Bloguear sobre tecnología desde América Latina: acércate a la fuente

Captura de pantalla 2012-06-01 a la(s) 12.27.38

Para esta mañana de sábado, les comparto una lectura personal  sobre los desafíos de ser bloguero tecnológico en América Latina.

Completo mi  primer mes como corresponsal en Bogotá para PulsoSocial.  Eso ha significado la posibilidad de llevar mi vida laboral desde otro lugar: salir del espacio físico como referencia y tener el contenido y aprendizaje colaborativo como punto de partida.  Un sueño perseguido desde hace tiempo.

En los tres últimos años he trabajado en Colombia con empresas que han empezado a orientar sus servicios al gran mercado de Internet, que no obstante conservan lógicas laborales poco acordes con el espíritu de una cultura cuyo mayor logro ha sido ofrecer la posibilidad de comunicarse sin restricciones de espacio o tiempo, esto es: la posibilidad de trabajar desde cualquier lugar, conectados con personas en cualquier parte del mundo, siempre y cuando tengamos disponible una conexión a Internet.

El sábado pasado tuve oportunidad de reunirme con parte del equipo de PulsoSocial en Bogotá. Con nosotros estaba Paulina Priego, nuestra diseñadora, que en este momento viaja por el continente con su computador, con la intención de permanecer durante un mes en cada una de las ciudades en las que hace presencia la compañía. ¿No es esto algo como ser un mochilero-trabajador de la era de Internet?

¿Cuáles son las ventajas para todos de estos nuevos modelos laborales? ahorro de tiempo; mejoras en el estado del tráfico en las grandes ciudades en horas pico; ahorro de dinero; gente más feliz y dispuesta a hacer su trabajo; el desarrollo de una ética de la co-responsabilidad y la posibilidad de que el mundo laboral y corporativo empiece a asumir nuevos modelos alejados de la necesidad de control y el ejercicio del poder. ¿No es acaso éste el espíritu en el que se ha desarrollado la Red?  Entonces, ser una empresa de Internet ¿es hacer productos para Internet? ¿o es una forma de organizarse, pensar y ejecutar?

Durante este mes he tenido la oportunidad de acercarme y conocer a la gente que en en el país y en la región está trabajando con tecnología y que está convencida de la necesidad de crear empresas, no solamente como un medio de ascenso personal sino además como un generador de negocios y de desarrollo para toda la región en un momento que parece crucial, pues con la crisis europea la mirada de todos se ha desplazado hacia esta parte del mundo que hasta hace poco no era otra cosa que Un Pueblo al Sur de Estados Unidos. Ahora esta es la región de las oportunidades,  ya no esa en la que todo está por hacer sino en la que se está haciendo de todo a diario.

 La naciente  movida tecnológica en Bogotá es un reflejo.La cantidad de eventos y de startups que a diario aparecen con muy buenos productos creados por gente de todas las edades, gente que ya no cree en la necesidad de haber alcanzado cierta edad o una carrera universitaria para hacer su propia empresa, ni de  esos que piensan que ya es muy tarde para empezar una nueva cosa, pues en este mundo se empieza todos los días y cada vez con nuevas ideas y proyectos.

Sin embargo, se sabe muy poco de todo esto que está sucediendo en el entorno emprendedor:  es indispensable tener voz propia, crear la memoria colectiva de todo aquello que está sucediendo y documentar de primera mano.  Consultar de fuentes primarias, producir contenido original.

El desafío incluye un mejor trabajo por el posicionamiento del escaso contenido en español para la Red y  sobre todo,  el de ser un instrumento para viralizar la inspiración y el trabajo de toda la gente que configura la cara de una Latinoamerica que casi nunca vemos. Y como dice mi editora Maca Lara ¡Vamos por más !

 

Acerca del autor

Aleyda Rodriguez

De profesión filósofa. Editora y redactora de contenidos para la Red. Ha trabajado para diversas marcas del entorno tecnológico, publicitario y de PR que operan en Colombia. Aprendiendo a usar sus gadgets para producir y reproducir conocimiento en Internet.