Elecciones en México: ¿Qué papel juegan las redes sociales?

concept of online vote

Son40 millones y no hablo de dinero, 40 millones (alrededor de 40.6), es la cantidad de usuarios de Internet que existen en México (cifras de acuerdo a la Asociación Mexicana de Internet), y el 77% tiene como principal actividad, acceder a redes sociales -se dice que 9 de cada 10 personas que acceden a Internet, utilizan alguna red social-; mientras que el 71% busca información.

Estas siguen siendo cifras que representan a un tercio de la población, sin embargo, las redes sociales están tomando cada vez más fuerza en este proceso electoral. Facebook y Twitter vinieron a ser algo así como un catalizador, en una elección que se avistaba predecible y hasta cierto punto “aburrida”, en comparación a la contienda anterior llena de descalificaciones, spots de ataque entre los candidatos, encuestas empatadas y la victoria de Felipe Calderón por sólo 0.56% ante Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, cuando todo parecía inamovible, los estudiantes han hecho lo propio y se han manifestado contra los medios que “maquillan” la información, ya sea para disminuir el impacto de protestas o para hacer lucir mejor a ciertos partidos políticos, en este caso al Partido Revolucionario Institucional, partido que gobernó México durante 70 años y que en el 2000 dejó el poder en manos del Partido Acción Nacional.

Hay quienes afirman que debido a que somos sólo una pequeña parte de la población quienes estamos online, que no podríamos marcar una diferencia significativa en las votaciones, pero poco a poco, se despierta un ambiente que no se veía en nuestro país desde 1968 -en referencia a las protestas estudiantiles que se llevaron a cabo en varias ciudades del país y en el que el episodio de Tlatelolco, es aún una herida que no cicatriza-.

LOS ESTUDIANTES SE VIRALIZAN

Las redes sociales no sólo unen a los individuos, les entregan algo valioso: información en tiempo real. Las propuestas, los videos de encuentros con ciudadanos, estudiantes, los errores que los candidatos cometen, su participación en debates, entrevistas en TV o radio, se propagan a una velocidad impresionante; y es aquí donde los jovenes -estudiantes, egresados, profesionistas, empleados o desempleados- representamos un rol interesante, por mucho que intenten minimizarnos.

Las manifestaciones como #MarchaYoSoy132 o incluso aquellas contra el candidato príista Enrique Peña Nieto, muestran el descontento que se tiene contra las viejas prácticas: encabezados que distan de la realidad, encuestas que en sus totales suman más de 100%, artículos que distorsionan hechos, como lo sucedido en la Universidad Iberoamericana el 11 de Mayo y que en YouTube se viralizó en cuestión de horas.

Los estudiantes abuchearon y gritaron consignas contra el candidato del PRI, tales como “La Ibero no te quiere” “Fuera, fuera”; a partir de este evento se desató una tormenta, debido a que en varios medios (como noticieros televisivos y periódicos) se mencionó que el disturbio fue originado por “porros”, vándalos a favor de otros candidatos para perjudicar al príista, y además el coordinador de la campaña de este partido expresó:  “pareciera que fue algo preparado… alguien estaba haciendo política” y aseguró que de acuerdo a comentarios que había escuchado, las protestas provenían de “un grupito, no son de la Ibero, no les hagan caso”, mientras que Arturo Escobar, coordinador del Partido Verde (con quien el PRI ha hecho alianza), afirmaba en una entrevista que los estudiantes que se manifestaron: “ya estaban mayorcitos, calculo que entre 30 y 35 años”  y que la acción respondía a que “(…)grupos cercanos a Andrés Manuel estuvieron desde ayer organizando…”

A lo que los estudiantes respondieron a quienes habían hecho estas declaraciones -particularmente a Arturo Escobar, Luis Videgaray, Joaquín Coldwell, Emilio Gamboa y medios de comunicación de dudosa neutralidad-, con un video, donde 131 alumnos declaraban que actuaron por voluntad propia al manifestarse contra Enrique Peña Nieto y que en efecto, eran estudiantes de la Universidad Iberoamericana -una de las instituciones de mayor prestigio en el país-, mostrando sus identificaciones, así como brindando sus nombres y número de matrícula.

Hay medios que ya le llaman a este “despertar”, la Primavera Mexicana, y en el que sin duda Internet está teniendo un papel clave; ya no consumimos únicamente los noticieros oficiales, ya no hay un monopolio de editoriales alineados al gobierno como en antaño; los blogs, YouTube, Twitter, Facebook, el uso de smartphones -y sus aplicaciones para comunicación instantánea-, están marcando la diferencia en estas elecciones, en las que las redes sociales por primera vez si son un protagonista.

Muchos medios en línea publican videos sin censura, publican artículos de estudiantes de diversas universidades, dan voz a aquellos que los medios tradicionales no  lo han permitido o lo hacen a medias. Ahora toca el turno de aquellos que si tenemos acceso a esta información, hacerla pública, que llegué a quienes aún no tienen Internet, que no están pendientes de lo que sucede en este espacio.

El intercambio de opiniones e informaciones que se origina con la discusión pública contribuye a formar la opinión personal, la cual, al juntarse con las de los demás integrantes de la comunidad, conforma la opinión pública, que acaba manifestándose (a través, entre otros, de los canales de la democracia representativa) como voluntad jurídica del Estado. -Miguel Carbonell

Mientras la controversia sigue sobre si las redes sociales contribuirán o no a un cambio en el rumbo de este proceso, veremos a los usuarios de Internet siendo parte importante de la toma de decisiones, ahora estamos frente a un fenómeno que no se había suscitado hasta estas elecciones. ¿Tu qué opinas al respecto?

Fotografía: The Cybersec

Acerca del autor

Alexandra Ximenez

Escritora de contenidos web. Interesada y apasionada por todo lo relacionado con emprendimiento, social media, videojuegos y nuevas tecnologías. Early adopter -y fan- de las aplicaciones móviles.
Follow on Twitter: @aleximenez