Robocol: el robot colombiano que busca emprender en la Luna

Captura de pantalla 2012-06-27 a la(s) 13.09.20

Una empresa no es, en rigor, una organización dirigida exclusivamente a la consecución de un logro económico. De hecho, durante nuestra vida emprendemos una gran cantidad de empresas: formarnos en una determinada área del conocimiento, casarse convivir , liderar un proyecto académico o emprender un cambio espiritual, por ejemplo. De acuerdo con RAE una empresa es:

1. f. Acción o tarea que entraña dificultad y cuya ejecución requiere decisión y esfuerzo.

4. f.Intento o designio de hacer algo.

Hoy he querido reseñar al equipo de Robocol, de la Universidad de Los Andes (a quienes tuve oportunidad de ver ayer en Campus Party) un grupo estudiantil que ha participado desde hace dos años en el  lunabotics Mining Competiton de la NASA,  un concurso abierto a grupos estudiantiles para crear un robot cuya misión principal es ser capaz de excavar y recoger la mayor cantidad de arena lunar posible, con un mínimo de 10 kilogramos. Todo un ejemplo de emprendimiento en el área académica.  El concurso de desarrolla cada año en el complejo de visitantes de Cabo Cañaveral.

El grupo de la Universidad de Los Andes está liderado por el profesor Carlos Augusto Rodríguez  y por Sebastián Macías quienes estuvieron ayer, con gran parte del equipo (23 personas en total) en el área de Robótica en Campus Party para presentar este interesante proyecto.

Parte del equipo de Robocol  junto con Bob Springer en la edición 2012 de Lunabotics. 

Foto tomada de la cuenta twitter de Robocol

Los logros de Robocol tras dos años de actividad son: ocupar la posición número 20 (entre más de 60 equipos) en el 2011  y durante el 2012 ganar el tercer lugar  a la mejor exposición oral del proyecto y el primer lugar como el equipo que mejor ha usado sus habilidades para comunicar  y difundir el proyecto, dos características que son absolutamente imprescindibles en cualquier emprendimiento.

Además en 2011 participaron con un robot en el límite superior del peso permitido (80 kg) y ya para el 2012 lograron rebajar este peso a los 43 kilogramos.

Principales retos

Aunque recoger la arena lunar pueda parecer una ocupación inútil o baladí, lo cierto es que desde hace varias décadas la NASA tiene gran interés en la investigación sobre esta, dado que esta contiene grandes cantidades de oxígeno y comporta la posibilidad de establecer bases lunares o de tener combustible disponible para poder lanzar misiones espaciales desde nuestro satélite.

Entonces el reto principal de cada uno de los equipos participantes es construir un robot para una eventual misión lunar. El desempeño de cada robot se evalúa en un pequeño espacio que simula la arena lunar, llamado lunarena (una arena finísima) en la que, en dos sesiones de 10 minutos, los equipos tienen la oportunidad de recoger toda la arena posible (10 kg como mínimo) y mostrar el nivel de autonomía de su robot.

Además de la cantidad de arena recogida por el robot, se otorgan dos puntos adicionales por cada kilogramo nuevo que sea capaz de recolectar. Otros aspectos a tener en cuenta son el nivel de autonomía del robot; el diseño tolerante al polvo; el ahorro de energía y la capacidad del robot de no levantar gran cantidad de polvo. La mejora de cada una de estas características da puntos adicionales. El equipo capaz de dotar de absoluta autonomía a su robot recibe 500 puntos adicionales

Aparte de todos los retos derivados del diseño del robot, el profesor Rodríguez durante su charla habló sobre el reto que resulta conformar un buen equipo; construir un sistema capaz de cumplir con estas tareas, que funcione de forma óptima pues apenas se cuenta con 20 minutos para materializar y mostrar el trabajo desarrollado durante muchos meses. Documentar el proceso, transportar el robot (con todas las limitaciones que impone poder hacerlo y el enorme costo) y ponerlo a punto para la competencia de minería son otros de los grandes desafíos de los equipos.

Carlos Augusto Rodríguez, Profesor de la Universidad de Los Andes presenta Robocol en Campus Party.

Además de la competencia de minería los proyectos son evaluados en otras 4 áreas: la producción de un paper con toda la documentación técnica del desarrollo del robot que debe ser enviado un mes antes de la llegada a la competencia y fase en la que hay un importante nivel de deserción; hacer una presentación en vivo ante un jurado (5 jueces de la NASA, Caterpillar y otras empresas); el desarrollo de un proyecto educativo y de difusión,  y el espíritu de equipo.

Ser capaces de enfrentarse y superar cada uno de estos retos, con las implicaciones de cada uno de estos  convierten al equipo de Robocol en unos verdaderos  empresarios de talla mayor. Para la difusión de su proyecto han creado un canal en YouTube,una página en Facebook, y un perfil en twitter además de la información disponible en la página de la Universidad de Los Andes. Los dejo con este vídeo de su última participación en este concurso:

Acerca del autor

Aleyda Rodriguez

De profesión filósofa. Editora y redactora de contenidos para la Red. Ha trabajado para diversas marcas del entorno tecnológico, publicitario y de PR que operan en Colombia. Aprendiendo a usar sus gadgets para producir y reproducir conocimiento en Internet.