Chile, Panamá y Costa Rica a la cabeza en el ranking de competitividad de Latinoamérica

america_latina

Siempre que se habla de competitividad existe una serie de variables que pueden llegar a hacer que un país tenga una mayor capacidad en la consecución de un fin que otro. Es claro que no se corresponde a un solo aspecto sino a la suma de varios y es allí desde donde hay que observar el estudio realizado por el Instituto de Competitividad Aden, una red educativa de negocios de origen argentino.

El enfoque utilizado para realizar el ranking de cada país utiliza un enfoque basado en la capacidad que tiene una sociedad para incrementar sus niveles de bienestar y hacer frente al desafío de la competencia en una economía globalizada.

La tecnología y el acceso a ella es uno de los aspectos que considera el estudio para evaluar la competitividad y calcular el Índice Complejo de Competitividad (ICC). Una mirada general sobre los factores que han incidido en el ICC de los países mejor posicionados concluye que el acceso a la tecnología y su crecimiento son determinantes, junto a otros aspectos que pueden variar de un país a otro.

Chile y Panamá se encuentran a la cabeza del ranking con un puntaje de 81,4 y 74,7 respectivamente, sobre un máximo de 100 puntos posibles, establecidos a partir de los diez aspectos que ADEN considera para el estudio: cobertura de necesidades básicas, aspectos institucionales, infraestructura, estabilidad macroeconómica, salud, educación, expectativas de la población, competencia en los mercados, eficiencia en las relaciones laborales y acceso a la tecnología.

El siguiente grupo en el ranking está compuesto por cuatro países: Costa Rica (72,9), Brasil (72,2), México (71,8), Uruguay (71,6). Este grupo se caracteriza por tener un muy buen nivel competitivo con avances y desarrollos importantes enfocados en áreas de infraestructura, tecnología y estabilidad macroeconómica.

Colombia (67.4), Perú (67,4) y Argentina (65,4) se encuentran en el siguiente grupo y aunque son naciones más grandes, si se comparan con Chile, Panamá y Costa Rica, han perdido terreno por tener ritmos de desarrollo menos acelerados.

En el caso de Colombia algunos factores como la estabilidad macroeconómica y aspectos institucionales se apuntan como las principales razones para ubicarse en el séptimo puesto. Con respecto a la medición anterior se mantuvo en el séptimo lugar.

Para el caso de Argentina cabe citar un caso específico de falta de acceso a la tecnología y cómo incide en la competitividad: Argentina pierde competitividad por falta de acceso a tecnología iOS, aseguran emprendedores.

Más abajo se encuentran dos países que buscan integrarse al grupo de Colombia pero no lo han logrado: Ecuador (64,3) y El Salvador (63,3). El primero presenta deficiencias de infraestructura e institucionales mientras que el país centroamericano tiene problemas de seguridad ciudadana, factores fundamentales que evitan un mejor posicionamiento competitivo.

El penúltimo grupo se caracteriza por tener países que en diferentes grados presentan retrasos importantes debido a problemas principalmente asociados a inseguridad, inestabilidad macroeconómica, expectativas e infraestructura: Guatemala (60,4), Paraguay (60,4), República Dominicana (60,2), Honduras (59.2), ) y Nicaragua (58,3)

Por último, encontramos a Venezuela (57,1) y Bolivia (55,7) en el fondo del ranking de competitividad en América Latina con problemas comunes de inestabilidad macroeconómica e institucionales insertados en realidades económicas y sociales diferentes.

El ranking viene realizándose semestralmente desde 2010 y se basa en información proporcionada por las principales entidades oficiales de cada país. La estimación corresponde a octubre de 2012.

Acerca del autor

Jóse Martin

Periodista que amalgama los viajes, la comida y la música. Editor en tecnología, negocios, emprendimiento e innovación en Latinoamérica. En Twitter: @Jotmartin