Tráfico ilegal de fans y “me gusta”: el pecado mortal de las redes sociales

like

Como en todo ámbito la máxima “hecha la Ley, hecha la trampa”, también aplica para Social Media. Como también dicen, las patas de la mentira en redes sociales son asimismo “cortas” y a la “larga”, no cumplen los objetivos planteados.

Como la gran ventaja con la que suele presentar a la publicidad online es la posibilidad de medir los resultados, muchas agencias o marcas se disponen a buscar tráfico por cantidad y no por calidad: ¿cuántos “fans” tiene nuestra página de Facebook? ¿Cuántos “likes” tiene la foto del gato bailando que subimos en nuestro muro? ¿Cómo puedo incrementar fácilmente ambos indicadores?   “Claramente son métricas que suman, pero no son las más importantes por la sencilla razón que estos números se pueden manipular” apunta Pablo Sánchez, Chief Stuff Manager de Vulsai, invitado por PulsoSocial a analizar la problemática.

Un mercado clandestino, pero en boca de todos

Si bien el mercado de compra/venta de “me gusta” es conocido y va en aumento, recientemente, diversos artículos ponen en duda la validez de los “likes” desde distintos ángulos.

Un caso, son los “me gusta” que provienen de las páginas de Facebook que utilizan la plataforma de Ads de la red social. Primero, el caso de la compañía Limited Run, que afirma que casi el 80% de clicks en sus Facebook Ads venían de “bots” o scripts especialmente desarrollados para ello, menciona CNET.   “Básicamente, la compañía se había hartado de no tener reportes fiables del consumo de su publicidad en la plataforma, así que construyeron su propia herramienta de medición. Los resultados son interesantes: un 80% de los clicks en sus anuncios venían de lo que ellos consideran una red de bots, que consumía su inversión en la plataforma” señala Sánchez.

En la misma semana, el corresponsal de tecnología de la BBC -Rory Cellan-Jones- publicó un artículo donde lleva a cabo un experimento para testear la plataforma.   “Creó una Page para una compañía ficticia llamada “Virtual Bagels”, que no posee website, ni productos, ni ningún otro tipo de presencia online. La página tenía un texto muy vago sobre “un sueño de poder repartir Bagels online, para que los descargues a tu PC y ya” explica Sánchez.

Cellan-Jones entonces creó un aviso para difundir su página, donde seleccionó sus objetivos: Estados Unidos, Reino Unido, Rusia, India, Egipto, Indonesia, Malasia y Filipinas. Limitó su público a personas de menos de 45 años, interesadas en cocina y electrónicos, lo que le daba un potencial público de 112 millones de personas, con un presupuesto de 10 dólares.

“Publicó su aviso, y a las 24hs su presupuesto se había consumido, y tenía 1600 “Likes”. Interesantes datos surgieron de esta prueba inicial: VirtualBagels era muy popular en Egipto, Indonesia y Malasia, pero a nadie en Estados Unidos o el Reino Unido parecía interesarles. A los pocos días, modificó su aviso, y sólo apuntó a Estados Unidos, Reino Unido e India. Los mismos resultados. Nuevamente, optó por dirigir el mismo solamente al Reino Unido. Sin novedades” cuenta. Después de gastar 60 dólares, VirtualBagels tenía 3000 likes, la mayoría de Egipto e India, pero casi nada en los mercados lucrativos como Estados Unidos o Reino Unido.

Este tipo de caso lleva a varias preguntas: “¿Quiénes son estas personas en estos países que hacen click de manera random en páginas, generando pequeños porcentajes de ganancia para Facebook? Esto importa para los anunciantes que utilizan esta plataforma, ya que por supuesto, es imposible generar engagement con usuarios falsos, que finalmente es el objetivo de estar en redes sociales”analiza Sánchez.

Cantidad sin calidad

Con hacer un poco de research, encontraremos compañías que se dedican a vender followers en Twitter, fans en Facebook, y views en videos de YouTube, algunas ofrecen “llegar al número objetivo en pocas horas”.

Se pueden encontrar cientos de tutoriales y videos en YouTube que indican cómo hacer trucos para conseguir fans fácilmente; también sitios para comprar fans, amigos y “likes” en Facebook, una manera prohibida de inflar las comunidades de las marcas en Facebook.   El costo de un fan según Gettyfans oscila entre los 0.05 vs 0.20 centavos de dólar, mientras que un invite está en el rango de 0.002 y 0.005. Sitios como GetFansNow ofrecen planes o combos de 1000 nuevos fans/likes en Facebook por 97 dólares hasta 247 dólares por 5000 fans/likes. Otros sitios similares como MyFBfans, Fanbullet, entre otras, ofrecen paquetes similares.

El mercado del “me gusta”, muchas veces lo conforman empresas con sede en lugares remotos y que suelen nutrirse de la necesidad desesperada de muchas empresas y agencias de social media ávidos de clicks para los resultados de sus campañas, sin importar el origen de los mismos.

Al calor del surgimiento de Google+, también crecieron los servicios que se dedican a la venta del botón “+1”. Plussem.compor ejemplo, ofrece 100 Google+ por 50 dólares/200 x 80 y 500 x 160. El punto importante, es que la venta de los “+1” a diferencia de la venta de fans o seguidores constituye una transgresión diferente dado que los “+1” repercuten en el posicionamiento de las webs en Google.

“Like para hoy, hambre para mañana”

Pero volviendo al punto central, hay varios puntos a señalar por lo que a una marca o agencia no le conviene ingresar en estas prácticas:

Cierre de la página: De acuerdo a los términos de uso de Facebook, si la red descubre el fraude cierra la página.

No hay engagement: dado que se trata de usuarios falsos, no habrá interacción y feedback con la comunidad.

Ser estafados: hay muchos sitios que estafan a los compradores, toman el dinero y no realizan acción alguna

No hay viralidad: Los “me gusta” provienen de perfiles falsos que no aumentan viralidad del perfil

Básicamente la forma de saber cuando una compañía/político/campaña tiene números irregulares, es realizar un estudio de los followers/fans/audiencia. “Todo esto demuestra lo efímero y poco valioso que es medir todo por “cantidad ciega” de fans, followers, views y likes” indica Sánchez, existen asimismo algunas recomendaciones para detectar señas de tráfico sospechoso en Facebook:

Cada “Like” se efectúa desde la/s misma/s direcciones IP

El crecimiento de los “likes” es rápido y exponencial, de un día para otro, en lugar de progresivamente, lo que es la prueba que es natural

Los perfiles o los “me gusta” provienen siempre de los mismos perfiles, con sospechosa y similar fecha de creación Los perfiles o los “me gusta” provienen de perfiles de países emergentes, del tercer mundo o inhóspitos.

Perfiles que nunca publican ningún contenido

Perfiles que sólo dan “like” como actividad primordial

En definitiva, estas estrategias “ilegales” pueden ser una solución en el mediano plazo, pero a la larga, no se consiguen comunidades influyentes y relevantes: “Lo más importante es generar relaciones de calidad con usuarios reales. Conversaciones valiosas, e idas y vueltas que realmente signifiquen algo para los usuarios. Facebook entendió esto y por eso sacó las landings en las Pages de compañías, para fomentar la interacción desde el lado de publicación de contenido” concluye Sánchez.

Acerca del autor

Clarisa Herrera

Clarisa Herrera Lafaille
Licenciada en Comunicación Social. Periodista especializada en marketing, tecnología y analista de medios. Docente de Periodismo y Comunicación. Investigadora de tendencias, hábitos y comportamientos sociales aplicados a negocios. Bailo Jazz. En Twitter: @theguapa