6 lecciones para debatir tras la polémica suspensión del teletrabajo en Yahoo!

teletrabajo

A mediados del año pasado, Marissa Mayer fue noticia por asumir el liderazgo de Yahoo! con 37 años y un embarazo de 6 meses.

Como ex directiva de Google, los ojos de la industria se pusieron en ella como motor de transformación para un vapuleado Yahoo!, siempre acusado de arcaico y poco innovador.

Mayer, que unos diez días luego de haber dado a luz volvió al trabajo, fue noticia la semana pasada luego de un inédita decisión: daba por terminado el teletrabajo en Yahoo!

En el memo que difundió a sus empleados, la CEO destacó que “la comunicación y la colaboración serán importantes, así que tenemos que estar trabajando codo con codo. Por eso es fundamental que todos estemos presentes en nuestras oficinas” además de rescatar la idea de que las mejores decisiones provienen de discusiones en los pasillos y los bares de las empresas y que se gana en rapidez y calidez cuando se trabaja físicamente juntos en el mismo ambiente.

La medida parecería afectar unos 200 empleados entre un staff de 13.000, más algunos otros que contaban con régimen mixto, sin contar con que Mayer instó a que los que trabajan lejos o incluso en otros estados, se mudaran cerca de los headquarters de Yahoo!

Por supuesto que entre los principales referentes y medios de la industria se encendió rápidamente la polémica: ¿Mayer atrasa décadas y quiere volver los avances del Management de equipos a foja cero? ¿O en cambio está siendo astuta como para dar el paso necesario para salvar la compañía?   

Aquí, algunas razones a favor y en contra para que los emprendedores estimulen el debate y saquen sus conclusiones a la hora de pensar estrategias de Management de equipos:

A favor 

Quiere salvar la cultura de la compañía 

Para muchos analistas, la decisión de Mayer es un “último recurso” para salvar la compañía y lejos de ponerse a sus empleados en contra busca cuidar su fuente de trabajo. Pensando en que Yahoo! lucha permanentemente contra un final casi anunciado, es probable que antes de un inminente fin, la CEO quiera agotar todas las posibilidades. Si bien en su comunicado el enfoque es otro -se centra en los beneficios de trabajar en un mismo espacio- por debajo puede subyacer una realidad inexorable para la compañía: o cambian o cierran.

El teletrabajo no funciona en ésta etapa de Yahoo! 

Como los empleados deben primero pensar diferente para generar resultados diferentes, su decisión parece desprenderse de un análisis puntual de su compañía, no del teletrabajo en general: puede que en todo Silicon Valley sí funcione, pero en rigor, el trabajo remoto malgasta recursos puertas adentro de Yahoo!, genera pérdidas y abusos de parte de los empleados. El hecho de tener todo el staff reunido bajo un mismo techo se traduce para ella en un mayor contagio de energía y cultura corporativa que estimule y mejore el rendimiento. Eventualmente, según varias fuentes comentan, puede que los regímenes mixtos se reinstalen si los resultados son más favorables. Viniendo de Google, además, quizás espere que una serie de beneficios para al empleado genere más “engagement”, fidelizando y aumentando el compromiso para con la empresa.

Quiere reivindicar la comunicación cara a cara 

Nadie puede subestimar el valor de la comunicación cara a cara. Diversas investigaciones en Comunicación indican que utilizar medios virtuales (SMS; chats; mails) aumentan la posibilidad de mentir, falcear o torcer la verdad. Cara a cara –según estos estudios- disminuye considerablemente la posibilidad de faltar a la verdad. Asimismo, mientras más lejano se encuentre el empleado de sus supervisores o jefes, más complicado es conseguir ese “sentido profundo” de comprensión y entendimiento del otro que se da en la comunicación presencial. En éste sentido, puede que Mayer vea que una vuelta al espacio común refuerce el rendimiento efectivo gracias a una comunicación más “real”.

En contra 

No hay garantías de efectividad 

Ya había quedado comprobado que reunir a las personas en un mismo lugar por una cantidad de tiempo cuando ya habían cumplido los objetivos de su trabajo podía ser contraproducente y no necesariamente las hacía más productivas. En cambio, la posibilidad de trabajar remoto motivaba y generaba mejores resultados dado que las personas se esmeraban aún más por mostrarse no necesitadas de supervisión.

Tira abajo la confianza en el trabajo por objetivos 

Con la decisión, y más que nada teniendo en cuenta el alto perfil de la compañía, se mina un poco la confianza de que los trabajadores pueden hacer su trabajo en cualquier lado, situación y contexto. Teniendo en cuenta que las empresas tech son las más vanguardistas en muchos aspectos del Managment –y que la tecnología acompaña hoy más que nunca en la posibilidad de conectarse, trabajar a distancia y rendir los objetivos- se interpreta para muchos como un retroceso en una empresa que justamente confirma una vez más la reputación poco innovadora que ostenta.

Va contra la tendencia del work-life balance 

En un momento en que las nuevas generaciones se inclinan cada vez más hacia puestos que permitan balancear el trabajo con la vida personal, volver a los regímenes más tradicionales hace un lado a los posibles candidatos, sin mencionar que muchos de los que ya son parte del staff pueden cuestionar la continuidad laboral con Yahoo!. Por otro lado, las mujeres, grandes beneficarias de éste tipo de trabajo para conciliar familia con actividad laboral también quedan afuera, sólo habrá lugar para aquellas que puedan invertir la mayor cantidad de tiempo en la empresa.

 

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa