¿El ascenso de Google+ y la caída de Facebook?

g vs f

La pregunta puede sonar absurda si nos atenemos a las cifras: Facebook tiene más de 900 millones de usuarios en el mundo mientras que Google+ apenas 170 millones. Facebook existe hace 5 años mientras que Google+ fue lanzado  hace algo más de un año.

Sin embargo esta aparente rápida tasa de crecimiento de Google+ no debe sorprender, pues la adopción de nuevos servicios es cada vez más rápida: lo que a la televisión le tomó 50 años le tomó uno a Facebook y seis meses a twitter. No nos dejemos sorprender por los números.

Lo mejor y lo peor de Facebook

Desde hace tiempo se anuncia el descenso de Facebook. Se enfatiza a menudo su mal desempeño en la bolsa; sus cambios frecuentes a la interfaz en detrimento del confort de sus usuarios; su escaso compromiso con la privacidad  de los datos y las enormes cantidades de spam que circulan. Durante la última semana además se publicitaron con excesivo fervor los 86 millones de cuentas “falsas”.

Se comparte contenido de poco valor, pero ofrece soporte para el desarrollo de aplicaciones en las que se basan cientos de empresas en el mundo, está integrada a otras redes sociales y acaba de comprar Instagram. Es la Red Social por excelencia.

Pese a todos los reparos Facebook sigue siendo el servicio de preferencia, especialmente en Latinoamérica en donde tiene su mayor mercado.

Lo mejor y lo peor de Google+

Google+, por su parte, aparece como otro de los intentos de Google por tener su propia red social. Conscientes quizás de que los modelos publicitarios han cambiado lo suficiente desde la aparición de las redes sociales y de que AdWords empieza  a ser un modelo obsoleto que no será suficiente en el mediano plazo para soportar el negocio -de hecho ayer Gartner publicaba un informe según el cual la publicidad deviene cada vez más social- Google se esfuerza notablemente por lograr anotarse un hit con un producto social.

Google+, hay que admitirlo, es un producto muy elaborado, con una interfaz muy amable y limpia. Con pequeñas implementaciones a menudo -al mejor estilo Google- que tienden a mejorar la experiencia del usuario y a reducir la cantidad de tiempo que gasta en la actualización de  contenidos. Una red con mucha ingeniería detrás que es lo que Google mejor sabe hacer.

Parece más inteligente que Facebook y quizás esté pensada para compartir información de mayor calidad; además está libre de spam. Pero hace demasiado evidente su propósito de querer confinar a los usuarios a hacerlo todo desde allí -propósito que riñe con su discurso acerca de la privacidad- y eso quizás no estaría del todo mal si simplemente hubiese con quien hacerlo.

Sin integración con otras redes y sin ubicarse siquiera en el top 5 de las preferencias sociales país a país, al menos en Latinoamérica, la red social de Google es casi todo excepto social, pues es un lugar en el que la gente aún no se anima a estar ni a interactuar.

¿Cuántos de los 170 millones de perfiles en G+ están activos? Un buen dato para confrontar con las 86 millones de cuentas falsas en Facebook.

Otra de sus grandes debilidades es que no ofrece nada realmente nuevo,  algo que pudiera llevar a los usuarios en el corto plazo a migrar hacia allí. Twitter empezó a crecer de una forma impresionante en pleno auge de Facebook, pero allí  la gente podía hacer algo esencialmente diferente a lo que hacía en Facebook.

¿Qué hay innovador en Google+? ¿Qué hace que otros servicios o redes no hagan ya? ¿Cuál es su rasgo social? La pregunta no es retórica.

Y en sus esfuerzos por darle a Google+ el lugar que cree merecer Google ha dejado de lado la optimización de sus mejores servicios del área de investigación y desarrollo. Por ejemplo, algunas categorías de búsqueda desde su buscador son invivibles para quienes no buscan publicidad sino información. El contenido de valor suele estar sepultado por docenas de sitios que han conseguido posicionarse en su carrera por el SEO y los usuarios que no estamos comprando gastamos buen tiempo  buscando información relevante.

No hay que perder de vista sin embargo que en juego largo hay desquite. Altavista era el buscador por excelencia antes de que llegara Google al mercado. Hi5 la red social de preferencia antes de que irrumpiera Facebook. Hotmail, uno de los clientes de correo más extendidos durante algún momento en el mundo, acaba de ser dado de baja.

Facebook mantiene por ahora su supremacía en el mercado, pero nada está dicho del todo. Aún Google+ tiene algunas cartas por jugarse. Y así como Facebook tiene la gran ventaja de haber sido el primero en llegar, de tener una masa crítica jamás lograda por servicio alguno y cinco años de experiencia más en lo social, Google tiene la ventaja de ser una corporación disciplinada, cuyos mayores logros acaban sintetizados en ese popular dicho de que la constancia vence lo que la dicha no alcanza. Habrá que esperar todavía un tiempo -no tanto en todo caso- para saber si Google+ se quedará o no entre los internautas.

Acerca del autor

Aleyda Rodriguez

De profesión filósofa. Editora y redactora de contenidos para la Red. Ha trabajado para diversas marcas del entorno tecnológico, publicitario y de PR que operan en Colombia. Aprendiendo a usar sus gadgets para producir y reproducir conocimiento en Internet.