Tablets y educación: una revolución aún silenciosa en América Latina

tablets y educacion

Si miramos los datos del mercado de tablets, nos encontramos que en Latinoamérica aumentó un 154% durante el 2012 la cantidad de unidades vendidas,

con un total que alcanzó los 8 millones de acuerdo con cifras de BNamericas, en concreto, las ventas de tablet en la región durante el cuarto trimestre alcanzaron 3 millones, lo significa un aumento interanual de 140%.

No sólo los principales players (como Apple o Samsung) crecen en la región, marcas más pequeñas de producción local y a menos costos también contribuyen a dar forma al mercado.

Así como ocurrió con el mercado de laptops, se espera que durante el 2013, el mercado latinoamericano de tablets debiera atravesar un período de consolidación:

de acuerdo co Euromonitor, durante 2013 el negocio alrededor de estos dispositivos podría alcanzar los 3.700 millones en América Latina.

Pero la revolución respecto de éste dispositivo no es sólo la del mercado sino también desde el punto de vista de la educación.

Ya tenemos plena conciencia (y lo digo también desde mi rol de docente universitaria) de los cambios a todos los niveles que producen las tecnologías en el campo de la educación: libros digitales, universalización del conocimiento, acceso inmediato a la información, comunicación en tiempo real.

Puntualmente, los beneficios que pueden traer dispositivos como las tablets a la educación y al aprendizaje son múltiples, sin embargo en América Latina falta mucho camino por recorrer.

A no ser intentos de instituciones aisladas o bien de iniciativas privadas, la utilización de éste tipo de dispositivos tiende a cero y son escasísimas las políticas públicas que las incluyen en sus programas educativos.

Uno de los casos más resonantes ocurrió en Brasil, el Ministerio de Educación de ese país licitó durante 2012 la compra de 5 mil tabletas para el uso de docentes de secundaria. Para alumnos de escuelas públicas de nivel básico el Ministerio transfirió fondos a 24 estados y el Distrito Federal para la compra de más de 380 mil tabletas de 16 Gigabytes de memoria y Wi-Fi.

¿Qué beneficios pueden aportar las nuevas tablets en la docencia y el aprendizaje?  

Estos dispositivos, dadas sus características físicas, contribuyen a un mayor desarrollo de destrezas cognitivas en una experiencia multimedia única en su tipo:

Experiencia multimedia: Es posible trabajar con un conjunto de elementos que incluyen videos, textos, imágenes, sonidos e interactividad. La experiencia de aprendizaje del alumno se realiza a través de múltiples registros, lo que enriquece su nivel de conocimiento ya no sólo intelectual, sino también sensorial.

Captan la atención: Gracias a apelar a todos sus sentidos, estimulan la actividad de la memoria en sus distintos registros y facilitan la creatividad y el aprendizaje autogestionado.

Know How digital: De esta forma, el alumno que aún no estaba integrado en el mundo 2.0 se entrenan en habilidades digitales que se intercalan con las metodologías tradicionales, mejorándolas y enriqueciéndolas.

Tiempo real: Gracias a esta clase de dispositivos, la información sobre las distintas temáticas puede ser corroborada en tiempo real, conociendo nuevos enfoques, descubrimientos, noticias, que puedan darle a los contenidos educativos una actualización constante.

Transdiciplinar: Hace realidad un objetivo muy importante en la educación: la posibilidad de conectar materias, problemáticas, ciencias. En la escuela tradicional, muchos de esos conceptos se enlazan desde lo teórico, gracias a la utilización de éste tipo de dispositivos es posible que los diferentes núcleos temáticos se entrelacen entre sí desde distintos enfoques de distintas disciplinas, en la lógica hipertextual propia de la Red.

Gamificaction: Juegos y propuestas interactivas de distintos sitios pero también aplicaciones educativas contribuyen a que los alumnos se diviertan con la información, hagan ejercicios y simulación online, lo que aumenta su engagement con los contenidos.

Colaboracionismo: Al compartir contenido, las interacciones surgen como resultado espontáneo, permitiendo que alumnos y profesores colaboren en tiempo real.

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa