¿Eres adicto a la tecnología?: Descubre si estas situaciones te suenan familiares

nomo

La tecnología es hoy en día parte importante de nuestras vidas. Los teléfonos móviles, laptops, tabletas, dispositivos GPS, etc., forman parte central de nuestro día a día, tanto, que es casi imposible imaginarnos un sólo día sin alguno de ellos; tal vez esta es la razón de que algunas personas nos digan adictos a la tecnología.

Pero… ¿cómo definimos una adicción? El significado de la palabra es la dependencia a una sustancia, hábito o cualquier actividad que un individuo no sea capaz de controlar. Algunos dirán que su dependencia a un dispositivo tecnológico es simplemente producto de su trabajo -bloggers, periodistas, programadores, community managers, escritores, CEOs. Otros tantos simplemente pensarán o dirán que una adicción está relacionada con cigarrillos, alcohol u otras drogas -pero no con tecnología.

¿No estás seguro si eres adicto a la tecnología? Continúa leyendo para saber si te identificas con alguna de estas situaciones:

1. ¡Ups! Dejé el teléfono en casa… y tengo que regresar por el.

Estás en camino al trabajo, escuela o una reunión, y te das cuenta que has dejado tu teléfono móvil en casa. ¿Qué haces al respecto?

a) Lo dejo ahí. Ya estoy en camino y puedo checar mis mensajes más tarde.

b) ¿Qué dem…? ¡Necesito regresar pronto a buscarlo! ¿Qué tal si alguien me envía un correo o un mensaje, o si pierdo una llamada? Necesimo mi teléfono AHORA MISMO.

Si tu respuesta fue la letra B, puede que tengas nomofobia. Si, ¡incluso tiene nombre! se deriva del inglés NO MObile PHOBIA, miedo a estar sin el teléfono móvil. Esta condición puede causar que te sientas ansioso y desesperado por tener siempre el móvil entre tus manos, hacer que constantemente revises si hay actualizaciones en tus redes sociales, o verificando si llegan mensajes o llamadas, aún cuando no vibra o suena. El sólo saber que lo tienes contigo, te hace sentir bien.

Puede ser algo difícil, pero si te encuentras en esta situación, relájate; probablemente lleves contigo una laptop o tableta, estés por llegar a un lugar donde encontrarás como conectarte, o quizás un amigo pueda prestarte su teléfono por unos minutos para verificar si no tienes correos pendientes o para que puedas avisar en tus redes que no llevas tu móvil contigo.

Pregúntate esto para evaluar tu situación: ¿Tengo suficiente tiempo para regresar a casa por mi móvil? ¿Me perderé algo importante si no traigo mi teléfono? Déspues, ya con una respuesta clara, podrás tomar una decisión basada en hechos reales y no sólo en un impulso.

2. Necesito tuitear…¡TODO!

Todos sabemos que las redes sociales pueden ser muy divertidas, y Twitter particularmente puede resultar adictivo. Dicho esto, ¿realmente necesitamos publicar cada cosa que hacemos o pensamos? La respuesta es: NO. Manten un poco de privacidad, y piensa dos veces antes de tuitear algo como: ¡Estoy en el baño! -todos esperamos que te estés bañando, de lo contrario…

Al final, es tu decisión que poner en ese recuadro blanco -respetamos la libertad de expresión. Toma esto como un tip para evitar que tus seguidores, dejen de serlo.

3. ¿A dónde vamos a cenar? ¿Hay Wi-Fi?

Estás planeando salir a comer o cenar con tu familia, amigos, novio o novia. ¿Qué haces?

a) Preguntar que tipo de comida prefieren, así podrán elegir un lugar agradable para todos.

b) Preguntar que restaurante tiene Wi-Fi, sin importar que comida sirvan.

Si escogiste la letra B, ¿qué sucede contigo? Todos deseamos que cada restaurant, centro comercial, ciudad, estado, país -y el mundo entero- fuera un hotspot gigante, pero se supone que saldrás a pasar un buen rato con otras personas, por lo que el hecho de estar desconectado no debería preocuparte tanto. Probablemente si no tienes plan de datos, esto  sea frustrante, pero recuerda, estás comiendo y disfrutando. Algunos lugares ni siquiera tienen buena recepción de señal, así que puedes ir tomando las cosas con calma.

4. ¿Vacaciones en el bosque, la selva, la playa? Claro, pero… ¿puedo llevar mi laptop?

