Amérigo y Capitalia: dos fondos de capital de riesgo en Colombia

VentureCapital

Con la llegada de Amérigo a Colombia, Chile y Brasil se han ampliado las posibilidades de gestionar capital de riesgo para empresas tecnológicas en fases de desarrollo avanzada o con ambiciosos planes de crecimiento. Estas empresas ya no están probando sus productos y estructurando sus ideas de negocio, sino que ya han conseguido usuarios, facturado y proyectado sus expectativas de crecimiento, por lo que buscan capital de riesgo para expandirse y seguir creciendo. Capitalia, liderada en Colombia por Alejandro Marín Toro, y Amérigo, en cabeza de Paola Horrillo de Axonson dos opciones interesantes y a disposición de las empresas tecnológicas en Colombia que buscan capital.

AMÉRIGO

Dirigido a: empresas colombianas de base tecnológica preferiblemente enfocadas al sector digital. Puede obtenerse financiación  desde la fase de arranque (empresas con menos de 24 meses de vida pero con un producto desarrollado / MVP probado y con algunos clientes) hasta empresas en crecimiento. Idealmente con alguna facturación.

Monto de la financiación: desde USD $250.000 hasta USD $7 millones para cualquier etapa de desarrollo.

Tras la aprobación de los planes de negocio se sigue un proceso durante el cual hay comités de inversiones y de administración mediante los cuales se hace todo el proceso de negociación con los emprendedores (valoración, porcentaje de participación, fechas de entrada, posibles estrategias de salida). En Amérigo la participación es minoritaria, no superior al 20%, pero se involucra en las juntas directivas y comités estratégicos.

CAPITALIA COLOMBIA

Dirigido a: compañías jóvenes y Pymes. Proyectos en etapa de implementación y compañías de reciente creación, con planes de expansión claramente identificados, dentro de los sectores de biotecnología, ciencias de la salud, ingeniería aplicada, nuevos materiales, TIC, software y tecnologías de alimentos que  muestren una clara ventaja competitiva.

Monto de la financiación:  hasta 280 mil dólares.

El proceso se hace mediante participación directa del inversionista ángel   en la compañía. El uso de los recursos está dado por el plan de inversión que sea acordado en el proceso de negociación entre el equipo gestor y el ángel inversionista. Más allá de los recursos financieros que invierten los ángeles, estos también aportan gestión, redes de contactos, direccionamiento y experiencia.