Tips para un emprendedor en el arte de presentar

presentacion

Un emprendedor siempre está comunicando. Ya sea compartiendo su idea con futuros miembros del equipo emprendedor, convenciendo a sus mentores de que tiene las cosas claras o contagiando a los inversionistas del éxito de su iniciativa. Siempre está en función de una ‘presentación’ que le permita cumplir unos objetivos en relación con el rol que cumplen sus diferentes audiencias. Lo cierto es que en los famosos pitch o discursos cortos o en las ruedas con inversionistas, la forma en la que se presenten las ideas representa un alto porcentaje para que se cumplan dichos objetivos.

En el marco de la Primera Jornada de Encuentros Emprendedores realizada por el equipo Apps.co UNAB en la ciudad de Bucaramanga, William Castillo desarrolló el tema ‘El arte de presentar’, en el que expuso diversos aspectos y consejos a la hora de transmitir las ideas. Él es coordinador del equipo de producción de la UNAB -Universidad Autónoma de Bucaramanga- Virtual, docente del programa de Comunicación Social y posee experiencia en comunicación y producción de medios digitales.

Principios en el arte de presentar:

El arte de presentar es una forma más de comunicar y su fin es motivar.

El diseño no es decoración. Innovar en la forma de presentar algo no es solo salirse del estándar, sino que hay que agregarle valor.

El manejo del tiempo: por querer hacer entender algo lo explicamos y lo volvemos a explicar y eso puede terminar confundiendo a quien nos escucha. (Aplica para los pitch o discursos cortos)

¿Cuáles son las palabras que se escogen para expresar las ideas? Que generen recordación, sensaciones, emociones.

Diferencie, para que se acuerden de usted.

Equivocarse pero saber capitalizar los errores como aprendizaje.

Al crear historias lo que se hace es generar sensaciones en quien las escucha. Más efectivo que hablar de números y estadísticas es contar una historia que allane el camino para hablar de esos números.

Convertir todo aquello que queremos vender en una historia.

Llegar a las personas partiendo de los problemas como experiencias personales y cercanas y no como problemas globales y lejanos. Aunque para un inversionista, por ejemplo, puede ser más relevante escuchar que la dimensión del problema y la escalabilidad de la solución son globales, se trata de que la audiencia sienta propios los problemas o las ideas que se exponen.

Si se va a hacer negocios en otros  países y continentes,  es indispensable tener en cuenta la llamada la ‘rueda del color’.  Las diferencias culturales y de hábito, no son detalle, son pieza fundamental para la comprensión del mensaje que queremos comunicar. El significado de los colores para diferentes culturas. Algunos negocios pueden fracasar por el color que se utilice.

Muchas veces existe una preocupación por “qué le falta a la presentación” cuando se debería pensar más bien en “qué le quito a la presentación”.

Consejos prácticos:

Evitar la proliferación de datos, porque también pueden hacer confundir a la audiencia.

Evitar demasiadas viñetas cuando se trata de sintetizar. Muchas viñetas confunden y no dejan en claro nada.

Fotografías grandes y limpias para una mejor claridad en el mensaje.

Antes de hacer una presentación es muy importante saber a quién le vamos a hablar. Manejar el tema y conocer la audiencia.

Crear historias para que la audiencia se encuentre con uno. Es una forma válida de ‘romper el hielo’.

Uno de los principales problemas de presentar es el tiempo porque casi nunca alcanza. Entre mayor sea el tiempo de planificación y estructuración de la presentación mejor va a ser el manejo del tiempo.

Creer que en una presentación ‘todo es importante’ es falso. Hay detalles y cierta información que está implícita o que se puede minimizar para que el contenido sea más efectivo.

Un texto muy interesante sobre el uso del color es Trucos coloristas para una presentación sobre ruedas, en el que se identifican los colores en la rueda cromática -fundamentales, secundarios, contrastantes, armónicos, cálidos, etc.- y sus posibles usos.  También incluye algunos consejos como la identificación del contexto de quien habla y de lo que habla para escoger colores adecuados y la coherencia a través de la presentación en su totalidad: usar la misma paleta de tonos para todas las diapositivas refuerza el mensaje en vez de diluirlo.

Un instructivo para apoyarse en el tema del ‘arte de presentar’ es el libro Presentation Zen de Garr Reynolds.

Fuente de la imagen destacada