Menu Superior

Los 5 retos de la industria de los videojuegos en Colombia

Actualmente existen 57 empresas en Colombia dedicadas al desarrollo de videojuegos. La más grande es Brainz, que el año pasado recibió 3.2 millones de dólares para desarrollo. El dato hace parte de una de las cuatro presentaciones que Camilo Galeano ofreció a los asistentes del Boya.ca Campus Party en torno a la industria de los videojuegos en el país.

Se trata de un joven empresario con seis años de experiencia en el sector de contenidos digitales. Además de ser el fundador de 3Dsoft, compañía dedicada al desarrollo de mundos virtuales 3D, y Macaw Games, compañía dedicada al desarrollo de videojuegos educativos, es ex presidente de la Asociación de Desarrolladores de Videojuegos de Colombia IGDA  y representante de Square Enix para Colombia.

En una charla personal que tuvimos le pregunto, a partir de su conocimiento y experiencia y con base en un estudio que está llevando a cabo la IGDA sobre la materia, cuáles son los grandes retos que tiene el país para hacer crecer y fortalecer la industria de los videojuegos. Estas son sus impresiones:

1. Formación de profesionales

Camilo piensa que el primer reto está en que la industria necesita contar con profesionales formados específicamente en el desarrollo de videojuegos. “En Colombia contamos con carreras como ingenierías y diseño gráfico pero ninguna de las dos contempla el desarrollo de videojuegos a profundidad como el mercado lo solicita”. Le pregunto si una solución a corto plazo podría ser la inclusión de áreas temáticas específicas en dichas carreras, me dice que sí, pero que la solución real es hacer carreras de pregrado orientadas al desarrollo de videojuegos y especializaciones en el diseño. “La academia tiene que completar su portafolio de oferta relacionada con esta industria”.

2. Transferencia de conocimiento para la monetización

El segundo reto que observa este joven emprendedor tiene que ver con la transferencia y apropiación del conocimiento que le permita el emprendedor pensar y hacer con visión global. “Para una empresa pequeña que está empezando a desarrollar videojuegos, lo más probable es que sus primeros clientes sean locales. De esa manera una empresa en Colombia no va a poder llegar a crecer significativamente y no va a causar impacto. El camino correcto es coger el mercado internacional o estar dentro del ecosistema internacional y eso se logra viajando, participando en ruedas de negocios, teniendo publishers internacionales y haciendo productos”.

Además, Camilo también reflexiona sobre algo que en el Campus Party dijo Alberto Levy, acerca de cómo cambia el conocimiento y por eso pensar es más importante que saber. “Esta es una industria que cambia vertiginosamente, el conocimiento que hoy tenemos hace cinco años no existía, entonces necesita que los empresarios estén inmersos en el ecosistema y si se quedan pensando en términos locales, no van a tener la oportunidad de éxito como si la podrían tener cuando el modelo de negocio está pensado a nivel internacional”.

3. Creación de buenos productos

Hacer videojuegos no es suficiente. El hecho de desarrollarlos no te asegura ningún éxito y tampoco que vas a poder vivir de eso. “Lo que se requiere es hacer videojuegos que sean productos viables a nivel comercial, que sean monetizables y escalables”.

Camilo piensa que el primer paso que puede hacer una empresa en Colombia es desarrollar servicios, es decir, el desarrollo de videojuegos a la medida, por encargo, para aprender cómo se hacen. Por eso, sabe que “el reto es hacer buenos productos y para eso se requiere cierto grado de experiencia y validación, tener un producto en el mercado es muy importante para obtener ese feedback del usuario final. Los conocimientos en game design, probar mecánicas, saber cómo monetizar, todo lo que tiene que ver con la creación de productos es un reto todavía muy fuerte y no hay nadie que nos diga cómo hacerlo”. Vuelve y juega, transferencia de conocimiento.

4.  Agremiación y visibilización internacional

En Colombia ya hay un proceso muy interesante de agremiación y es la integración de las empresas bajo un mismo techo, en el caso de la IGDA. Para Camilo, el reto está en el fortalecimiento de agremiaciones como esta, que apenas está comenzando. Tanto para convocar y agremiar a empresas de todo el país como para fortalecer una imagen de la industria a nivel internacional. “La agremiación y la visibilidad internacional que tienen las empresas es un reto: vernos como país, no vernos como la empresa X o Y de tal o cual ciudad, sino como una unidad”.

“Somos conscientes de que todavía hay empresas que desarrollan videojuegos en Colombia pero no hacen parte del radar. Ellos mismos lo dicen, no les interesa hacerse visibles, no les interesa pararse en un escenario, pero yo pienso que es algo necesario”. ¿Por qué piensan eso? “Ellos no ven ninguna ventaja competitiva con el hecho de que aparezcan en el directorio de una página web, por ejemplo, y se quedan en el negocio pequeño a nivel de Colombia”.

5.  Generación del ecosistema

Es algo que está comenzando a pasar. Que la academia, el gobierno, el sector privado y la comunidad estén integrados para ir en pro del desarrollo de la industria de los videojuegos. Camilo nombra iniciativas como el apoyo de Proexport para formar empresarios o la generación de espacios de la Universidad de los Andes para dar charlas sobre el tema. “Ya se está empezando a ver integración y comunicación entre los diversos sectores. Pero el reto mayor es lograrlo al 100% porque el apoyo de las universidades que le están apostando al tema aún es muy pequeño y no todas las entidades del gobierno lo están haciendo. Está pasando pero tiene que crecer mucho más”.

Camilo Galeano se despidió concluyendo que “nadie puede poner en duda la posibilidad de negocio en la industria de los videojuegos”.