Economía del spam: ¿cuál es su costo social?

1217806_49547592

Las externalidades negativas más reconocidas son las generadas por el tráfico en las ciudades y la contaminación ambiental. Pero la Red trae consigo las suyas en forma de toneladas de basura electrónica, spam o correo no deseado: se estima que para el 2011 el 71% del tráfico mundial por envío de correos fue generado por el spam. Si no existiesen los filtros para protegernos de toda esta basura digital recibiríamos 100 veces más correo no deseado y nuestras cuentas quedarían inutilizadas rápidamente.

De acuerdo con The Economics of Spam  publicado en el Journal of Economic Perspectives, el spam le cuesta a los consumidores del mundo entero 20 mil millones de dólares al año mientras que la ganancia derivada de su envío es del orden de los 200 millones de dólares. La relación entre el enorme costo social y el exigüo beneficio es de 100:1.

De acuerdo con las últimas estadísticas obtenidas India es el país desde donde más se envía spam con el 9.3 % del total mundial. El país latinoamericano con mayor volumen de basura es Brasil, que se ubica en el séptimo lugar con el 4.3%  de los envíos. Por continentes se ubica primero el asiático con el 46.7%t, en el segundo Europa con el 26.9% y luego  Suramérica con el11.9%.

De otro lado casi la mitad del spam del mundo entero apunta al mercado de los Estados Unidos. Esta ha sido la evolución de la cantidad de spam en el mundo desde el 2010.

Las externalidades  negativas derivadas de la actividad del spam consisten en el tiempo y la atención que la gente invierte tratando de deshacerse de este (cuyo costo se calcula en 14 mil millones de dólares por año); el tiempo que se gasta buscando un correo que por error pudo irse a la bandeja de spam; los costos del hardware para mantener servidores que requieren hasta cinco veces más de capacidad de la que requerirían sin la existencia del spam; y el costo de los servicios para proteger a los usuarios, estimados en 6.5 mil millones de dólares por año. Esto sin contar con el enorme costo ambiental que supone esta penosa actividad.

Tasa de éxito del spam

De acuerdo con estimaciones hechas en el 2008 reseñadas en The economics of spam, de  347 millones de correos enviados por una firma médica 83 millones alcanzaron las bandejas de entrada y 10.500 resultaron en clics de los usuarios. El e-mail legítimo de esta clase de productos alcanza el 1.1 de clics, mientras que los ads alcanzan tasas de apenas el 0.1%, pues para los usuarios es mucho más atractivo un correo que aparece en su bandeja de entrada.

Los sorprendente es que la tasa de éxito del spam es superior a la de la publicidad contextual desplegada en los correos. De los 347 millones de envíos aproximadamente 4.2 millones alcanzaron la bandeja de entrada, es decir el 1.2% del total enviado. ¿Una actividad lucrativa con un costo social enorme? La lucha contra el spam continúa y con ella aumentan los costos derivados de su propagación.