Los 10 costos ocultos del emprendimiento

HIDDEN COSTS OF ENTREPRENEURSHIP

Los costos ocultos de un emprendimiento son más altos de lo que se puede pensar inicialmente y es necesario establecerlos y definirlos. No se trata de una idea pesimista para no echar a andar un proyecto sino de algo que puede ayudar a tomar mejores decisiones.

Patrick van der Pijl, CEO de Business Models Inc., tiene 17 años de experiencia en la innovación, diseño organizacional, diseño de procesos y modelos de negocio en diversas organizaciones en  industrias como el entretenimiento, medios y telecomunicaciones, hostelería y sector financiero.

En su post The 10 hidden costs of entrepreneurship habla del entusiasmo de los emprendedores y de cómo están listos para emprender cuando tienen una idea, un modelo de negocio y un plan financiero pero no tienen en cuenta los costos ocultos. Este es un resumen de esos costos ocultos que propone este holandés que también fue emprendedor.

1. Compromiso 24 horas al día, 7 días a la semana

Tu emprendimiento está siempre en tu mente. Cuando trabajabas para una empresa estás principalmente preocupado por tu próximo paso profesional o las próximas vacaciones. Como emprendedor tu mente está ocupada con tu emprendimiento todo el tiempo pero ¿Qué pasa con este cliente, pagará su cuenta pronto? ¿Qué pasa con los ingresos? ¿Retornarán? No te preocupes, igual te preocuparás todo el tiempo.

2. Tú website nunca está terminada

Se te ocurrió un nombre para tu emprendimiento y registraste una URL que todavía estaba disponible. Contrataste a un estudiante para poner un sitio web en WordPress por 1000 dólares y eso es todo. ¡No! Es apenas el comienzo. Necesitas considerables recursos para hacer crecer tu sitio web. Es como un niño: tiene que crecer y necesita atención.

3. La búsqueda de tu core business toma tiempo

Tienes una gran idea, un gran concepto y todo lo que quieres hacer es llevarlo al mercado tan pronto como sea posible porque los clientes lo están esperando. ¡Error! Muy pocas empresas comienzan de esa manera. La creación de una nueva empresa es un viaje de trabajo al menos de uno a tres años de trabajo fuerte. Esto toma tiempo. Necesitas calcular la propuesta de valor, encontrar clientes y un modelo de negocio sostenible.

4. Inversiones equivocadas

Durante la aventura de tu emprendimiento tendrás nuevas oportunidades todos los días. Siempre tendrás la tentación de invertir en una grandiosa oportunidad. Es necesario invertir un poco para ver los frutos muy pronto: eso está mal. La oportunidad no se dará por sí misma. Necesitas enfocarte en tu negocio principal, aún más si ya ‘quemaste’ algunos activos considerables en inversiones que no dieron los resultados esperados.

5. El dinero en el banco

Al principio crees que el momento de la facturación y el dinero en el banco están cerca, pero no es así. Especialmente si trabajas para grandes empresas. Estas compañías pagarán 90 días después del momento en que tu factura se procesa. De hecho, necesitas calcular que del 30 al 40% de tus ingresos serán para ese trabajo. Esto significa que tu emprendimiento se va a financiar cuando el dinero esté en el banco.

6. La carga administrativa

Te encanta el funcionamiento de tu negocio y te gusta trabajar con tus clientes pero no en la parte administrativa porque no es lo que te gusta ni lo que es bueno. La administración es algo que hay que hacer y significa mucho trabajo. Responder a mensajes de correo electrónico de distintas autoridades, las empresas que te quieren vender algo, el procesamiento de facturas entrantes y salientes, hacer el seguimiento de tus cuentas y gastos y hacer la presentación de informes financieros: este trabajo administrativo toma su tiempo. Y si no le prestas atención ahora, luego te tomará más tiempo.

7. Vacaciones

Siempre hay que considerar tomar vacaciones. Al principio piensas que no necesitas vacaciones para los próximos 3 años porque estarás de lleno en la creación de tuempresa. Eso es cierto pero ¿qué piensas de tus clientes? Ellos toman vacaciones y cuando contratas a tus empleados ellos también tienen derecho a las vacaciones. Así que siempre hay que incluir las vacaciones en la planificación financiera.

8. Contratar y despedir

Tienes tu primer empleado a bordo y ahora tu negocio puede despegar realmente. Lo que hay que tener en cuenta es que hay un gran riesgo en la contratación cuando eres emprendedor. En primer lugar, nunca se sabe si esa persona va a hacer bien el trabajo. En segundo lugar, los procesos e instrucciones de trabajo en una startup no están allí, todavía estás explorando y no mucha gente encaja en ese perfil.  Despedir personal también es parte de la labor del emprendedor.

9. Demasiado café

“Querido Patrick, no nos hemos conocido antes, pero estamos conectados a través de LinkedIn. Me encanta tu trabajo. Entré a tu sitio web y creo que tiene un concepto increíble. Sin embargo, creo que nuestras propuestas de valor pueden apoyarse mutuamente y me gustaría tomar una taza de café para explorar una alianza”. Al principio estás dispuesto a responder a este tipo de correos electrónicos -porque te sientes halagado- y explorarás esas iniciativas. Las alianzas se ven bien en papel pero en la práctica no funcionan. Estas empresas que buscan alianzas lo que buscan es clientes. Ellos también necesitan alianzas pero se van en la dirección equivocada. Entonces sigue tomando café con clientes potenciales, no con socios potenciales.

10. Impuestos

Los pagos de impuestos siempre son inesperados tanto en el tiempo como en la cantidad. Aún no tienes el dinero de tu cliente en el banco pero tienes que pagar el IVA y el impuesto de sociedades ya. Permite que el 25% de los pagos recibidos se destinen a impuestos.

Fuente imagen destacada