¿Problemas para generar ideas? Una rutina de gimnasia creativa para los negocios

creatividad-primer-articulo-foto

Si a tu mente emprendedora le está faltando iluminación para un nuevo negocio o bien no le encontrás la vuelta a cómo mejorar el que ya tenés, no desesperes, es un problema muy común quedar “estancado” en una laguna sin creatividad ni innovación.

La buena noticia es que existen distintas técnicas para estimular la parte más creativa de tu cerebro y reactivar la catarata de ideas.

Me tocó trabajar un par de años en una agencia de innovación cuyo propósito era ayudar a innovar a las empresas y estimular la generación de ideas y formas novedosas de resolver problemas de negocios.

Allí aprendí que si bien hay muchas técnicas para estimular la producción de ideas, el denominado “Modelo CPS” (por las siglas Creative Problem Salving) detalla cómo funciona el método para la solución creativa de problemas desarrollado en un principio por Alex Osborn, co founder de BBDO y a quien se le atribuye la creación de la técnica de brainstorming.

El modelo funciona con un pilar: la divergencia (el disenso, lo diferente, las variantes, lo poco convencional) a partir de cuatro fases:

Fase de preparación: formulación de objetivo, recolección de información para abordar el problema, reformulación del problema

Fase divergente: Generación de ideas.

Fase convergente: Selección y consenso de ideas.

Fase de búsqueda: Plan de acción.

Algunas técnicas efectivas para estimular la creatividad y la innovación son:

Brainstorming

Conocida también como “torbellino o tormenta de idas” es una técnica grupal de generación de ideas, quizás la más conocida de todas.

Objetivo: Generar cantidad de ideas, para luego seleccionar las más pertinentes al tema en cuestión.

Metodología: en general, se suele trabajar en grupos de al menos cinco personas, en salas grandes o mesas donde entren varias personas, con una pizarra para ir apuntando las ideas. Un facilitador (que dinamiza el proceso) menciona una consigna determinada, ej: “¿Qué nuevo tipo de dispositivo superador al iPad puede demandar el consumidor del futuro”?

Se establece un número de ideas a las que se quiere llegar (por ej 100) y el grupo empieza a producir, sin parar y en voz alta, todas las ideas que se les ocurran, ej: “un dispositivo que funcione como control remoto de toda la casa”, “un dispositivo sumergible”, etc También se pueden usar posts its con las ideas y pegarlos en las paredes, es una herramienta que estimula aún más la creatividad de los presentes.

Es importante en ningún caso censurar las respuestas de los compañeros, sí estimular la asociación de ideas con las de otros y no limitarse a ideas que parezcan locas, de ellas pueden salir nuevas vertientes del problema planteado. Luego se seleccionan un grupo más reducido (por ej 50) y se continúa trabajando sobre ellas hasta lograr un grupo de 10 ideas viables sobre las cuales trabajar.

En “sus zapatos”

Una técnica que consiste en ponerse en el lugar de otro.

Objetivo: Ayuda a obtener otra percepción, otro punto de vista sobre un asunto/problema.

Metodología: Tras la definición del objetivo creativo y de haber generado nuevas ideas se busca una nueva percepción que abra caminos diferentes.

Se trata de elegir una persona, personaje, animal, vegetal, objeto, elemento que esté o no relacionado con el objetivo creativo o campo sobre el que se trabaja (por ejemplo la tecnología).

Algunos ejemplos según el sitio especializado Neuronilla:

-“Busco cómo reducir la contaminación en los ríos de los vertidos de una empresa e imagino que soy un pez”

-“Imagino que soy mi cliente” (por ejemplo un usuario de un app, de un videojuego, de un software de proximidad, etc)

-“Soy arquitecto y recorro mi edificio en una silla de ruedas para empatizar con usuarios discapacitados.”

Es una buena sugerencia en estos casos repartir diferentes roles a los miembros del grupo (un niño de seis años, una anciana, una persona extranjera, un profesional de la competencia, un elefante…) Y la idea del ejercicio es identificarse con ese “ser”, me pongo “en sus zapatos”, percibo cómo piensa, siente o actúa.

Algunas preguntas que se pueden hacer para estimular esa identificación con el rol son ¿cuáles son mis hobbies?, ¿qué siento cuando…?, ¿cómo es un día de mi vida?, ¿qué me da miedo?, ¿qué necesito?, ¿cómo me relaciono?, ¿qué puedo hacer para…?

Esa nueva percepción me sirve para generar nuevas ideas y aspectos a tener en cuenta en el desarrollo del producto o servicio en cuestión.

Ojos limpios

La técnica va detrás de una mente fresca, con una nueva perspectiva para abordar el problema creativo.

Objetivo: buscar personas externas al área en cuestión para producir ideas. Se supone que cuando abordamos un problema lo hacemos desde el sesgo de nuestra formación, creencias, ideología, cultura, etc.

Metodología: Se junta un grupo de personas que no tengan relación con al problema creativo planteado y se les pide que generen ideas sobre él ayudadas por un facilitador. Luego, se reúne a las personas que las escribieron con otro grupo de personas relacionadas con el objetivo creativo en cuestión para que las debatan.

Tener en cuenta que esta técnica es tanto más útil cuando más ajenas y diversas son las personas convocadas en cuanto a edades, culturas, profesiones, formación, etc.

Visual Explorer

Es una herramienta desarrollada por el Center for Creative Leadership que ayuda a la innovación de ideas a través de tarjetas con imágenes de muy variado tipo.

Objetivo: El concepto básico del proceso es el poder de lo visual para explorar determinados temas o situaciones.

Metodología: El facilitador del proceso hace seleccionar al grupo una fotografía entre las tarjetas. Con ciertas preguntas guía, las imágenes ayudan a expresarse respecto de determinado tópico (redes sociales, teléfonos celulares, interfaces táctiles, etc) a través de metáforas, intuición, emoción y intenta, de manera indirecta, ir a lo que las personas asumen o piensan sobre determinados temas.

En sí, ayuda a que momentáneamente las personas se desconecten de sus propias ideas, valores, etc y así puedas explorar creativamente lo conceptos alejados del lenguaje y su trampas.

Analogías

La idea es atacar el problema creativo con una vuelta de tuerca: se compara ese problema o esa situación con un área completamente diferente.

Objetivo: un área particular (por caso tecnología) se compara con unos conocimientos o con una disciplina distinta.

Metodología: Se busca generar ideas buscando algún objeto físico, algún personaje o una institución o conjunto social de otras disciplinas para descubrir semejanzas, las relaciones analógicas de estructura o función entre el problema y el elemento empleado. Se pone en funcionamiento una relación del tipo: “eso me hace pensar en…” o “es como…”

Aunque provengan de otras áreas (medicina, ciencia, lingüística, artes) la resolución de ciertos problemas (infraestructura, proveedores, recursos, etc) puede verse nutrida de nuevas perspectivas con aportes de otras disciplinas bajo el mismo tópico.

Como emprendedores, ¿tienen sus propias técnicas para crear ideas de negocios? ¡Esperamos sus contribuciones!

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa