Startups educativas,inversión a largo plazo

3_things_splash
3_things_splash Algunos derechos reservados por wecometolearn http://www.flickr.com/photos/wecometolearn/

He visto como muchas startups inician, muchas son básicamente servicios muy útiles pero de aplicación o de negocios o general, rara vez he visto una que sea de tipo educativo y las pocas que he visto en ese corte, terminan evolucionando en aplicativos editoriales (muy útiles) o simplemente mueren en el intento. Como Education Community Director en el Social Media Club México y Director en Koers Idea Center, constantemente estoy revisando y recomendando  aplicaciones y programas que puedan apoyar temas de instrucción, capacitación o entrenamiento, pero en español he visto muy pocas que en realidad piense yo que pueden sobrevivir al tiempo o al ecosistema de la educación semi formal.

Smartphone as Child Toy
Smartphone as Child Toy
Algunos derechos reservados por IntelFreePress
http://www.flickr.com/photos/intelfreepress/

3_things_splash
3_things_splash
Algunos derechos reservados por wecometolearn
http://www.flickr.com/photos/wecometolearn/

Muchas veces el problema no está en el app, si no en el paradigma del emprendedor o de quién la concibe: no es un problema de calidad, la persona promedio piensa en que es un problema de costos. El crecimiento de los startups educativos no crecen igual que otros emprendimientos, su curva de crecimiento suele ser menos pronunciada y de largo plazo. Muchas oportunidades no están realmente en las escuelas, ni en los mercados donde nos dicen que hay mayor penetración de los móviles o de la red, están justo en quienes se piensa que no podrían adquirir un smartphone pero que sí lo tienen.

Por lo menos en México, los startups educativos no tienen mucha oportunidad si le tratan de vender a la secretaría de educación por los requerimientos normativos que solicitan como estructura legal y de soporte, por no hablar de lo que muchas veces hay que repartir en dinero para que pueda al menos ser considerada como viable, a menos, claro, que tengan contactos importantes que puedan evaluar las apps sin tener que perder recursos. Por otro lado, intentar vender en escuelas privadas puede ser una mejor vía de adopción, no es normal pero muchas de las escuelas privadas que son pequeñas, están más dispuestas a probar alternativas que los ayuden a escalar la matrícula y ser más competitivos entre escuelas de tamaño similar. Igual que en otros países, tienes a dos grupos que piensan distinto, al menos en la semántica, sobre la economía de la educación, quienes invierten en startups, piensan en la educación y el entrenamiento en una inversión que va a redituar en un mediano o largo plazo, pero quienes van  a usar estas apps, piensan en términos de costo en un corto plazo y que es ahora y que no están seguros que vaya a redituar.

Recientemente he estado visitando algunas escuelas con estos tamaños pero dando consultoría en Cyberbullying y se me parece más evidente la problemática de la inversión de los recursos por parte de las escuelas para poder ofrecer a los padres de familia sistemas de reportes, tareas, BYOD y control de los contenidos para sus hijos. Luego por otro lado las actitudes de los padres ante el dinero que pagan, la percepción es de costo y los beneficios que en automático deberían ser capaces de ver una vez que se les pide este recurso. Desgraciadamente una escuela privada es un negocio, un emprendimiento que debe generar recursos para mantener las operaciones de educación y estancia de los niños o los jóvenes, si como startup puedes mediar el costo y la inversión, estar contento con el beneficio social y educativo a largo plazo, creo que podrá ser un buen negocio con una motivación social importante.

Acerca del autor

Antonio Salgado

Ph.D. in computer sciences, neurosciences and brand psychologist, he’s the R&D/CMO at Koers Idea Center, Education community director at the Social media club México.Partner at D4DR.tv. Instructor and collaborator at Mindwave and Mamá Digital. Proud Dad.