[estudio] Bogotá: muchas startups, poca articulación

Bogota_from_Colpatria_Tower

El ecosistema de emprendimiento de una ciudad hace referencia a todo el entorno que existe alrededor de los emprendedores para que puedan desarrollar su negocio y crear sus empresas. Así que no solo se habla de las organizaciones con las que cuentan los emprendedores sino de la relación que existe entre ellas y los servicios que pueden ofrecer.

El estudio ‘Ecosistema de Emprendimiento de Bogotá’, realizado por la facultad de administración de la Universidad de los Andes a través de su Centro de Emprendimiento, se enfocó en la caracterización de dicho ecosistema, respondiendo a las preguntas ¿quiénes están trabajando? y ¿cómo lo están haciendo?

El estudio surgió por una iniciativa de la Alcaldía de la ciudad en el año 2009 frente a la necesidad de entender cómo funcionaba el ecosistema para evaluar el impacto de los programas desarrollados a nivel público y privado para los emprendedores en temas específicos como la generación de empleo. 

La caracterización del ecosistema se hizo en una primera instancia en 2010 y luego se volvió a repetir en 2012. Los resultados fueron presentados en octubre pasado y se espera que en los próximos meses se publique un libro con los dos análisis que sirva para investigaciones posteriores y como guía para las organizaciones que apoyan los emprendedores para que sepan cómo pueden interactuar en el ecosistema.

Una mayor articulación y especialización de las organizaciones que conforman y que conformarán el ecosistema se presentan como la principal conclusión del estudio y el reto más relevante en la materia. Por su parte, el crecimiento del apoyo a los proyectos de base tecnológica y la falta de financiadores son otros de los aspectos importantes en la caracterización del ecosistema.

Para dilucidar y entender los resultados del estudio invitamos a Andrés Guerrero Alvarado, profesor de la facultad de administración de Los Andes y director del estudio, quien amablemente accedió a charlar con Pulso Social.

Jóse Martin: ¿Por qué hacer este estudio?

Andrés Guerrero: Nosotros teníamos antecedentes en investigación sobre emprendimiento, particularmente con el desarrollo del estudio del Global Entrepreneurship Monitor GEM-; somos una de las cuatro universidades en Colombia que lo hace, con el ICESI y la Javeriana en Cali y la Universidad del Norte en Barranquilla. Además de otras actividades que hemos desarrollado con  emprendimiento y por ser tema de interés de investigación en la universidad, la Secretaría de Desarrollo Económico decidió establecer el convenio con nosotros para dicha investigación.

JM: ¿Cómo fue el proceso de desarrollo del estudio?

AG: Inicialmente hicimos toda la revisión sobre literatura de ecosistemas de emprendimiento y miramos, en particular, varios casos internacionales como el de Chile, Brasil, Barcelona y Boston en Estados Unidos. De ahí tomamos la definición de que el ecosistema de emprendimiento es la agrupación de organizaciones que se relacionan para poder apoyar a los emprendedores.

JM: ¿Cuál fue el enfoque?

AG: Nosotros no hicimos un estudio de la evaluación de los programas de las instituciones para ver si lo están haciendo bien o mal, lo que tratamos de hacer fue caracterizar el ecosistema, es decir, identificar quiénes están trabajando y cómo lo están haciendo.

JM: ¿Cómo se caracterizaron los diferentes tipos de emprendimiento?

AG: En el primer estudio nos enfocamos en dos categorías que define el Global Entrepreneurship Monitor que son el emprendimiento de oportunidad y el emprendimiento de subsistencia. En la actualización del estudio en 2012 incluimos una nueva categoría que es la de emprendimiento de innovación y alto impacto, dado que en el último año ha habido una gran tendencia en las organizaciones a trabajar más con emprendedores de este tipo.

JM: ¿En qué consisten estos tipos de emprendimiento?

