Hackers de Latam: mucho más que los “malos de la película”

hacker

Se los considera los malos de esta gran película que es Internet, pero buscan reivindicarse e incluso trabajan en empresas vigilando y velando por la seguridad de los sistemas o aportando sus conocimientos para causas sociales. En la segunda edición del Foro 8.8 Security Conference, llevado a cabo pocos días atrás en Chile, hackers de Italia, Alemania, Estados Unidos, Argentina, Colombia y Chile se reunieron en pos de “limpiar” una imagen y una fama –bien ganada agrego yo- asociada a la cibercriminalidad.

Muchos de ellos, tras haber dejado atrás un pasado dudoso en cuanto a piratería informática se congregaron con un objetivo: “Queremos hablar de la seguridad, hablar de hacking. Nos dimos cuenta que existía una necesidad de parte de la comunidad de conocer cómo enfrentar los ataques en Internet y cómo mitigarlos”, comentó Gabriel Bergel, organizador del evento.

Según cifras de Norton, sólo en el último año 556 millones de personas fueron víctimas de ataques informáticos en todo el mundo, mientras que el cibercrimen ha causado pérdidas a empresas y gobiernos por sobre los 100.000 millones de dólares.

Hacking latinoamericano: las cifras

-Durante 2011 hubo un incremento de 80 por ciento en el número de ataques cibernéticos, alcanzando 5500 ataques sólo en ese año en América Latina (fuente Symantec)

-Los ataques cibernéticos en la región crecieron 490 por ciento entre 2009 y 2011. Brasil es uno de los países con mayor índice: en 2010, 36 por ciento de los virus troyanos bancarios provinieron de ese país.

-El robo de datos personales, representa pérdidas anuales por unos 93 mil millones de dólares, y afecta a cerca de 2500 bancos que operan en la región, mientras que los robos a cuentas de clientes suman otros 761 millones de dólares, (fuente Registro de Direcciones de Internet para América Latina y el Caribe (Lanic) )

Los malos de la película 

Si hablamos de delitos cibernéticos, acceso no autorizado (hackeo) robo de información personal (phishing) o al fraude, la realidad es que los hackers se han ganado una fama asociada a ellos.

Desde Anonymous, a Julian Assange, suelen ser las grandes amenazas para los sistemas, pero también para las sociedades en su conjunto.

Por citar un caso regional resonante, recientemente se conoció la noticia que en México, el narcotráfico organizado estaba reclutando hackers para clonar tarjetas de crédito y así cometer fraudes que les permitieran financiarse, situación que también se extendía a Colombia, con el peligro de alcanzar otros países de Latinoamérica.

Pero hablar de hackers no debería ser sinónimo de “criminales o piratas cibernéticos” o al menos eso es lo que asevera Raoul “Nobody” Chiesa, un hacker italiano mundialmente conocido por haber hackeado el banco de Italia en 1995, delito por el que fue encarcelado.

Chiesa, en el marco Foro, explicó que su acción contra el Banco de Italia fue por mera “curiosidad” y que con el tiempo ha “evolucionado” y se ha transformado en un experto en seguridad: “Cuando era joven fui muy curioso, pero creo que uno evoluciona, da un vuelco hacia el bien y se da cuenta cuando uno está errado” comentó.

Según Fabien Spychiger, otro de los impulsores del encuentro, el término está mal usado porque en realidad se tratan de “investigadores” más que de “hackers”.

Los hackers “buenos” de Latinoamérica

La realidad es que muchos “hackers buenos” trabajan para consultoras, gobiernos, por causas sociales etc.

En Colombia, más de 160 hackers se dieron cita el 6 y 7 de octubre en la versión local de “Hacks Contra la Corrupción”, organizado por Transparencia por Colombia  Random Hacks of Kindness –colectivo global de desarrolladores voluntarios-, con el apoyo de Telefónica-MovistarWayra Colombia,Microsoft Publik : la idea fue buscar ideas que desde la tecnología ayuden a solucionar problemas de corrupción y a hacer más transparente la gestión pública.

El Programa de Agua y Saneamiento del Banco Mundial por su parte lleva a cabo el Hackatón de Saneamiento 2012 en Latinoamérica. El concurso, busca hasta el dos de diciembre a los mejores hackers de la región que utilicen sus habilidades en software, hardware y aplicaciones y presenten una propuesta tecnológica e innovadora para resolver los problemas respecto al agua.

Finalmente, Desarrollando América Latina es la hackathon colaborativa más grande de la región, donde se crean aplicaciones con datos abiertos, y cuyos objetivos son generar soluciones para problemas sociales como salud, educación, seguridad ciudadana entre otros. Se realizará el 1 & 2 de diciembre en  Argentina, Bolivia, Brasil, Costa Rica, Chile, México, Perú, y Uruguay. Este año cada país trabajará sobre tres “tracks” sociales, es decir los temas sociales más relevantes e importantes de esa sociedad.

Como pasa con muchas otras, la herramienta del hacking en sí no es dañina, pero depende del uso que pueda dársele: “La gente piensa que el hacker es un delincuente, debido al cine o a la prensa que nos hace ver mal. El hacker es un investigador, es como un doctor, es decir, hay doctores que hacen abortos, pero no por eso todos los médicos son malos, entonces nosotros somos lo mismo” afirmó Bergel.

 

 

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa