Ciberocupación: un peligro latente que puede costarle caro al emprededor

ciberrobo

En la actualidad son muchas las empresas que disputan la recuperación de sus dominios tomados por ciberpocupas. En algunos casos, se demuestra “mala fe” por parte de los ocupantes de los dominios y mediante el desembolso de sumas de dinero, el desenlace puede ser positivo.

En otros, las compañías recurren a instancias judiciales para recuperarlos, desgastantes e interminables, que pueden hacer que pierdan más de una década en el proceso y grandes sumas en abogados. Sin embargo no siempre logran recuperarlos.

Esta acción por parte de los ciberocupas nace como parte de la tendencia de comprar rápidamente dominios que coincidan con marcas o nombres famosos, para luego cobrar rescate, lo que implica que los dominios son ya un gran capital de marca para las empresas.

“Entre los usuarios de Internet está instalado que la mirada de los ciberocupas apunta únicamente a grandes corporaciones, exportadoras, famosos o deportistas exitosos. Pero la realidad es que muchos emprendedores y pequeños empresarios no ven la luz amarilla en el proceso de crecimiento y descuidan su dominio en Internet” señala Fernando Llorente, de Comunicación y Contenidos de puntodominios.com

¡Alerta! También para los emprendedores

Para no ser víctima de ciberocupación el emprendedor debe tener en cuenta algunas cuestiones básicas para concretar una prolija estrategia de registro según Llorente:

El primer paso es ver si el dominio asociado a su marca se encuentra disponible y registrarlo.

Luego identificar que otros similares que puedan derivar tráfico a la página de negocio. Por ejemplo, si la firma registra tusmartphone.com, también debería registrar tumovil.comtucelular.com o tullamada.com. De esta forma podrá cubrir búsquedas de potenciales clientes y derivarlos a su sitio web.

Otra cuestión a tener en cuenta es pensar a futuro el negocio, y la posible expansión territorial. Es otra de las claves a la hora de registrar un dominio.

Siguiendo la misma lógica, si la marca es tusmartphone.com, también podría proteger el dominio registrando las extensiones de cada país (ccTLDs) en donde posiblemente, o no, se presenten a futuro oportunidades de negocios, por ejemplo en Brasil con .BR, México .MX, Venezuela .VE, etc.

“Muchos emprendedores que quisieron atravesar las barreras del país, se encontraron con los ccTLDs (extensión de dominio reservada para un país determinado) ocupados y trabaron el proceso de expansión” señala.

Pero con realizar este proceso no basta. También es clave designar, dentro de la estructura de la empresa, la persona adecuada y capacitada para administrar un capital tan valioso como son los dominios para una empresa.

“Esa persona se encargará de seguir el vencimiento de los dominios y registrar nuevos cuando la empresa lo requiera. Con la designación no sólo se puede evitar el fracaso de la estrategia de registro, sino también de un negocio” puntualiza.

Otra medida es registrar la marca con la extensión .XXX (relacionada a la industria de contenido para adultos)  y proteger de esta manera la reputación de la misma, evitando que alguien publique contenido inadecuado bajo el dominio de la empresa y que los clientes lleguen de alguna forma a ese contenido.

“Ahora bien, si un emprendedor omitió las cuestiones detalladas más arriba, posiblemente se encuentre con que el dominio de la marca fue registrado por un ciberocupa o un competidor. Este descuido puede significar para la empresa grandes pérdidas de dinero, tiempo y trabas para expandirse” advierte Llorente.

Un dominio registrado por un ciberocupa puede ser usado de mala fe y con fines netamente económicos ofreciéndolo para la venta, alquiler o transferencia. “En este caso, la recuperación del dominio se puede plasmar en una mediación económica entre las partes. En otras ocasiones se llega a una contienda judicial que puede durar años y resultar muy costosa debido a los honorarios de abogados y árbitros internacionales” agrega.

En el sitio www.puntodominios.com se pueden encontrar gran cantidad de tips para cuidar las espaldas de los dominios.

 

 

 

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa