos sostenidos de productividad y futuro crecimiento”.

Más abajo en la clasificación se encuentran Colombia (66), que en el ranking 2012 estaba en el puesto 73, y Argentina (99), que retrocedió siete puestos con relación al año anterior.

¿Qué es exactamente lo que evalúa el Informe para generar el Índice de Tecnologías de la Información?

El NRI evalúa la disposición que señala una economía para aprovechar plenamente las TIC en términos de:

1. Infraestructura de las TIC, costo del acceso y presencia de las destrezas y habilidades necesarias para asegurar un uso óptimo.

2. Incorporación y uso de las TIC entre gobiernos, empresas e individuos.

3. Entorno comercial y de innovación, y el marco político y reglamentario.

4. Entorno de emprendizaje e innovación, y el marco político y regulatorio.

“Este análisis señala el modo en que los resultados de las inversiones en las TIC con las inversiones en destrezas y habilidades e innovación puede ayudar a las economías a franquear un ‘umbral mágico’, a partir del cual el rendimiento de las inversiones aumenta significativamente”, dijo Bruno Lanvin, Director Ejecutivo del e-Lab de INSEAD y coeditor del Informe. “Cada país tiene que identificar qué es lo que lo aleja de ese umbral, si no lo ha alcanzado todavía, a fin de lograr metas de crecimiento, competitividad e innovación a largo plazo”, añadió.

“La digitalización creó 6 millones de puestos de trabajo y añadió US$193 mil millones a la economía mundial en 2011. Si bien el impacto de la digitalización es positivo en general, no es uniforme en todos los sectores ni economías: crea y destruye puestos de trabajo”, dijo Bahjat El-Darwiche, socio Booz & Company y patrocinador del Informe. Y agregó que “es necesario que los encargados de adoptar políticas que deseen destacar el impacto positivo de la digitalización comprendan estos efectos diferentes, si desean actuar de creadores de mercado digital en sus economías.”

Por su parte, Robert Pepper, Vicepresidente de Política de Tecnología Mundial de Cisco y también patrocinador del Informe indicó: “Este Informe demuestra que las economías que no aplican amplias estrategias nacionales de banda ancha corren el riesgo de perder terreno en materia de competitividad mundial y tal vez queden rezagadas en el logro de los beneficios sociales que aportan las TIC. Los planes que incorporan medidas del lado tanto de la oferta como de la demanda son los que ofrecen a los países la mejor oportunidad de hacer avanzar la adopción de sistemas de banda ancha”.

Accede a la infografía aquí.