Banlinea: supermercado financiero virtual que promete reducir la tramitología

Filas y trámites

Esta nueva startup busca ayudar a sus usuarios a realizar todas sus solicitudes en financieras en línea. Definido por su CEO Andrés Ramírez Sierra como un supermercado financiero virtual  Banlinea , la herramienta centraliza los formularios y solicitudes de todos los bancos del país, de tal forma que los usuarios, además de comparar las opciones que les ofrecen las diferentes entidades bancarias, pueden llenar y tramitar sus solicitudes desde la página de Banlinea. Su objetivo es llegar a centralizar todos los servicios financieros y facilitar los trámites en un país en el que es particularmente difícil hacerlos personalmente.

Además de prestar servicios particulares como comparadores, información financiera, calculadoras y una wiki de educación para el sector, Banlinea quiere empezar a generar valor a toda la cadena de los servicios financieros, evitar la tramitología y optimizar los canales de distribución, y así generar valor tanto para los usuarios como para las entidades financieras.


En conversación con Andrés nos ha contado las siguientes cosas sobre el financiamiento de Banlinea y de su experiencia como emprendedor en Colombia.

Aleyda Rodríguez: Se habla mucho de la escasa oferta de servicios financieros online en Colombia y América Latina, sobre todo porque los bancos aún no piensan en formato digital. Sin embargo, también hay una gran resistencia de los consumidores financieros a hacer trámites bancarios a través de la Red. ¿Cómo luchar contra esta cultura que puede ser uno de las principales enemigas de productos como Banlinea?

Andrés Ramírez: Es absolutamente cierto que algunos sectores de la población no quieren hacer sus trámites online. Yo creo que esta negativa viene sobre todo de la deficiencia de la oferta y de lo poco amigables que son los servicios financieros online hasta ahora. La promesa de Banlinea es ofrecer una página con altos estándares de usabilidad en la que los usuarios puedan llegar a la información requerida con la menor cantidad de clics posibles.

De otro lado nos hemos comprometido también con el mantenimiento de un gran nivel de seguridad para proteger los datos de nuestros usuarios. A diferencia de lo que puede suceder en transacciones desde los portales de los bancos, en Banlinea no hay riesgo de ser víctima de un fraude, pues no se hacen operaciones que impliquen transferencias de dinero, entonces ese riesgo no existe. Ya nos hemos sometido a pruebas de vulnerabilidad muy exigentes que aseguran que la información de los usuarios está a salvo en nuestro sitio.

Aleyda Rodríguez: ¿Qué monto de inversión ha requerido hasta ahora Banlinea y qué inversión es necesaria para seguir creciendo?

Andrés Ramírez: Hasta ahora hemos tenido una inversión, con fondos propios, de unos 350 mil dólares. Hemos participado en rondas de inversión que sin embargo no nos ofrecen lo suficiente, no solo en términos de dinero, sino en términos de las alianzas que podamos conseguir, de las relaciones y el aprendizaje que esas inversiones puedan generarnos. Por ahora buscamos inversión de 1.7 millones de dólares ojalá provenientes de inversionistas que además de este dinero puedan aportar otras cosas para el crecimiento de Banlinea.

Aleyda Rodríguez: ¿En tu experiencia como emprendedor en busca de capital qué es lo más difícil de buscar inversión para una startup en Colombia y en América Latina? ¿en dónde crees que están las principales barreras?

Andrés RamírezYo señalaría varios puntos. En primer lugar creo que hay mucha ambición en el medio de los ángeles inversionistas. Es común que pidan participaciones muy altas en las empresas. Muchos empresarios ceden en su afán o urgencia por crecer, pero eso a la postre no genera incentivos para seguir construyendo empresa, sino que por el contrario los creadores pueden llegar sentir que pierden control sobre su negocio y desanimarse.

De otra parte negociar con los inversionistas locales no es tan fácil, porque no son muy arriesgados ni comprenden bien el asunto tecnológico y digital, entonces se retiran, pues no entienden cómo se hace la conversión ni de donde proviene el ROI. En Colombia muchos inversionistas tienen muy claro el panorama para la inversión agrícola, por ejemplo,  pero comprenden muy poco los asuntos tecnológicos. En tercer lugar creo que no hay un adecuado acceso al conocimiento y que el networking todavía es un poco lento. Los emprendedores no conocen a los inversionistas y viceversa y el proceso toma más tiempo del que debería.

Acerca del autor

Aleyda Rodriguez

De profesión filósofa. Editora y redactora de contenidos para la Red. Ha trabajado para diversas marcas del entorno tecnológico, publicitario y de PR que operan en Colombia. Aprendiendo a usar sus gadgets para producir y reproducir conocimiento en Internet.