Matt Waite y el rol del Drone Journalism en el futuro de los medios

Matt Waite Drone Journalism

El jueves estuvimos en el meetup que organizó Hack/Hackers Chile en el que el invitado estrella fue Matt Waite. El creador de Politifact.com y director del Drone Journalism Lab de la Universidad de Nebraska habló sobre el uso de la tecnología en el periodismo y los desafíos para los medios.

Para Waite (@mattwaite), periodista y programador, está cambiando la forma en que consumimos la información y todo comenzó con el iPhone. Las posibilidades de la pantalla son inmensas, habló de cómo ahora puedes tuitear desde tu refrigerador, de cómo el espejo de tu baño, la mesa de tu cocina o las paredes de tu oficina pueden convertirse en una pantalla.

También habló sobre los relojes Pebble y lo cómodo de ver todo lo que pasa con tu teléfono, tu mail y redes sociales directamente en tu muñeca. O las posibilidades que ofrecerán los Google Glass, cuando puedas tener internet al alcance de tus ojos.

Pero la gran pregunta es cómo está cambiando la forma en que se informan las noticias. Según Waite estamos cerca de tener una computadora como Jarvis de la saga Iron Man.

Droide que se usa en el Drone Journalism para capturar videos en tiempo real.

“Como periodista hago dos cosas: pienso y siento. Dos cosas que un software no puede hacer”, explicó Matt Waite. Por eso lo que hay que hacer es tomar los datos, darles una vuelta y convertirlos en una historia. Lo que los algoritmos que escriben historias no pueden hacer es entender emociones o complejidades.

El Drone Journalism Lab que creó en Nebraska usa unas pequeñas naves que llevan cámaras, son dirigidas a control remoto y pueden capturar imágenes y videos enviando la señal en tiempo real.

La gran ventaja del drone es que ayuda a entender el contexto. “Un drone permite mirar más allá, tener mejor perspectiva”, explicó Waite. Por ejemplo, para observar cómo está afectando la sequía un gran terreno, sin necesidad de que haya un equipo recorriendo esas distancias. El uso de los drones en el periodismo destaca porque “son baratos y fáciles”. Lo mismo se puede hacer por helicóptero, pero el drone cuesta US$300.

Otra ventaja del drone journalism es que permite verificar la información oficial que entregan los gobiernos y que generan suspicacias. ¿Un ejemplo? Fukushima y los niveles de radiación. Con un drone se podría medir la radiación in situ, pero sin arriesgar a tu equipo. Waite se preguntó cómo habría cambiado la situación en Chernobyl si hubiese existido esta tecnología.

Esta verificación del discurso real del Gobierno es el fondo también de su sitio Politifact, donde utilizan sensores para buscar documentos oficiales, información que antes no se podía reunir.

Los desafíos del Drone Journalism

Para Waite “el futuro de los medios es mucho más raro de lo que piensas. No estamos preparados”.

Lo bueno es que vienen muchas oportunidades para los periodistas. Porque el problema que se enfrenta no es la tecnología en sí, sino la creatividad. El desafío es “descubrir qué podemos hacer con esto, que sea verdaderamente innovador. Es un problema del cerebro, no un problema de la tecnología”. La pregunta para todos es qué podemos hacer con estas herramientas.

Y aun hay muchas preocupaciones sobre el Drone Journalism, porque la tecnología está disponible, pero no está lista. Además de reparos éticos, hay razones de seguridad por las que no podrías usar drones en lugares llenos de gente porque podrían caerse.

También se refirió a aspectos legales: “La tecnología siempre se moverá más rápido que la ley. La tecnología siempre gana“.

A pesar de esto, el Drone journalism es ilegal en Estados Unidos. No se puede hacer actividad comercial con los drones: si eres una ONG sin fines de lucro, pero vas a pedir donaciones a partir de tus descubrimientos con los drones, estás haciendo algo ilegal.

Waite explicó que para resguardarse en Nebraska tienen los drones a no más de400 metros del suelo, lejos de la gente y lejos de los aeropuertos. Algo que es fácil de hacer por las características geográficas y demográficas del lugar.

Antes de que Matt se fuera le pregunté si creía que en países en vías de desarrollo se querrá invertir en esta tecnología, y esta fue su respuesta:

“Creo que sí. Los precios son accesibles incluso en esos países. Actualmente estoy trabajando en un proyecto con un grupo de periodistas en África que quieren utilizar droides para reportar la cacería de animales protegidos que están en reservas donde esto no debería ocurrir”.

Las posibilidades del Drone Journalism son muchas y, tal como plantea Waite, ahora el desafío es cómo saber usarlos en tu trabajo.

[Crédito Imagen Destacada | Start-Up Chile]

Acerca del autor

Camila Carreño

Camila Carreño es periodista. Ha trabajado en el diario El Mercurio en temas de política, en la Universidad Católica en materia de políticas públicas y como editora sobre emprendimiento digital en Chile. Síguela en Twitter: @camicarreno.