Menu Superior

Elevator Pitch, olvídate del reloj céntrate en la historia

A todos nos gustan las historias, ellas son la razón principal por la cual seguimos asistiendo a los cines, vemos películas, series, telenovelas, leemos libros, nos gustan las canciones y dependiendo de quién es el comunicador, escuchamos o vemos los noticiarios.

El éxito de alguien que cuenta chistes depende de su habilidad de contarnos la historia y engancharnos para escucharla completa, porque seguramente ya nos lo sabemos o podemos imaginar el final pero no el desenlace que nos lleva a la franca carcajada.

Elevator Pitch

Elevator Pitch
Some rights reserved by aaronpareck

Como el contar historias es lo mejor que hacemos, las contamos cuando platicamos con los amigos, compañeros y especialmente cuando contamos de qué se trata nuestra startup. Contar esta historia está muy bien cuando la compartimos con los medios o en nuestros blogs, inclusive cuando hay tiempo o estamos haciendo un tour de inmersión a nuevos empleados, cuando no está muy bien es cuando tenemos que contar qué hacemos a un posible inversionista. El recurso más usado es el “elevator pitch” en el que tienes que contar todo en menos de 3 minutos que sería lo que tarda un elevador en llegar de la planta baja a un quinto piso.

El problema es que este tipo de pitches ya no es muy funcional porque todos, especialmente los CEO’s y la gente que estamos ya tan apegados a la internet y al abrumante flujo de información que tres minutos muchas veces es mucho tiempo, por lo que tengo algunas ideas para que el famoso “elevator pitch” sea mejor aprovechado.

Uno de los ejercicios que me gustan es el de Pixar, saben contar historias, saben entretener y además tienen todas la misma estructura: Había una vez-todos los días- un día-entonces-entonces-entonces-hasta que al final. Si puedes establecer tu argumento con esta clave y muy conciso, vas a estar muy bien. Otra técnica es la de “una sola palabra” piensa en marcas que son así: just do it, no tiene precio, kleenex, etc. estas marcas con una sola palabra te hablan de un concepto, una historia, la reputación es otra cosa.

La técnica de la pregunta funciona muy bien. Cuando haces afirmaciones, la gente responde siempre de manera pasiva, cuando les haces preguntas, el obligarles a responder los hace meditar las respuestas y por consiguiente tu mensaje y pueden o no estar de acuerdo contigo, pero obligar a razonar, posiciona mejor tu idea en la mente de la gente. La técnica de Twitter, ya sabes, son 140 caracteres con los que tienes que expresar una idea y te obliga a sintetizar tu mensaje, por otro lado, igual que en twitter, el nivel de Call to action ya está inserto en nuestros cerebros y si les pides que visiten un sitio, seguramente lo harán.

Si tiene que ser por correo electrónico puedes aprovechar las tres características que debe tener un correo electrónico que siempre sea abierto: Utilidad, si hay algo que sabemos que puede afectar nuestra posición laboral o nuestro trabajo (en buen y mal sentido) siempre vamos a abrirlo. Curiosidad: si no afecta directamente a tu trabajo, que te de curiosidad abrirlo o que genere cierta incertidumbre, no falla.

Sé específico: Trata de ser muy concreto con tiempos, lugares y acciones, si divagas no concretas. Siempre sugiere la siguiente acción, eso pone en cierta presión positiva la perspectiva de que eres una persona de resultados y que no vive con “juntitis”.

El juego de la rima: “para todo mal, mezcal, para todo bien..también y si no hay más remedio…litro y medio” Estuve en una degustación de tequilas y mezcales organizada dentro de un congreso internacional de tortuga marina, la marca que más vendió fue la que hizo juegos de palabras, hasta hoy puedo recordar muchos detalles cada vez que escucho la rima porque el cerebro tiende a encontrar sentido en el juego de palabras y se mantienen más en la memoria.

No hace mal tener alguna de estas estrategias alternas preparadas por si el elevator pitch parece que no funciona, la idea es que tomes el que más te gusta o te hace sentido de acuerdo a tu personalidad, recuerda que para contar una historia, es más fácil si tu la viviste o la vives como tu startup, es mejor cuando toma poco tiempo contar si dejas los detalles fuera.