Objetos sociales

Content Syndication infographic
Content Syndication infographic Algunos derechos reservados por Chris Heiler http://www.flickr.com/photos/landscape_leadership/

Definiciones van y vienen, pero los usos terminan por clarificar estos significantes al rededor de los objetos sociales. Para mi, un objeto social es un “algo” como fragmentos de objetos multimedia que son estratégica mente creados para poner a disposición de nuestros consumidores y provocar que sean ellos mismos quienes generen contenido que sea más creíble que el que nosotros como agencias podemos generar. Este contenido puede regresar a nosotros en prácticamente cualquier formato porque depende de las habilidades creativas de nuestros fans o consumidores.

vicentico
vicentico
Algunos derechos reservados por ºNit Soto
http://www.flickr.com/photos/edith_soto/

Los objetos sociales suponen siempre la socialización de información en distintos formatos, especialmente las fotografías en lugares como Flickr o los videos en YouTube. El término, por si ocupan, fue atribuido a  Jyri Engeström en el 2005 y popularizado por Hugh MacLeod en el 2007 gracias a una caricatura. Pero más allá de las definiciones, los usos han sido lo que pone de cabeza a muchas marcas porque lo primero que deben hacer es aprender a dejar ir, entendiendo que la reputación es lo único que en realidad la marca puede poseer, así que la primera regla es la más complicada. La segunda regla es que una vez que has dejado ir, pongas a disposición de la gente estos fragmentos de contenido que puedan ser utilizados una y otra vez. La tercer regla, es que las reglas de uso, deben ser lo suficientemente claras para que esos contenidos que genera la gente por ti, puedan mantenerse en circulación y entonces regresar a los ciclos de creación de la gente para que puedan seguir mutando en más material que puedes usar.

Un ejemplo de uso de estos objetos fue una campaña que llevé para Grupo Modelo con Reventour en el 2007, en ese entonces la idea era grabar en video y subir a las redes sociales como MySpace los conciertos, luego de muchas complicaciones técnicas, decidimos hacer lo que era más obvio: ver en youtube los videos de los fans y usarlos en los sitios. He de decir que primero escribimos a los autores del video si podíamos usar sus videos y a los que respondían que si, les notificábamos de su aparición en el sitio, eso, como era de esperar nos atrajo tráfico casi de manera instantánea. Esos objetos sociales significaban un valor importante no en el contenido per se, si no en el reconocimiento de la marca al cliente, cosa que después se transformó en una colaboración a la gira por parte de los consumidores que diseñaron e imprimieron más de cuarenta millares de volantes para promover el concierto en sus ciudades.

El miedo principal de todos es que estos materiales, que además si violan de alguna manera las reglas de los conciertos de no grabarlos, terminaran siendo mal usados, pero con un poco de confianza y reglas, pueden ser tomados por los consumidores como un tema de respeto a la marca que les da beneficios directos como el de poner mas cerca de la gente a los artistas que idolatran, que es algo que muy pocas veces ellos solos pueden hacer y que saben agradecer cuando se les da la oportunidad, por no hablar de la impronta que les provoca la marca, especialmente en aquellos que aún no tenían la edad legar para beber cerveza y que seguramente sea la primera que compren una vez que sean mayores de edad.

Acerca del autor

Antonio Salgado

Ph.D. in computer sciences, neurosciences and brand psychologist, he’s the R&D/CMO at Koers Idea Center, Education community director at the Social media club México.Partner at D4DR.tv. Instructor and collaborator at Mindwave and Mamá Digital. Proud Dad.