Madhu Natarajan: “En mi compañía celebramos el fracaso”

Madhu

Madhu Natarajan siempre ha basado sus éxitos en el fracaso. Puede que la lógica occidental no se acomode a este punto de vista, pero precisamente es porque se trata de una mentalidad diferente. Originario de la India y residente en Estados Unidos desde hace más de 10 años, es CEO de Odessa Technologies Inc., una empresa de tecnologías de la información en leasing creada en 1998 y líder en su industria.

Fue speaker y jurado del Startup Weekend Bogotá y con mucho agrado aceptó una entrevista para PulsoSocial.

PulsoSocial: ¿Cuál es el papel del emprendimiento en tu vida?

Madhu Natarajan: Hace 15 años mi compañía comenzó con una idea y un espíritu empresarial y por eso para mí ahora el emprendimiento es muy interesante y de alguna manera es sentimental porque es algo personal también. Estar aquí con los equipos emprendedores me recuerda cuando yo estaba en esa fase. Yo sé cuál es el valor de estar acá y el dolor que puede significar lograr el éxito, por eso considero que hay que trabajar duro para avanzar en la generación de ideas, ya que sin ellas no tenemos innovación, sin innovación no tenemos progreso y sin la eliminación del miedo a fracasar no podemos hacer nada.

PS: ¿Cómo analizas ese concepto?

MN: En mi compañía celebramos el fracaso. Es un concepto que creo que en Colombia es difícil de acoger desde el aspecto cultural. Es una idea que surgió cuando monté mi compañía y dijimos, hay que motivar la innovación y para fomentarla tenemos que abrazar el fracaso. Y cada año en mi compañía celebramos el gran fracaso del año anterior. Así hemos aprendido más por errores y fracasos que por los mismos éxitos.

PS: Entonces, ¿los fracasos se convierten en una necesidad?

MN: La realidad es que la mayoría de las ideas que creamos son fracasos, no es una exageración. Las ideas exitosas son pocas, por eso tenemos que aceptar la realidad: para tener una idea exitosa necesitamos fracasar, necesitamos de los errores para romper las cadenas del miedo a fracasar.

PS: ¿Es el fracaso fundamental para los negocios?

MN: Todos los errores que hemos cometido están en un libro de fracasos. Yo podría escribir un libro solamente sobre los fracasos que hemos tenido con los clientes, con las estrategias que tuvimos, con las personas que adicionamos, porque un negocio es como una persona, el negocio tiene su propia mente, su propia vida y como humanos siempre vamos a tener fracasos. Eso es parte de la vida y es lo mismo con los negocios.

La diferencia entre un negocio exitoso y otro no tan exitoso, en mi opinión, radica en cómo manejar el fracaso. Porque el fracaso es la realidad de la vida y esa es la lección que he aprendido en los 15 años que he estado en mi compañía.

PS: ¿Cómo manejar el fracaso?

MN: Siempre hay que tener una energía positiva respecto al miedo al fracaso, tienes que dejar ese miedo. A veces es difícil eliminarlo, pero en todo caso siempre hay que tener una pequeña dosis de miedo para motivarse también. La idea es mitigar y minimizar el miedo a fracasar y ver cómo puedes canalizar positivamente eso para convertir las ideas en negocios.

PS: ¿Cómo ves el panorama del emprendimiento en Colombia?

MN: En Latinoamérica estamos en una fase muy interesante. Colombia, por razones geográficas y logísticas y geopolíticas, está en un punto que tiene un acceso privilegiado hacia todo el continente y los Estados Unidos. De todos mis viajes a Colombia, he viajado algunas veces en los últimos 5 años, he podido ver el crecimiento de su economía. La crisis que tuvimos en EE. UU., por ejemplo, no afectó a Colombia porque ella ha tenido su propia infraestructura con menos dependencia del norte y con una confluencia del gobierno y los gobiernos locales, además de que tiene una infraestructura para el capitalismo como no existe en Venezuela, Perú o Bolivia.

Yo creo en el futuro de Colombia y por eso yo estoy aquí, hablando con ustedes.

PS: ¿Qué fortalezas le ves al emprendimiento colombiano?

MN: Es muy similar a mi experiencia en la India en donde también hay oficinas de mi compañía. Los colombianos que yo conozco y que he visto tienen “hambre” para avanzar. Y esa es la ventaja que considero tienen ustedes, el nivel de competencia aquí es muy alto y por eso, para avanzar en posibilidades y oportunidades, tienen que entender más, estudiar más y conocer más.

PS: ¿En qué fallamos en Colombia cuando de emprendimiento y negocios se habla?

MN: La velocidad de trabajo y la velocidad de los negocios. En mi experiencia no es ideal que acá en Colombia hemos tenido muchas presentaciones y hemos hablado con muchos clientes potenciales, pero para motivarlos y tomar una decisión ha estado un poco difícil. Por supuesto hay que tener en cuenta que mi negocio es complejo y lleva tiempo tomar una decisión. Lo exitoso de Colombia podría ser mucho más grande e importante si pudiera hacer las cosas más rápido: eficiencia y velocidad.

PS: ¿Qué les puedes decir a los emprendedores en Colombia y en Latinoamérica?

MN: La vida del empresario puede ser al mismo tiempo feliz y triste. En un día puedes tener ambas emociones. Ese es un componente esencial de los negocios porque tú tienes, al fin y al cabo, el destino en tus manos. Es importante hacer un balance entre estosos dos aspectos. Cuando puedes entender cómo hacer ese balance es importante porque no resultas siendo una víctima de las emociones. No tomar la derrota ni la alegría con extremos.

Eliminar el miedo al fracaso y conquistarlo en los negocios… eso es más fácil hablarlo que hacerlo, por supuesto, pero es una cuestión de actitud mental. Una forma práctica puede ser celebrarlo pero eso requiere un cambio del punto de vista, un cambio de mentalidad.

Por último, los negocios son 10% inspiración y 90% hacer, sudar la camiseta. Para hacer algo especial, algo significativo, hay que invertir el tiempo, la vida y no hay otra manera para lograrlo. Y después de que tomas la decisión de montar tu emprendimiento tienes que dejarlo todo por hacerlo, teniendo un enfoque directo y sin distracción.