Las emociones (buenas y no tanto) que nos genera Internet

desesperación

Cada vez estamos más conectados a Internet. Al pasar más tiempo en la Red e involucrar más aspectos de nuestra vida -que antes hacíamos de forma presencial- como comprar un producto, adquirir un servicio o charlar con un amigo, es tan solo un ejemplo, nos encontramos a diario con situaciones que nos generan emociones.

La frecuencia del tiempo que pasamos en las Redes Sociales, lo que allí leemos; la frecuencia de los mensajes en el chat o de cuánto tiempo pasamos frente al computador; incluso, el hacer cosas que se supone que no deberíamos hacer, son situaciones que también nos generan emociones y que hacen parte de nuestra relación con eso que llamamos Internet.

Thought Catalog escribió un post sobre la psicología y la Internet, Five Emotions Invented by Internet y el artista gráfico Pei-Ying Lin lo convirtió en  la infografía que reseñamos aquí.

  • Ansiedad: cuando paran de llegar mensajes desde el chat o Skype, por ejemplo.
  • Rabia: repentina —e irracional— en respuesta a la lectura de un tuit   (o un mensaje de Facebook o de Google Plus, etc).
  • No poder despegarse de la computadora por un largo periodo de tiempo. Muchas pestañas abiertas en el navegador, un documento abierto en Microsoft Word, una ventana de chat en GTalk y un cliente para Twitter. Se puede caer en la desesperación.
  • Vergüenza de hacer cosas que se supone que no deberíamos hacer. Por ejemplo, espiar a los exnovios, ver pornografía o un video que signifique pérdida de tiempo.
  • Fatiga: la sensación para cuando se escribe o investiga algo en línea.

 

Fuente de la imagen destacada