¿Y si te pones en sus zapatos?

redes-sociales

La pregunta del millón de pesos que difícilmente falta en mis conferencias es ¿y qué red social me recomiendas para vender?, no quiero sonar agresivo ni muy vago, pero mi respuesta casi siempre es ¿y si te pones en el lugar de un posible cliente, en cual red comprarías? lo cosa que pone “en jaque” a quién pregunta y le desarma un poco porque la respuesta es o un lacónico “no lo sé“. A veces se nos olvida que nosotros mismos somos clientes, prospectos, contactos, leads y otras cosas de otras marcas, de otros mercadólogos y que caemos en trampas similares a las que nosotros mismos ponemos, solo que en la posición del consumidor las cosas siempre se “ven distintas“. Lo mismo pasa con mis alumnos que dan clase, cuando están trabajando son profesores y se quejan de los alumnos, de la falta de compromiso y las justificaciones no valen, cuando están en mi clase adoptan el papel de alumnos haciendo todo ello que hacen sus alumnos y entonces el que se queja de esas cosas soy yo.

Lograr el engagement o conectar con tu consumidor es lo mismo, ¿qué te atrae de una fanpage o un tuit? ¿en qué redes sociales comprarías y como? No quiero decir con esto que no es posible lograr que la gente compre y se involucre contigo y que será una pérdida de tiempohacer una campaña en redes sociales. Tampoco digo que hay una solución mágica que puedes usar para que la gente te siga y sea feliz contigo y que si publicas algo ya estás hecho y la gente verá tu mensaje por todos lados.  Lo que convierte a las redes sociales en algo tan especial es que marcas y clientes son personas, como tales somos completamente impredecibles en el microcosmos, aunque en lo macro podamos seguir tendencias.

Un amigo o fan en Facebook no necesariamente es un cliente, motivo por el cual no me fío mucho de los números de seguidores o fans, por lo que hay que hacer un trabajo más duro para entonces poder segmentar y dividir al lurker del comprador. Cuando una marca me dice que no puede convertir sus ventas en Facebook es porque no están escuchando a sus leads, clientes, prospectos o como lo vean, pero tampoco le dan un contenido de valor o no les piden que conviertan, compren, vayan, lean,descarguen o lo que sea. Recuerda que las redes sociales no fueron creadas para el marketing, si no para socializar, si no les das un motivo fuerte para convertirse el problema entonces no es de la red.

Por lo anterior es que pregunto siempre ¿y si te pones en sus zapatos?. Por algunos momentos ponte en su lugar y pregúntate si lo que estás haciendo puede ayudar a otros a convertirse, a dar un clic, a descargar contenidos o hacer algo que les pidas hacer. Claro que es difícil ser objetivo con el propio trabajo, uno sabe el gran esfuerzo que hemos puesto para que nos lo tiremos al piso y tengamos que reconstruir. Un ejercicio que algunas veces propongo, y digo algunas veces porque requiere que se jueguen roles y a veces eso es difícil de hacer, es que luego que terminas tu bella fanpage, perfil de twitter, etc. vayas a darte una vuelta, salgas de la oficina o simplemente veas tu trabajo al día siguiente y juegues a “encontrarte” con la campaña en la red social y veas si le das like o no, si lees los contenidos o haces el call to action (incluyendo el “para ver si funciona“), de esta forma puedes dar una mejor aproximación a lo que tu mercado meta va a ver y puedes tener mayores posibilidades de que funcione bien desde el principio. o puedas ir corrigiendo lo que no funciona.

 

Enhanced by Zemanta

Acerca del autor

Antonio Salgado

Ph.D. in computer sciences, neurosciences and brand psychologist, he’s the R&D/CMO at Koers Idea Center, Education community director at the Social media club México.Partner at D4DR.tv. Instructor and collaborator at Mindwave and Mamá Digital. Proud Dad.