Ranking Global de Innovación 2012: caen los índices regionales, Chile, el mejor rankeado

innovacion

Recientemente se publicó el Ranking Global de Innovación 2012, elaborado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual de la ONU, y la escuela francesa de negocios INSEAD, que clasifica a 141 países según su capacidad de innovación.

Los diez líderes mundiales en innovación según el ranking son Suiza, Suecia, Singapur, Finlandia, Inglaterra, Holanda, Dinamarca, Hong Kong, Irlanda y Estados Unidos. Latinoamérica se encuentra relegada a posiciones no dominantes: Chile (39), Brasil (59), Colombia (65), Uruguay (67), Argentina (70), Perú (75), Guyana (77), México (79), Paraguay (84), Panamá (87), El Salvador (93), Ecuador (98), Guatemala (99), Nicaragua (105), Honduras (111), Bolivia (114) y Venezuela (118).

Innovar, un pendiente en la región

La mayor parte de los países de la región perdieron posiciones respecto al lugar que ocupaban en 2011, sin embargo, no lo hicieron en términos absolutos, sino relativos, es decir con respecto a otros países y regiones.

Vale destacar que el estudio enfoca a la innovación con una clara vinculación hacia la tecnología y los negocios y concede una gran importancia al número de patentes como elemento decisivo para el otorgamiento de relevancia. “Considero sin embargo que no es más innovador quien detenta un mayor número de patentes sino quien puede mostrar una imagen de renovación, agilidad, frescura y gran conexión emocional con el usuario de sus productos. Se trata también de cómo comunicar lo que hacemos, lo que creamos, lo que inventamos, lo que producimos” señala Germán Castaños, Subsecretario de Innovación y Producción en la Municipalidad de la ciudad argentina de Necochea y Founder de IdeaVip, quien fue invitado por PulsoSocial a analizar ejes de innovación para la región.

Los principales highlights del estudio indican que:

Las peores caídas: Las registraron Costa Rica (perdió 15 lugares y se situó en el número 60) y Venezuela, que descendió 16 lugares, hasta el puesto número 118. Uruguay cayó del puesto 64 al 67; Argentina del 58 al 70; Paraguay del 74 al 84; Panamá del 77 al 87; Ecuador del 93 al 98; Guatemala del 86 al 99; Honduras del 98 al 111 y Bolivia del 112 al 114.

Los que mejoraron: Colombia escaló seis puestos hasta situarse en el número 65, Perú, que ascendió 8 lugares hasta el escalón 75 de la clasificación, Nicaragua, que mejoró 5 lugares, hasta el número 105 y México que pasó del puesto 81 al 79.

No todo es cantidad

Según Castaños, hay intangibles que son capaces de inclinar la balanza. Las patentes son sólo una  pieza del juego de fuerzas que participan del abanico de oportunidades para generar innovación. “IBM fue claramente superior al resto de las empresas en cuanto a la obtención de patentes en el mundo. Superó por octavo año consecutivo las dos mil patentes anuales, su seguidor más próximo estaba a mil de Big Blue. Sin embargo, estuvo cualificada en el puesto número 10 del ranking de las empresas más innovadoras de ese mismo año” indica.

Castaños señala 5 ejes de innovación para explorar en la región:

Innovación participativa

La innovación hace un buen tiempo dejó de ser incumbencia exclusiva de los laboratorios de I+D. Fuera de ellos se ha descubierto un mundo dispuesto a co-crear con creatividad e innovación: crowdsoursing, concurso de ideas en redes sociales, wikis, y hasta financiamiento colectivo de las mismas a través de plataformas de crowdfunding como por ejemplo Panal de IdeasTumecenas.com, Idea.me, Banana CashGroofi.com y Proyectanos.com en Argentina. “La participación masiva agiganta las posibilidades de generación de ideas disruptivas y hasta de financiación por canales no convencionales” enfatiza.

Innovación extendida

En la región,  alrededor del setenta al noventa por ciento del tejido empresarial está compuesto por pequeñas y medianas empresas. Esta tipología empresaria suele ser de excelencia en el aspecto productivo, pero sin la gestión de la innovación. Suelen ver a la innovación como procesos que se juegan sólo en las grandes empresas, en entender a la innovación como una exigencia que destila ingentes recursos, desconociendo la importancia de innovar en, por ejemplo, comunicación o modelo de negocios, incorporar prácticas de marketing de guerrilla, marketing BTL, etc. Opciones estas que no necesariamente demandan fuertes inyecciones de capital. “Extender la innovación como práctica cotidiana a este tejido empresarial es una tarea a desplegar desde los estados latinoamericanos y será sin dudas,  un disparador que acorte la brecha al incorporar pequeños empresarios en volumen de producción individual pero muy determinantes al tomarlos como un colectivo indisoluble” remarca.

Innovación sembrada

“Sin dudas para recoger innovación es necesario sembrar creatividad e inspiración. Grandes y pequeñas contribuciones se están gestando hoy día en comunidades latinoamericanas en esta dirección” comenta y detalla: en Argentina por ejemplo, desde Tecnópolis, una mega muestra tecnológica. En Colombia podemos encontrar iniciativas similares, promotoras de desarrollo creativo y económico, como el International Park of Creativity, fundado por el científico colombiano Raúl Cuero, que fue tomado como ejemplo a seguir en América Latina, durante el Congreso de Innovación y TICs para la Productividad de la Mipyme.

Innovación tutelada

El Estado como disparador, motivador y facilitador (a través de legislaciones en I+D por ejemplo) contribuye a generar un cúmulo de innovaciones superando la visión tradicional e individual.

Chile destina el 66% de los recursos de I+D del país, y sólo 1/3 viene del sector privado, esperando invertir el peso de la ecuación en pocos años.

Brasil creó en sucesivas oleadas el Programa de Grupos de Excelencia (PRONEX), un programa de estímulo a la investigación y al desarrollo científico; en 2001 y a los fines de promoción de la innovación la Agencia de Gestión Estratégica y más tarde las Fundaciones de Amparo a la Investigación (FAP’s), además de recientes alianzas de inversión estratégica a la innovación como la realizada recientemente con Cisco.

México patrocinando la instalación de laboratorios de investigación de la empresa 3M con cerca de 150 investigadores dispuestos a materializar innovaciones en transportes, cuidado de la salud, señalización, seguridad y protección.

En conclusión, Latinoamérica debe crecer en innovación sin excederse en el benchmarking y el “copiar y pegar” de las potencias en innovación tecnológica. “La política en innovación debe apropiarse de las raíces culturales que nos impregnan, de las potencialidades naturales que nos enriquecen, para desarrollar modelos de innovación que atiendan primero las necesidades locales y regionales para, en segundo término, poder competir en el mundo con productos y estrategias propias que atiendan la diversidad de necesidades globales” concluye Castaños.

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa