Panel @PulsoConf: Global vs. Local ¿un falso dilema?

Global Vs Local

En el último de los paneles de PulsoConf la discusión estuvo guiada por uno de los grandes interrogantes  en el mundo del emprendimiento tecnológico: ¿crear startups/productos locales o globales?

Mientras que el mensaje del Ministro Diego Molano Vega en la apertura de PulsoConf fue acerca de la necesidad de desarrollar muchos productos para atender necesidades locales y llevar los  beneficios de las TIC a la base de la pirámide social, los panelistas Andrés Barreto, Marta Cruz, Alan Colmenares, Adam D’Augelli, Steve Martocci y Ran Harnevo dejaron la idea de que, en cualquier caso, se debe buscar la oportunidad de negocio y de monetización. Dos perspectivas diferentes que, aunque podrían ser complementarias, no se encuentran en el diálogo entre unos y otros actores, pues en el mundo del emprendimiento se habla mucho de cómo generar negocios, pero no de cómo generar desarrollo e inclusión social, más allá de la obvia generación de empleo y del aporte al crecimiento de la economía mediante la creación de empresas.

De acuerdo con Andrés Barreto, defensor a ultranza de la globalidad de los productos, un problema propio muy fácilmente puede ser un problema de mucha gente y esto será una posibilidad de volverlo global. Aunque es una idea cuestionable, de acuerdo con Andrés hay que buscar esas soluciones y crearlas, pero no el proceso inverso de clonar o copiar soluciones que ya se han hecho en otros países y adaptarlas a los de la región. En sus palabras, algunas de las ventajas de desarrollar productos globales radica en la facilidad de implementarlas muy rápidamente y de integrarlas con medios de pago en períodos de tiempo muy cortos, además de evitar los reconocidos inconvenientes de orden legal y contable para la constitución de empresas en algunos países de Latinoamérica.

No obstante, a esta posición pueden interponerse algunas objeciones: ¿dejar de desarrollar productos para la atención de necesidades locales, dadas las trabas administrativas y legales, no es seguir contribuyendo al estancamiento  y exigir poco de la industria y del gobierno para el desarrollo? ¿Qué significa exactamente en este contexto ser global? ¿Estar en los grandes mercados que tienen capacidad y medios de pago?

Es menester ver las oportunidades en todo lado y apropiar lo mejor de cada mundo: eso es pensar global

En contraste, para Steve Martocci hay que ser capaz de detectar las oportunidades en todo lado. Lo local y lo global, lo que funciona en cada caso, investigar en dónde están los desafíos de los emprendedores y asumir el desarrollo de estas soluciones. En eso consiste el pensamiento global, no en qué tan grande es la oportunidad del negocio en términos del tamaño del mercado, sino en qué tan preparado se está para tomar lo mejor de cada mundo y desarrolar soluciones para cualquier tipo de necesidades, usar la enorme cantidad de información disponible para superar los obstáculos que se presentan en cada caso.

Para María del Carmen Lara en la medida en que se logra dar una respuesta a una necesidad local puede empezar a evaluarse la viabilidad de hacerla escalable y de replicarla en otros países de la región, como por ejemplo vienen haciéndolo empresas como Welcu e Idea.me, que poco a poco han ido estableciéndose en distintos países.

No hay metodologías para pensar local o global: se trata de una disposición anímica del emprendedor

De acuerdo con Marta Cruz, de NtxpLabs, el hecho de desarrollar local o globalmente es algo que está más en relación con el genoma del emprendedor. Si partimos de la base que un emprendedor es alguien que busca una solución rápida a un problema, quizás sería muy difícil desarrollar empresas tecnológicas en Latinoamérica, pero sin embargo ocurre y lo demuestran empresas como Wehostels, que están en pleno proceso de expansión por la región, con un producto global que  crecido y llegado a más países poco a poco. De tal modo que no existe una metodología para desarrollar productos globales, sino que son el resultado de mentes capaces de pensar globalmente, es decir de imaginar la posibilidad de expandirse y de crear las condiciones necesarias para hacer escalables sus productos en muchos  países.

Como en todo debate de largo aliento nada está dicho del todo ni hay conclusiones definitivas. Sin embargo, para contribuir a la discusión futura, estaría bien partir de las definiciones de lo qué es  local y  global, términos cuyo significado se ha revaluado justamente por la cultura de Internet, evaluar si en realidad son dos cosas diferentes, si la distinción tiene sentido para efectos prácticos o si simplemente se trata de un falso dilema.

Fuente original de la imagen destacada.

Acerca del autor

Aleyda Rodriguez

De profesión filósofa. Editora y redactora de contenidos para la Red. Ha trabajado para diversas marcas del entorno tecnológico, publicitario y de PR que operan en Colombia. Aprendiendo a usar sus gadgets para producir y reproducir conocimiento en Internet.