AG: El emprendimiento de oportunidad es aquel que le permite al emprendedor identificar una oportunidad en el mercado y crecer. El emprendimiento de subsistencia es aquel en el que un emprendedor desarrolla un negocio para cubrir sus necesidades de recursos y no necesariamente tiene crecimiento. El emprendimiento de base tecnológica está, por lo general, en el emprendimiento de oportunidad pero también en el de innovación y alto impacto. Por su parte, el emprendimiento social puede estar en el de oportunidad si, por ejemplo, el emprendedor está dando una solución social a una región y que se masifique.

JM: ¿Cuáles son los factores fundamentales en un ecosistema de emprendimiento?

AG: Los dos factores fundamentales son la articulación y la especialización que funcionan muy bien y reducen los costos y tiempos de apoyo al emprendedor y le dan una mayor alternativa de conexión de recursos. El emprendedor no solo necesita recursos financieros, necesita asesoría, apoyo, contactos, etc. Si las organizaciones no están articuladas eso no va a pasar porque muy pocas organizaciones tienen todas las características para poder apoyar al emprendedor.

Articulación

El estudio clasifica a las organizaciones en cinco categorías: centros de conocimiento y universidades; centros de asistencia; financiadores; gobierno; gremios y sector privado consolidado.

“Si un financiador no trabaja con un centro de asistencia o las universidades no trabajan con el gobierno o si no hay articulación entre las diferentes organizaciones de esas categorías, el emprendedor se va a ver limitado en la posibilidad de su desarrollo. No hacemos mucho las universidades en apoyar a los estudiantes si no tenemos un financiador que después les ayude con sus proyectos. Si el gobierno quiere incentivar alguna política pública no hace mucho si no existen financiadores apropiados y no trabajan con ellos para los emprendedores. Lo que uno ve en el mundo es que los ecosistemas realmente consolidados trabajan articuladamente”.

Especialización

Los resultados de 2012 muestran que se incrementó la articulación pero la especialización sigue siendo la misma. “Les estamos ofreciendo a los emprendedores en Bogotá lo mismo, no hay una diferenciación significativa entre los servicios que ofrece una organización u otra. En las universidades, por ejemplo, la oferta educativa para emprendimiento es muy parecida y no hay diferenciación en lo particular en el tema tecnológico”.

JM: ¿A qué se podría deber la falta de especialización?

AG: La oferta que hay para los emprendedores en Bogotá no es tan especializada como requeriría un ecosistema de emprendimiento avanzado y con impacto significativo. Para que una organización cambie su oferta de servicios tiene que pasar un buen tiempo, de allí que el estudio se haga cada dos años. El estudio no da una razón del porqué pero nosotros consideramos que las organizaciones se demoran un poco en adecuar su oferta de servicios. Hay dos modelos de organizaciones en el ecosistema: una que atiende masivamente y otra que lo hace a la medida. Y eso, combinado con el costo de atención al emprendedor, no facilita mucho la especialización.

Lo que si vimos es que hay una tendencia a diferenciar entre emprendimientos de oportunidad y negocios más sofisticados como la innovación. Hubo un cambio en la preferencia del emprendedor con el que se quiere trabajar pero no en la oferta de servicios al emprendedor. Es decir, se atiende a los de innovación pero con las mismas herramientas con las que se atendía a los de oportunidad.

JM: ¿En qué grado deben especializarse las organizaciones?

AG: El SENA, por ejemplo, tiene una combinación entre especialización y oferta masiva de servicios. La Cámara de Comercio de Bogotá tiene más una oferta de servicios básicos. Ahora bien, no todas las organizaciones deben especializarse, el problema es que hay buenos niveles de especialización pero el promedio no es alto, es bajo.

Si uno mira los indicadores de especialización y articulación se da cuenta que hay una brecha muy grande, por ejemplo, hay 10 organizaciones muy especializadas pero si miramos de la organización 11 hasta la 120 la especialización cae radicalmente.

JM: ¿Cómo se distribuye el apoyo de las organizaciones a los diferentes tipos de emprendimiento?

