Harvard polemiza con Silicon Valley: el 75% de los startups fracasa

i quit

La teoría clásica del emprendimiento reza que el fracaso completo se produce en tres o cuatro de cada 10 empresas nuevas. Mientras una o dos producen ganancias reales, otras tres o cuatro alcanzar a devolver la inversión inicial.

Shikhar Ghosh, profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard se propone patear el tablero de Silicon Valley: “Los capitalistas de riesgo “entierran a sus muertos de forma muy silenciosa. Hacen hincapié en los éxitos, pero de ninguna manera hablan de sus fracasos” indica.

Según un estudio que llevó a cabo entre más de 2.000 empresas que recibieron financiación de capital de riesgo (al menos US$1 millón, entre 2004 y 2010) y firmas de capital de riesgo, un 75% de las empresas respaldadas por capital de riesgo en US no devuelven el capital a los inversionistas.

Para Ghosh, lo que falta, es una profundización en los motivos de los fracasos de los startups.

Las caras del fracaso

De acuerdo con la investigación de Ghosh, si fracaso remite a que los inversionistas pierdan todo lo invertido, se calcula que fracasa entre 30% y 40% de las start-ups estadounidenses de alto potencial.

Pero otra cosa en dimensionar el fracaso en término del no retorno proyectado sobre la inversión: “entonces fracasa más de 95% de las nuevas empresas” afirma.

El fracaso es vivido de forma diferente para los diferentes actores. Los capitalistas de riesgo, viven el riesgo como parte del juego, mientas que para los emprendedores se trata de un proceso más duro en el que en general se estima pedido de dinero a terceros, préstamos, venta de bienes personales, etc.

El éxito es la excepción

Para Jon Xavier, web producer de SV Business Journal las cifras del estudio apuntan a entender que el fracaso “es una parte vital del ecosistema emprendedor, quizás más que el éxito”

Lo cierto es que los startups tienen por delante una tarea ardua. Cada uno de ellos está tratando de lanzar un nuevo producto al mercado, sin el respaldo de las grandes compañías.

Cuando alguna de ellas quiere lanzar un producto, cuenta con meses de inversión en investigación de mercado, inversión en publicidad, promoción y testeos previos, con todo, muchas veces sus proyecciones fracasan.

¿Y los stratups? No cuentan muchas veces con ese dinero ni con ese tiempo previo, “el fracaso es realidad su investigación de mercado” señala, de ahí el número tan alto de emprendimientos que no llegan a sus objetivos.

Un “pivot” –explica – es cuando el producto de un startup fracasa, pero ni los fundadores ni los inversores se deciden aún a abandonar el dinero invertido, el equipo emprendedor y el esfuerzo y deciden “jugarse las últimas fichas” antes de la plata se termine con un cambio de rumbo.

“Muchísimos startups pivotean al menos una vez en la vida y muchos de las más exitosas compañías nacieron de un pivot, como Twitter, que empezó como un agregador de videos llamado Odeo” puntualiza.

Eric Ries, en The Lean Startup señala 10 maneras en que los emprendedores hacen “pivot” de sus startups:

Zoom-in pivot. Lo que era considerado solo una función en un producto se convierte en el producto en sí mismo.

Zoom-out pivot. El caso inverso. El producto en su totalidad no es suficiente para la demanda del cliente y se convierte sólo en una función del mismo.

Customer segment pivot. El producto puede atraer consumidores reales, pero no los pensados en la versión original. Tiene que ser posicionado para el segmento correcto.

Customer need pivot. El feedback de los primeros consumidores indica que el problema resuelto no es muy importante y no justifica el gasto. Implica reposicionar el producto o pensar uno nuevo, que resuelva un problema que sí necesite ser solucionado.

Platform pivot. Cambiar de una aplicación a una plataforma o viceversa. La mayoría de los consumidores compran soluciones, no plataformas.

Business architecture pivot. Existen dos modelos: high margin, low volume o low margin, high volume. Llevar a cabo los dos al mismo tiempo es imposible y exige la decisión por uno de ellos.

Value capture pivot. ¿Freemium? ¿Free? Hay veces que es necesario cambiar la forma en que el negocio crea valor.

Engine of growth pivot.  ¿Viral, sticky, o paid? ¿Qué modelo de crecimiento es el adecuado? Elegir el modelo correcto puede afectar dramáticamente la manera y la velocidad del crecimiento del negocio.

Channel pivot. Los cambios de canal de distribución requieren ajustes en los precios, las funciones y resposicionamiento.

Technology pivot. A veces, un startup descubre una nueva manera de alcanzar la misma solución utilizando una tecnología diferente. Es un momento de reajuste es aún más relevante si la tecnología puede proveer mejor performance con un mejor precio.

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa