Estandarizar: la industrialización del software

free-software2

Hace algunos días reseñaba el emprendimiento que busca facilitar la generación de software para desarrolladores y empresas a partir de bases estandarizadas en línea, EasyDev. Dentro de las ventajas que puede proporcionar esta iniciativa está la de permitir que sin importar cuál sea el ‘desarrollador de turno’ en una compañía, el crecimiento del software sea escalable.

Dicho emprendimiento partía de la base del ahorro de tiempo y recursos en la generación de software pero también de que muchas compañías cuentan con un modelo artesanal y empleados que desarrollan a su modo las necesidades de aquellas.

Es así como se hace necesaria la industrialización del software en el sentido de establecer un modelo estándar para todos los desarrolladores. El convenio de cooperación entre la Federación  Colombiana de la Industria del Software y Tecnologías de la Información –Fedesoft– y  la Asociación de Servicios de Información de Taipéi –CISA-, firmado en los meses pasados, le ayudaría a Colombia a mejorar sus cifras de industrialización del software en un 20% en el primer año, según Shao-Lin Hu, directora de la División Económica de la Oficina Comercial de Taipei.

El convenio tiene como objetivo la promoción de la industria del software y TI entre Taiwán y Colombia para que se fortalezca el desarrollo del sector tecnológico en un 70% en los próximos años para ambas partes.

Una de las problemáticas actuales para las compañías de software es que la arquitectura de desarrollo a implementar está en manos de los conocimientos de los empleados, lo que conlleva a tener software diseñado a la medida, sin un modelo de escalabilidad y con los alcances específicos generados por los propios desarrolladores.

Por su parte, la rotación de los empleados en una compañía impide la continuidad y crecimiento de las herramientas pues, en ese sentido, si llega un nuevo desarrollador habría una nueva política de desarrollo.

Javier Moreno, ingeniero de sistemas y CIO de EasyDev, desde la concepción de su emprendimiento, entiende el problema de la no estandarización y afirma que “muchos de los egresados buscan orientarse hacia algún lenguaje de programación pero no todos empiezan a desarrollar con frameworks o estándares.  Ellos buscan tener algo estandarizado de lo cual puedan agarrarse y escalar”. Moreno también está de acuerdo con que las empresas que no desarrollan software tienen la necesidad de una base organizada con estándares y funcionalidades que permitan el desarrollo de software más fácil y rápido cuando, por ejemplo, desean iniciar su departamento de TI.

La cifra de los US$984 millones que Colombia ganó en desarrollo de software interno y US$46 millones en exportación indica el desarrollo en el que se encuentra el sector pero, asimismo, la falta de definición de una industria de software consolidada.

Muchas empresas han encaminado sus procesos utilizando diversos estándares que han mitigado la situación pero el problema pasa del desarrollo artesanal a un modelo de producción de software que permita una escalabilidad mayor y en el que se tendrían ventajas como la eficiencia y efectividad de la industria, recurso humano formado y capacitado, aumento de la productividad y comercialización de los desarrollos.