Menu Superior

¿Tu startup se perfila global? Las claves para gestionar equipos multiculturales

Si apuntas a un mercado global con tu startup, ya estará pasando por tu cabeza la necesidad de pensar qué personas son las indicadas para sumar a tu equipo de trabajo: ¿qué tal si formo un equipo multicultural? Si tu startup ya es global, te sentirás identificado con la situación que planteamos en éste artículo: ¿hay una manera ideal de gestionar equipos multiculturales? ¿cómo evitar los conflictos y aprovechar las múltiples ventajas de la diversidad?

En primera instancia es bueno destacar que los equipos de ésta índole suelen formarse por diferente motivos, ya se porque el negocio apunta a un mercado global o bien por adquisiciones o alianzas que se efectúan con otras empresas, situación a la que muchas startups se enfrentan cuando son compradas por un par o por una gran compañía. Si estás buscando expandirte o en la mira de un fondo extranjero o bien están por comprarte desde afuera de tu país, estarás en poco tiempo en una situación similar.

Si bien el segundo caso puede ser menos “voluntario”, el primero tiene que ver con una decisión estratégica que tiene que acompañarse de acciones, qué debes pensar antes de lanzarte global:

¿Te proyectas global? Necesitas un staff multicultural: Si una de las primeras cosas que piensas es dado que tu mercado es global, el contenido de tu web tiene que estar en varios idiomas (o al menos de los países que son tu mercado) lo mismo corre para tu staff. Aunque contrates profesionales que entiendan perfectamente tu negocio, las “texturas locales” son bastante difíciles de desentrañar si no cuentas con personal entrenado empapado en esas texturas, que tengan conocimiento de distintos mercados, idiosincrasias y formas particulares que toman los negocios (ni hablar de culturas muy diferentes a las latinas como las asiáticas). Profesionales con experiencia global son necesarios para diseñar una expansión internacional.

El factor multicultural, también puertas adentro. Hay que tener en cuenta que es muy útil contar con personal global también para dentro de la compañía. La diversidad suele brindar un punto de vista complementario y a veces opuesto al que se suele tener en promedio, lo que puede dar una mirada interesante para resolver ciertos obstáculos que pueden obstaculizar y paralizar el rumbo de los negocios. Incluso, si se proyecta una expansión de la compañía, es un diferencial contra con personal que ya cuenta con un know how internacional.

Cultura organizacional al rescate 

Pero con la diversidad cultural, también pueden llegar los problemas, falta de entendimiento, pre-conceptos, diferencias culturales pueden ir minando el correcto funcionamiento de un equipo de trabajo. Cuando se trata de equipos que funcionan en forma remota (muy común en terreno de startups sobre todo al momento de las expansiones) estas diferencias suelen acentuarse, lo que exige un mayor cuidado de las diferencias entre culturas.

“La cultura organizacional es la principal herramienta que tienen las compañías para hacer frente a las diferencias culturales humanas. La cultura es el principal rasgo identificador
de las personas, una característica totalmente arraigada y exclusiva. Cualquier movimiento de un país a otro o cualquier reunión con personas culturalmente diferentes, creará cierta confusión y desorientación emocional especialmente cuando los individuos deben insertarse en culturas disímiles a las de su país de origen”
advierte Sabrina Presman en Equipos Multiculturales. Gestión de la comunicación interna en organizaciones multinacionales actuales

Sin embargo, existen herramientas y estrategias adecuadas para gestionar la diversidad en los grupos de trabajo, entre otros:

-Conocer los pensamientos sobre femeneidad, masculinidad, familia, pareja para evitar comentarios desafortunados.

-Adaptarse al protocolo y las costumbres ajenas (y/o acordar qué nueva modalidad adoptarán estas formas en la dinámica de trabajo diaria)

-Interiorizarse en el uso del tiempo, el ocio, el cumplimiento de objetivos (y/o acordar qué nueva modalidad adoptarán estas formas en la dinámica de trabajo diaria)

-Aceptar las diferencias de credo

-Manejar de forma correcta el lenguaje no verbal

-Entender un idioma si no es el nativo, y si es el propio, dialecto o palabras típicas que puedan producir malos entendidos.

Si bien es preciso seguir estas pautas, es seguro que los equipos deben atravesar por un indispensable proceso de adaptación antes de trabajar coordinadamente como conjunto. ”Las personas modifican sus conductas en su interacción con los demás, y su forma de trabajar también varía. Es por eso importante aplicar y transmitir a nivel general la misión, visión y los objetivos de la empresa como así transmitir un sentimiento de “multicentrismo” o mentalidad cultural diversa” aclara Presman.

En éste proceso, la comunicación efectiva entra de lleno para evitar los malos entendidos entre culturas diferentes, sobre todo para homogeneizar el ritmo de trabajo.

Si recién empiezas con tu startup y ya tienes presencia en otros países o manejas grupos multiculturales, es bueno que comiences a poner en práctica estas sugerencias, pero hay que tener en cuenta que si la empresa crece, un profesional de Comunicación, Relaciones Públicas o Recursos Humanos es quien mejor puede tomar a su cargo la tarea de adaptar los perfiles multiculturales a la cultura de la empresa y gestionar de la mejor manera lo ventajoso de la diversidad cultural.