AG: Uno de los aspectos analizados en el estudio es que las organizaciones  están dejando de atener emprendedores de subsistencia. En el primer año (2010) la distribución entre las organizaciones que apoyaban emprendedores de oportunidad con los de subsistencia era la misma cantidad. En Bogotá, actualmente, las organizaciones se están moviendo más a emprendedores de oportunidad y alto impacto.

Las organizaciones que apoyan emprendedores en Bogotá lo hacen con emprendedores de oportunidad (39,5%), base tecnológica, innovación y alto impacto (31,6%) y subsistencia (23,7%).

JM: ¿Cuántas organizaciones conforman el ecosistema de emprendimiento de Bogotá?

AG: Para 2012 se contó con un total de 128 actores activos que tienen una capacidad para atender más o menos a 200 mil emprendedores en Bogotá al año, una cifra alta. Las organizaciones líderes del ecosistema o las que tienen mayores niveles de articulación y atención son el SENA y la Cámara de Comercio de Bogotá. Asimismo se destacan otras organizaciones como la Fundación Bavaria, Connect Bogota Region, MinComercio e iNNpulsa. Hay muchas universidades trabajando en el tema, de hecho entre los centros de asistencia técnica y las universidades  se constituye el 70% de las organizaciones del ecosistema.

Algo que sorprende mucho en el ecosistema de emprendimiento de Bogotá es que Colciencias no sea un actor importante. No sale como una organización articulada y que trabaje con otras organizaciones. La modificación que se hizo en 2012 sobre las regalías para promover el emprendimiento y la innovación se hace vía Colciencias, entonces ahí hay un reto importante.

JM: ¿Cómo se puede relacionar a las tendencias económicas con el emprendimiento?

AG: Por ejemplo, si el gobierno define las ‘locomotoras de la prosperidad’, ¿cómo hacer para que los emprendedores se peguen a esas locomotoras? No se trata de que todos hagan lo mismo sino que desarrollen cadenas de valor hacia esos sectores que están generando una dinámica de valor importante. Los emprendedores que no se pegan a las dinámicas económicas pocas veces sobreviven. Ahí las organizaciones pueden dar buenas orientaciones al respecto. Es algo que parece obvio pero que muchas veces no sucede.

JM: ¿Y si hablamos de financiación?

AG: Hay muy pocos financiadores para emprendedores, de hecho han caído en el ecosistema. Siendo Bogotá la capital donde está gran parte del sistema financiero realmente no hay financiación para emprendedores porque esa financiación es muy específica. Los mecanismos financieros son diferentes y realmente no hay una oferta financiera consolidada para esto. Prefieren financiar a empresas consolidadas más que a emprendedores.

Ahora bien, una cosa son los financiadores y otra es la financiación. Algunas organizaciones que no necesariamente son financiadores han cubierto esa brecha de los que se han salido, por ejemplo, iNNpulsa, la Fundación Coomeva –tiene mecanismos de financiación específicos para emprendedores- y organizaciones como Venture South y Eclof. El sector financiero tradicional está muy alejado del tema.

JM: ¿Se hará nuevamente el estudio para 2014?

AG: No sabemos si sigamos contando con el apoyo de la Alcaldía para que el estudio se siga haciendo cada dos años pero nosotros desarrollamos la metodología y vamos a continuar haciéndolo. También está la posibilidad de desarrollarlo en otras ciudades del país y en otras ciudades de Latinoamérica.

 Retos del ecosistema 

  • Generar nuevas propuestas de valor por parte de cada actor que ingrese al ecosistema 
  • Continuar con los procesos para incrementar la articulación entre las organizaciones 
  • Proveer más financiación a través de instrumentos apropiados para el emprendedor 
  • Incentivar la especialización de las organizaciones en cuanto a los servicios para los emprendedores y los tipos de emprendimiento. 
  • Conectar más a los emprendedores con las tendencias económicas de la ciudad y del país a partir del apoyo de las organizaciones.