Playa: sandalias, traje de baño, gorra… ¿laptop? Espera un momento. En vacaciones deberías estar más preocupado por no llevar bloqueador solar que por tu computadora, -no es sorpresa que tu familia te diga adicto. Las vacaciones son precisamente para desconectarte del mundo virtual por un momento. Aún si tienes un trabajo importante, cuando estás de vacaciones, tienes tiempo para ti mismo y para los tuyos; sabemos que algunas empresas o jefes pueden ser bastante demandantes, aún cuando saben que estarás bronceandote junto a la orilla del mar, si ese es tu caso, trata de conectarte por períodos cortos o para emergencias reales. No te quedes en tu habitación trabajando o en el lobby del hotel durante 8 horas.

5. En la reunión familiar, tu teléfono también es un invitado.

Estás sentado en la mesa para una comida familiar… y también tu teléfono. Cuando estás comiendo, tu móvil suena o vibra, aún peor, no paras de enviar correos, mensajes o jugando algo como Angry Birds o Draw Something. Cada que estés a punto de sentarte a la mesa, recuerda dejar tu celular en tus bolsillos o apagarlo por un rato; presta atención a las conversaciones e interactúa con los miembros de tu familia y amigos. Parece que cada día estamos perdiendo la habilidad de relacionarnos verbalmente y personalmente. ¿Cuántas veces has enviado un mensaje instántaneo o DM a alguien que está en el mismo espacio que tu -casa, oficina, etc-.?

6. ¡Soy un jugador extremo!

Los videojuegos pueden ser muy divertidos, pero ten cuidado, ya que estos pueden ser extremadamente adictivos. Jugadores extremos reportan continuamente episodios de fatiga, dolor de espalda o muñecas, deshidratación, migrañas -y algunos incluso han muerto mientras jugaban como resultado de sus hábitos de juego combinados con factores como sedentarismo, falta de ejercicio, mala alimentación, insomnio, etc.

Debes definir cuantas horas al día dedicarás a jugar antes de empezar a hacerlo, y aunque el tiempo “pase volando”, apegarte a ese límite. Si empiezas a evitar salir con tus amigos, pasas demasiado tiempo en tu habitaación -o en donde se encuentran tus consolas o computadora- que incluso olvidas comer o tomar agua, o te encuentras evadiendo la escuela o el trabajo los días de lanzamientos, puede que estés en un problema.

Si es así, es momento de tomar el control. Programa alarmas en tu teléfono o programa tu computadora para apagarse a cierta hora, levántate del sillón para estirarte o incluso sal de casa a tomar aire fresco. Si crees que aún así no puedes controlar tu adicción a los videojuegos, busca ayuda profesional.

7. Revisar correos, mandar mensajes, ver vídeo o tuitear… ¿mientras manejas? ¡NUNCA!

Por último, pero no menos importante, el problema de usar el teléfono móvil mientras manejas. Esto es extremadamente peligroso. Nunca trates de revisar tus actualizaciones de Twitter o Facebook, enviar mensajes o incluso cambiar una canción en tu lista de reproducción mientras manejas. Aún si te encuentras en un caótico embotellamiento, tienes que prestar atención a tu alrededor, debes estar al tanto cuando puedas empezar a circular, y estar alerta ante cuando algún otro conductor requiera tu atención -para dar paso, para indicar algo-. Cuando estés al volante, eso es lo único que debe importarte.

¿Cuántas veces has criticado a mujeres que se maquillan mientras manejan? Pues distraerte usando tu teléfono móvil es exactamente igual. Eventos desafortunados suceden cuando caminas y envias mensajes, imagina lo que sería manejando.

Como puedes ver, todas las situaciones antes mencionadas pueden parecer cotidianas y hasta ser minimizadas, pero tenemos que tener siempre presente que necesitamos interactuar con los demás, ser cuidadosos, disfrutar los momentos especiales, tomar un respiro del mundo virtual y ser participantes activos del mundo real. Si un miembro de nuestra familia o algún amigo considera que tenemos una adicción a la tecnología, deberíamos escuchar, prestar atención y hacer algo al respecto.

 
 Artículo traducido del original en Inglés.
Fotografía: Geoff R (modificada en WonderOfTech)

Acerca del autor

Alexandra Ximenez

Escritora de contenidos web. Interesada y apasionada por todo lo relacionado con emprendimiento, social media, videojuegos y nuevas tecnologías. Early adopter -y fan- de las aplicaciones móviles.
Follow on Twitter: @aleximenez