Fraude Electrónico: Comercios de LatAm pierden USD 280 millones al año

fraude

Las firmas CyberSource y el eInstituto diseñaron un estudio que compara con los resultados en Norteamérica y Europa en materia de fraude electrónico.

Según el informe, el comercio electrónico B2C en América Latina se duplicó en los últimos dos años y las estimaciones señalan un buen horizonte: el fin de 2012 se cerraría con unos 54.500 millones de dólares con un pronóstico para el cierre de 2013 cercano a los 70 mil millones.

Si bien respecto del PBI interno de la región llega aproximadamente al 2%, el B2C del comercio electrónico resulta bajo sin embargo, respecto por ejemplo a Estados Unidos, donde asciende al 6%.

“Hay un crecimiento sostenido, que significa un gran atractivo para las empresas de la región que día a día se incorporan a la economía digital. Sin embargo, no hay que olvidar que tenemos que seguir trabajando para que el desarrollo sostenido sea en pos y a partir de las buenas prácticas en Internet” señala Marcos Pueyrredón, Presidente de eInstituto.

La estimación de la investigación es que las pérdidas totales de ingresos para Latinoamérica y Caribe en términos de prácticas vinculadas con el fraude electrónico asciende a de 280 millones de dólares anuales, un número que es necesario reducir drásticamente para el bien del negocio en la región.

“Para los compradores en línea es muy  importante que los comercios tengan herramientas sofisticadas de prevención para que esto fomente confianza en la transacción. Esto es particularmente importante para los compradores que usan débito. Asimismo, es importante minimizar el número de clics  necesarios para comprar en línea y así reducir los abandonos” indica en el marco de la investigación Mauricio Braverman, Vicepresidente de AMIPCI, México.

Si bien Latinoamérica es una de las regiones de más rápido crecimiento del e-commerce en todo el mundo, el fraude y la preocupación por la seguridad son barreras que dificultan el crecimiento: la seguridad en línea aparece una y otra vez como un gran obstáculo por parte de vendedores y compradores.

El blanco: las más pequeñas

El estudio señala que las organizaciones con menos de US$50 millones de ingresos por ventas electrónicas son particularmente vulnerables, un patrón similar a lo que ocurre con sus pares de Norteamérica.

¿La razón? Muy sencilla, hay más posibilidad en las empresas más pequeñas y medianas de ser atacadas por defraudadores dado que no llegan a ser lo suficientemente grandes para estar en el radar de los ciberdelincuentes, pero pequeñas como para contar con la estructura para atacarlas.

El índice promedio de contra cargos (ver estudio) de los encuestados fue casi un 75% más alto que en el caso de Norteamérica, esto quiere decir que se revisan más órdenes que en Norteamérica y Europa.

Sin embargo, como contrapartida hay oportunidad de reducir aún más los costos por fraude en línea, mejorar la experiencia de compra del cliente y perfeccionar las operaciones de prevención de fraude en línea.

De acuerdo con el informe, las organizaciones pueden alcanzar un índice de fraude del 0% a expensas de rechazar todas sus órdenes (y por lo tanto, las ventas en línea) o pueden reducir los costos generales a prácticamente cero con tan solo no realizar revisiones manuales (y correr el riesgo de sufrir mayores pérdidas por fraude en línea)

Entre los puntos profundizados, es interesante puntualizar el apartado dedicado a una visión general del proceso de prevención de fraude. El Risk Management Pipeline (proceso de administración de riesgo, ver estudio) es una  estructura diseñada para ser usada por las organizaciones con el fin de poder evaluar su desempeño en áreas claves de las  operaciones de evaluación de fraude en línea, muy interesante y accesible para organizaciones pequeñas.

Desde PulsoSocial recomendamos la lectura del informe para todos aquellos involucrados en el comercio en línea dado que agrega otros parámetros de la industria que pueden servir como un buen punto de partida para mejorar las prácticas de toda la comunidad.

El estudio completo se puede descargar acá

 

 

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa