La cultura de fallar en el emprendimiento

mesa de emprendedores
mesa de emprendedores

Recién el fin de semana estuve en el Startup Weekend Pachuca y como decía en otro post, ha sido una gran aventura que me ha dejado una gran experiencia y especialmente aprendizaje de algunos miembros. Una de las cosas que creo debí considerar, por muy obvia que era, es “la cultura de fallar en el emprendimiento”. Digo que me faltó considerarlo porque solía ver las decenas de ejemplos en Dragons’ Den y Shark Tank en los que los emprendimientos tienen problemas obvios para todos, menos para el emprendedor y entonces los inversionistas los hacen pedazos.

La cultura del fallo es algo que vamos aprendiendo en nuestras historias personales desde muy chicos con las primeras llamadas de atención de nuestros padres cuando tenemos “Omnifágia Caprina” o la manía de meternos a la boca cualquier cosa que no sea comida, tomamos de juguete cosas o muy peligrosas o muy delicadas como juguetes y luego cuando no nos salimos con la nuestra cuando hacemos travesuras. Proporción guardada, de adultos hacemos esto mismo, el tema es que las consecuencias suelen ser peores porque perdemos dinero, amistades o el trabajo.

Todo esto, nos entrena de niños a comenzar a forjarnos una tolerancia al fracaso o frustración, o simplemente a tolerar y contener nuestros deseos de berrinche cuando las cosas no salen bien y mantener la postura para calmarnos , entender lo que hicimos, en dónde hicimos las cosas mal y cómo podemos corregir una siguiente vez que lo intentemos, que es lo más importante…volver a intentarlo o seguir, pero resolviendo las consecuencias de las malas decisiones y entregar el proyecto, que fue uno de los mejores ejemplos que me tocó ver en uno de los equipos más numerosos del Startup Weekend. Este equipo inició fusionando proyectos muy similares (no iguales) y terminó siendo un equipo de solo dos personas.

Muchas veces el motivo de estas frustraciones tienen que ver con las distintas visiones de un mismo proyecto y que las opiniones son irreconciliables para cada uno de los miembros, esto hace que los equipos se desintegren con las frustraciones de no poder imponer su idea. Volver a emprender, si se tiene la suficiente resistencia o tolerancia habla de esta pasión y que tiene que ver con las veces que emprendes y si las veces que lo haces se relaciona a la idea anterior, procura que realmente has aprendido de la lección anterior. A estas personas normalmente les llamamos “necios”.

Una de las formas de superar cuando se falla en un startup es primero hacer un check up de tus planes originales, y hacer un roadmap de qué ha pasado. Trata en lo posible de ver esta retrospectiva con la mayor objetividad posible y sin buscar culpables (todavía). Recuerda que la idea es entender con mayor claridad qué pasó mal (que a veces es obvio) pero quieres encontrar las causas del porqué. Una vez que lo tienes claro, no te tortures por lo que pudo haber pasado, genera un nuevo roadmap y comienza a generar lo que hizo falta en un archivo complementario o en hojas de otro color que vas a integrar a la documentación del proyecto original, esto es para que llame tu atención en la planeación del siguiente proyecto, son tus guías de corrección.

La importancia de fallar es formar y educar, corregir y seguir adelante. Fallar varias veces es importante para quienes emprenden para innovar, mantenerse en un mercado o abrir uno. Fallar es reinventarse y mejorar en otros sentidos los productos o servicios que estamos ofertando. Fallar y continuar o levantarse es saber que la humildad de aprender la lección nos puede llevar a tener éxito la siguiente vez y dar confianza a un inversionista que el startup o emprendimiento va  a tener una vida más larga y un mayor compromiso en que funcionan las cosas como deben.

 

 

Enhanced by Zemanta

Acerca del autor

Antonio Salgado

Ph.D. in computer sciences, neurosciences and brand psychologist, he’s the R&D/CMO at Koers Idea Center, Education community director at the Social media club México.Partner at D4DR.tv. Instructor and collaborator at Mindwave and Mamá Digital. Proud Dad.