¿Podemos predecir cómo evolucionará el mundo tecnológico?

tecnologia-560x373

Todos los días asistimos de formas diversas al escenario en el que la tecnología avanza muy rápido y un producto que compramos hoy seguramente mañana tendrá una nueva versión. Para emprendedores e inversionistas, por ejemplo, la evolución tecnológica es algo que define y cambia sus líneas de acción. De hecho, la industria de las tecnologías de la información es la que progresa de forma más rápida, de acuerdo con una de las conclusiones más interesantes de una investigación realizada por el MIT y el Instituto de Santa Fe.

La investigación, publicada en el diario Plos One, permite afirmar que sí ante la pregunta de si se pueden saber con antelación los avances que experimentará la tecnología en un futuro. Los investigadores analizaron estadísticamente algunas de las fórmulas más utilizadas para predecir la velocidad a la que avanzará la tecnología y la innovación, como las leyes de Moore, para el caso de los microprocesadores, y la de Wright, para la economía, entre otras; así se pone de manifiesto la utilidad de este tipo de fórmulas para predecir el progreso y avala y recomienda su uso, sobre todo para saber con mayor exactitud cómo evoluciona el mundo tecnológico.

La Ley de Moore fue creada Gordon Moore, fundador de la compañía de procesadores Intel en 1965, y plantea que el número de transistores de un chip se duplica cada dos años.

La investigación es la primera que compara directamente las diferentes aproximaciones existentes de una forma cuantitativa, utilizando una ingente base de datos con información sobre el rendimiento de diferentes industrias en el pasado: 62 sectores industriales diferentes que van desde algunos  como el ámbito del aluminio, el manganeso o la cerveza, hasta otros productos más avanzados como ordenadores, sistemas de telecomunicaciones, paneles solares, aviones e incluso automóviles.

De acuerdo con Jessika Trancik, profesora de Ingeniería del MIT, algunos de los resultados de esta investigación son verdaderamente sorprendentes y pueden ayudar a los diversos sectores económicos a saber dónde enfocar sus esfuerzos de investigación, a los inversores a escoger los segmentos del mercado más crecientes y a los reguladores a predecir de forma más precisa los impactos económicos de los cambios políticos. Conocer qué modelos trabajan mejor en la predicción de los cambios tecnológicos es vital para líderes empresariales y políticos; e indica que también podría ser útil para ámbitos como la mitigación del cambio climático.

Aunque la industria de las TI es la que progresa de forma más rápida, no es la única. Trancik añade que “También es destacable el avance de las tecnologías relacionadas con el sector energético. El mundo fotovoltaico se mueve a gran velocidad, por ejemplo”.

Por eso, explica que uno de los objetivos del proyecto es examinar los datos para ampliar la visión que se tiene en la actualidad sobre cómo acelerar las mejoras de la tecnología.