Menu Superior

Innpulsa- Mentalidad y Cultura Emprendedora: “hay que pensar en grande”:

El viernes pasado publicamos una entrevista con Catalina Ortiz Lalinde, Gerente de Innpulsa en Colombia. Esta gran estrategia nacional de apoyo al emprendimiento a todo nivel, cuenta con varias áreas, una de las de mayor interés por sus objetivos y por sus propuestas, centradas en la producción de contenidos para la Red, es la de Mentalidad y Cultura Emprendedora. Hoy una corta entrevista con Marisol Camacho, directora del área, en la que se sintetiza el objetivo de esta unidad y nos habla un poco sobre los valores y la mentalidad emprendedora en Colombia.

Marisol Camacho, Directora del Área de Mentalidad y Cultura Emprendedora y Catalina Ortiz Lalinde, Gerente de Innpulsa.

Foto: Juan Cooper, del área de contenido de Innpulsa.

Aleyda Rodríguez: ¿Cuáles han sido los factores que se han identificado como barreras para el crecimiento del ecosistema emprendedor en Colombia? ¿Cómo se involucra Innpulsa con este asunto?

Marisol Camacho:  en Colombia una de las barreras que tenemos para emprender e innovar es la forma como pensamos, nuestra mentalidad. De ahí que  uno los objetivos centrales de Innpulsa, en el área creada especialmente para este fin, la de Mentalidad y Cultura, sea convertir el emprendimiento en un área misional mediante la cual buscaremos incidir positivamente en la forma como nos comportamos respecto a la innovación y a la creación de empresas.

Queremos activar una conversación nacional alrededor de estos temas para dar un lugar importante a las historias de emprendimiento, no solo a las de de éxito  sino también a las de fracaso  -que son muy valiosas- para empezar a construir  una narrativa en la que los emprendedores sean concebidos como modelos sociales, personas que inspiran a otros a hacer cosas y a asumir comportamientos y formas de ser.

Aleyda Rodríguez: ¿Cuales son las barreras de mentalidad qué han identificado  en el país para el crecimiento el ecosistema emprendedor ?

Marisol Camacho: En Colombia hay varios factores que influyen. El miedo al fracaso o al estigma social; el temor a asumir riesgos, por ejemplo. Además, tanto en la academia como en las familias se forma a la gente para creer que el éxito profesional consiste en ir a la universidad para conseguir un buen cargo, ya sea en el sector público o en el privado, pertenecer a una corporación, a una multinacional, ser un ejecutivo. Quienes deciden rebelarse contra esta enseñanza son vistos como locos, personas muy arriesgadas, que han perdido el rumbo momentáneamente y a quienes la sociedad (familia y amigos) intentan volver a llevar al terreno supuestamente seguro de un empleo formal.

Creemos que en Colombia es imperativo cambiar esta mentalidad, que deben comunicarse los valores emprendedores de otra forma. Para este fin trabajamos en distintas estrategias: un festival de jóvenes creativos; la creación de una agencia de noticias para llegar a las regiones con las mejores historias de emprendimiento e innovación; la creación de una agencia de contenidos impresos y mucho material audiovisual para la Red.

Queremos además llegar a  la mayor cantidad de gente posible con nuestras  convocatorias. En un par de semanas lanzaremos una convocatoria para la creación de un corto. Queremos incursionar en el crowdcreation de contenidos.

Aleyda Rodríguez: Dentro de los valores generalmente asociados a la cultura colombiana están la pujanza, la perseverancia, el optimismo ¿no entran estas ideas en contradicción con lo que nos dices acerca del estigma social que pesa sobre quienes deciden emprender?

Marisol Camacho: Claro que  esos valores de la pujanza, el optimismo y la perseverancia son parte de nuestro acervo cultural. Sin embargo nos falta pensar en grande. En Colombia, como ya lo dije, la gente está pensando casi siempre en conseguir un buen empleo, o si piensan en crear empresa su meta es, por ejemplo, llegar a los mercados de grandes superficies. En un contexto global, esta mentalidad resulta insuficiente, aún más en el momento actual, en el que la globalización y las tecnologías de la información exigen de los empresarios un pensamiento global, así como la capacidad de crear valor extraordinario y apuntarle a los grandes mercados mundiales.

Otro aspecto, que es crucial para el área de Mentalidad y Cultura Emprendedora en Innpulsa, es entrar duro en la industria del contenido con modelos de vida empresariales y no con las historias de antihéroes que viene patrocinando la gran industria del contenido en Colombia, como en la actualidad sucede con la publicitada serie El Patrón del Mal, por ejemplo. No puede ser que la industria del contenido otorgue tanta importancia, recursos y esfuerzos en divulgar las historias de gente que le ha hecho tanto daño al país, mientras que la gente que tiene grandes sueños, la gente buena de Colombia permanece en el anonimato.

También queremos tratar a fondo el tema del fracaso. Por eso queremos difundir estas historias, por un lado para que el aprendizaje creado alrededor de una pérdida económica sirva para que otros no cometan los mismos errores. De otro lado, y esta es una parte muy importante, para empezar a  incorporar el fracaso y el error como asuntos normales en la creación de una empresa, que se asuma el error con más naturalidad y menos carga emocional para quienes deben vivirlo. En Colombia, quienes fracasan haciendo empresa, quedan con un estigma social encima. El país no tiene leyes de quiebra flexibles y a quien le va mal queda con el estigma del fracasado encima. Lo que se acaba diciendo de estas personas es que les fue mal por no conseguirse un empleo o por dejar el que tenían.

Todos estos asuntos relacionados con un cambio de mentalidad y la construcción de historias positivas alrededor de la creación de empresas son los que buscaremos abordar en Innpulsa, para cimentar la cultura emprendedora y para convertirla en una de las caras más visibles del país. Ya está bueno de difundir nuestras tragedias y de creer que son nuestra única realidad posible.

Aleyda Rodríguez: ¿Qué mensaje le deja a todos aquellos que están pensando en crear empresa o a los que ya se embarcaron en esa misión?

Marisol Camacho: les diría que se atrevan, que  no se comen el cuento de que el empleo es estable, que  no hay nada que perder, que se echen al agua. Obviamente no es un camino fácil, pero hacer empresa es entre muchas otras cosas, ayudar a construir el país que todos queremos.

No comments yet.

Deja un comentario