[Análisis]: Ahora más que nunca pensar globalmente es pensar en América Latina

global

Mercado y producto global son palabras que se usan mucho en el mundo startup. Sin embargo, su significado preciso parece ser poco claro. Mentores, inversionistas y “expertos” demandan con frecuencia explicaciones acerca de si nuestro producto apunta o no a un mercado global. Pero ¿qué significa exactamente estar un mercado global?

Muchos emprendedores, particularmente los que han tenido éxito en los mercados más estables y desarrollados, como el de Estados Unidos, suelen pontificar sobre la idoneidad de empezar por allí, para así obtener  ganancias muy rápidamente, pues la condiciones para el rápido retorno de la inversión están dadas: se trata de grandes mercados con medios y capacidades de pago. Quizás por esta razón suele confundirse el ser global con entrar a estos grupos de consumo consolidados.

Pero lo cierto es que cualquier producto tiene la posibilidad de volverse global, en el sentido de poder llegar a cualquier país del mundo. De acuerdo con el Index Financial Times, un mercado global se define como:

The activity of buying or selling goods and services in all the countries of the world, or the value of the goods and services sold.

Esta definición parece sugerir que el éxito de un producto o servicio tecnológico no dependerá exclusivamente de factores como medios de pago disponibles o penetración de Internet y smartphones sino, además, de las particularidades culturales, de la facilidad de las condiciones económicas para hacer intercambios comerciales y de las implicaciones cambiarias de la moneda local, entre otros factores.

What is the definition of a global market? In terms of investing and capital flow, a global market is the main driving force behind international finance and trade. It deals with concepts on both a micro and macroeconomic scale. Concepts such as futures, swaps and options are a centralized concern in terms of the global economy, impacting the success of investments in different markets. While one geographical region may provide a better value for certain commodities or industries, others often reward the investor with a higher rate of return for the same amount of capital influx.

The Definition of a Global Market, 2010

En esa medida el éxito no depende únicamente de tener un producto  grandioso o de que en teoría solucione una necesidad a gran escala (uno de los grandes lugares comunes en el mundo del emprendimiento) sino de tener la capacidad para analizar las particularidades de cada mercado y evaluar su viabilidad. Ser global es más una forma de pensar y decidir sobre las posibilidades y las oportunidades latentes en cualquier mercado local.

Aunque suela creerse que el mercado global es el de los países desarrollados, lo que sugieren las tendencias es que los mercados emergentes (que en la actualidad son más de 130 países que representan más de las 2/3 partes de la población mundial, dentro de los que los más reconocidos son los del BRIC – Brasil, India, Rusia y China), son los más prometedores y de los que se espera una mayor cantidad de ganancias durante los próximos 20 años.

En esa medida no parece gratuito que los ojos del mundo entero estén ahora mismo dirigidos hacia América Latina: ciudades con  enormes poblaciones, en las que hay un exagerado ascenso de la clase media, en las que crece la penetración a Internet y en las que hay una gran cantidad de entusiastas early adopters. A eso sumemos la verdadera necesidad de dar solución a cientos de problemáticas locales.

Ahora más que nunca  pensar global es pensar  en América Latina: hay suficientes necesidades comunes en los países de la región como para hacer escalables las soluciones, las economías de Chile, Argentina, Colombia y Perú   son consideradas emergentes. A esto se suma la fortaleza de la economía brasilera y su liderazgo tecnológico en el escenario mundial.

El mercado es prometedor, está creciendo y hay un buen tamaño de población. La fuerza de la movida emprendedora que ha empezado a llamar la atención de los inversionistas del mundo entero será la misma encargada de dar solución a las carencias locales, típicamente asociadas a escasez de medios de pago, baja bancarización y trabas legales.

Empresas latinoamericanas como la chilena Welcu , la colombo- argentina WeHostels o la líder indiscutible MercadoLibre son un buen ejemplo de pensamiento global: han empezado en sus países de origen y poco a poco han ido escalando a otros con condiciones prometedoras, con productos que tienen toda la posibilidad de ser usados en cualquier país del mundo, pero que deben esperar su turno en el esquema de condiciones y posibilidades económicas.

Son esta clase de emprendedores los que representan un mayor valor para el ecosistema en América Latina pues son los que se han atrevido a estar en donde otros no, los que abren caminos para crear las condiciones necesarias y los que creen en el potencial de la región.

Fuente original de la imagen destacada.

Acerca del autor

Aleyda Rodriguez

De profesión filósofa. Editora y redactora de contenidos para la Red. Ha trabajado para diversas marcas del entorno tecnológico, publicitario y de PR que operan en Colombia. Aprendiendo a usar sus gadgets para producir y reproducir conocimiento en Internet.