El fantasma de las “down round”: las consecuencias de sobrevalorar tu startup

moneda

Una “down round” es una ronda de financiación o “round” en la que la valoración de las participaciones sociales o acciones de la startup es inferior a la ronda realizada con anterioridad.

En la práctica, el “down round” se produce cuando la valoración de la nueva ronda de financiación es excesivamente elevada, una práctica que es bastante usual en la comunidad emprendedora.

“Cuando se efectúan valoraciones demasiado elevadas en las primeras rondas de financiación de una start up, puede suponer obstáculos para que inversores potenciales apuesten por la startup. Si un inversor que ha entrado en las primeras rondas, sufre una “down round”, significa que en su momento adquirió acciones de una empresa sobrevalorada, ya que los nuevos inversores han enttrado en el capital con una valoración inferior al inversor actual” explica Carlos Guerrero, co -fundador y abogado capital riesgo,  M&A de startups tecnológicas y concursal de MAB Legal & Corporate.

Según el especialista, las consecuencias de haberse excedido en la valoración de las rondas de financiación previas es principalmente la dilución de los socios actuales, entre ellos los inversores de la startup, la verificación que la aportación financiera realizada en su día no corresponde con el porcentaje de acciones que recibió en la ronda precedente, la posibilidad que el inversor actual impida la entrada de nuevos socios valoran la startup por debajo de sus expectativas, etc.

¿Se puede escapar de una “down round”?

Pero no todo es pena. Las cláusulas o mecanismos antidilución tienen como objetivo evitar que futuras ampliaciones de capital, reduzcan el porcentaje de la start up de los socios beneficiarios de estas cláusulas.

“El caso más habitual en la práctica es la dilución de los socios cuando en una nueva ronda de financiación con emisión de nuevas participaciones la valoración de las participaciones es inferior a la realizada con anterioridad, perjudicando a los actuales socios y en concreto al socio inversor que adquirió unas participaciones a un precio sobrevalorado o simplemente la sociedad ha destruido valor” puntualiza Guerrero.

Para evitar la dilución, se otorga un derecho a los socios beneficiarios de la cláusula (venture capital) por el cual, si la startup realiza una nueva emisión de participaciones sociales con una valoración inferior a suscrita por el socio inversor, éste podrá ejercer su derecho a la emisión de participaciones para compensar la dilución de la ampliación.

“En este caso, los que salen perjudicados son los socios emprendedores, ya que la compensación de la cláusula antidilución se produce en perjuicio de los socios emprendedores que no se protegieron ante esta contingencia, sin perjuicio de la posibilidad que disponen los socios emprendedores o fundadores de negociar cláusulas que mitiguen la inclusión de una cláusula antidilución a favor del socio inversor” concluye.

 

 

 

 

 

 

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa