Menu Superior

El peligro del chantaje en Social Media… (“todo por un like”)

Desde que las redes sociales representan un canal de comunicación para las empresas y marcas, los profesionales de los medios sociales (y muchas veces las propias empresas) idean campañas de variado tono para promover acciones y ganar más seguidores o fans.

Es sabido que muchas agencias y profesionales procuran “inflar” a como de lugar sus comunidades, como si la cantidad de “likes” o el tamaño de la comunidad fuera a hablar por sí sola del mal o buen trabajo de engagement que se esté haciendo. Gran error, pero de lo más común en esta industria.

Sin embargo,  algunas marcas  van más allá y se lanzan a la caza desesperada de “likes” , una triste práctica que subestima al usuario y que parece difícil de erradicar: “Juegan al ¨todo sea por un Me Gusta”  y nos invitan a sumarnos con mensajes como ¨dame un “like” si te gusta el verano, las milanesas con papas fritas, si usarías esta bikini, etc., también piden “likes” en las fotografía, por ejemplo: “pone like en la foto si te gusta el rock o compartí si te gusta la cumbia”, otras son las que invitan a dejar un comentario para participar por una docena de empanadas, y el ganador será el que deje el último mensaje, interminable si se quiere, todas prácticas terriblemente reprobables” señala Adriana Bustamante, Periodista y Coordinadora de planificación de Comunicación Digital y Social Media en Digital Interactivo

Branding pisoteado

Tanto como en la publicidad tradicional, quienes manejan perfiles sociales son consciente de que algunas técnicas o recursos emocionan: “Algunas marcas emplean el uso de memes y chistes que encuentran en Internet o fotos de mascotas y bebés que siempre invitan a compartir por la ternura que representan” indican Bustamante.

Pero las más osadas (¿o las menos creativas?) aún van allá, con las poco felices invitaciones como: “si llegamos a 100.000 Fans vamos a donar $1 por cada 10 fans al Hogar de Huérfanos xxx o si llegamos a trending topic vamos a donar alimento para el Refugio xxx.

“Hago un llamado a la responsabilidad de todas esas marcas cuyas campañas consisten en “te ayudo con X dinero si alcanzamos X número de Likes”. O RTs, o cualquier vanity-metric de esas que tanto se usan en el ecosistema digital para que las marcas y sus agencias demostremos lo larga que la tenemos. Si alguien necesita (alguna comunidad, algún pueblo, alguna zona afectada por un desastre) X dinero y hay una marca que lo tiene y está dispuesta a donarlo, poner por medio el alcanzar X número de “Likes” me parece terriblemente inmoral. En una época donde los publicistas de la vieja escuela aún piensan que son artistas y donde a la gente la publicidad le importa un huevo, andar con este tipo de dinámicas le echa tres paladas de tierra más a la profesión” reflexiona en su blog el publicista Daniel Granatta.

Y es que a largo plazo, echar mano a ésta forma “fácil” de conseguir resultados genera que  las marcas pierdan branding, quitando valor a la estrategia detrás. Para acciones vinculadas con la comunidad, existe la Responsabilidad Social Empresaria (RSE)

“La (RSE) la podemos definir como una contribución al mejoramiento social, económico y ambiental, llevado a cabo por las empresas con el objetivo de mejorar la percepción valorativa que tienen las personas sobre la misma, bajo ningún punto de vista se vinculan con la captación de fans o “likes” sino con la responsabilidad, calidad y transparencia de las campañas” agrega Bustamante.

Para no caer en el error y copiar en serie las malas acciones de otros la recomendación es plantearse el contenido en base a los objetivos de la planificación. “Lo importantes es crear valor mediante la construcción de verdaderas experiencias y contenido para los usuarios o clientes. Las empresas socialmente responsables han encontrado en las redes sociales un aliado estratégico para difundir, promover e incentivar sus acciones, es decir, para divulgar sus actividades de Responsabilidad Social y generar engagement con su público pero de ninguna manera para atarlas al futuro de una acción” recalca Bustamante.

A continuación recordamos a nuestros lectores 3 reglas de oro para generar contenido en Social Media:

Credibilidad y Relevancia: Si se quiere ser una fuente o un referente, proporcionar buena información, consejos o cifras sobre la industria a la que se pertenece, información chequeada, actual, relevante al público y fiable. Si puede ser contenido generado de primera mano, mejor. JAMAS usar estrategias o recursos como los citados, que “aten” el futuro de determinadas acciones, solidarias o no, a acumulación de fans o “likes”, la acción es percibida como “chantaje” y por lo tanto, “arrastra” la reputación de la marca en cuestión. 

Consistencia: Respetar una planificación homogénea en cuanto a días y horarios genera una audiencia fiel, que sabe qué y cuándo esperar, es importante no defraudarla.

Engagement: hay maneras alejadas del chantaje que son altamente efectivas para hacer que la comunidad interactúe: imágenes y videos, concursos, consignas ocurrentes, suelen generar respuesta inmediata sin golpes bajos. No perder de vista un tema muchas veces ignorado: los derechos de autor sobre las fotografías. Para evitar inconvenientes, les invitamos a releer éste post donde hablamos de cómo manejarse con fotos en el mundo online y no morir en el intento.